Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/17/1993 12:00:00 AM

LAS MUJERES EL PAIS Y EL MUNDO

Sabor a vida ...
ESE ESLOGAN SOLO PUEDE SER DE UN PR0ducto y en un lugar: el azúcar en Colombia. La campaña iniciada hace algunos meses en televisión para rescatar su imagen esta respaldada también de manera escrita. Una carpeta con 10 folletos informativos sobre la sa carosa, los mitos que se han tejido alrededor del azúcar (su principal derivado) y sus grandes beneficios, le está dando la vuelta al país.
La Asociación de Cultivadores de Caña de Azúcar (Asocaña) decidió enfrentar el fantasma de la mala prensa que ha recibido en los últimos años este dulce renglón de la agroindutria, y como entidad gremial encargada del adecuado abastemiento interno y la presencia permanente y creciente del producto en los mercados internacionales, reunió a químicos, mérdicos, biólogos, ingenieros de alimentos y hasta historiadores para organizar "el contraataque" con argumentos validos e inteligentes.
El esfuerzo es grande y a todos toca, si se considera que azúcar ha acompañado a la humanidad por más de dos mil años. La caña es originaria de la India y Polinesia y, en los tiempos en que los exploradores italianos regresaban de Oriente los puertos del Adriático con sus barcos cargados de leyenda sirvió como medio de trueque. Antes del descubrimiento de América se instalaron ingenios en España y las Islas Canari desde donde más tarde llegaría al Nuevo Mundo.
Lo dice el completo documento de Asocaña, como también explica que otros derivados de la versátil sacarosa se utilzan hoy a nivel industrial. El "octaacetato", por ejemplo, sirve como agente de enlace en la fabricación del vidrio laminado de seguridad, el de los automóviles. Y a raíz de la crisis del petróleo fue creada en los años 30 toda una ciencia para encontrar nuevas fuentes de combustible a partir de la sacarosa: la sucroquímica.
Renglón aparte merece la mayor de las aplicaciones médicas que se ha encontrado para este producto natural: la rehidratacíon oral en casos de díarrea severa o cólera. Antes de que se conocieran sus beneficios, estas enfermedades mataban anualmente cinco millones de niños en los países subdesarrollados.
Pero desde 1970 se sabe que una terapia de rehabilitación oral acertada puede darse con un solución de sal y azúcar disueltas en agua limpia. Es un suero seguro, barato y al alcance de cualquier familia.
De otro lado, se ha probado científicamente que el azúcar cura heridas. Dos científicos americanos reportaror en 1981 y 1988 en revistas especializadas que habían seguido exitosos tratamientos de curación en heridas infecciosas, usando una pasta preparada con el producto y el informe de Asocaña añade: "El azúcar combate las infecciones en todo tipo de heridas, detiene las hemorragias y acelera el tiempo tiene de curación . Si los pacientes han sufrido quemaduras, ulceraciones, heridas de Sala o infecciones óseas, sirve además para lograr una efectiva cicatrización. Un reporte de tratamiento en más de 3.000 pacientes dice que es especialmente efectiva en curación de quemaduras graves ".
La explicación es que ella llena el vacio de las heridas abiertas y se disuelve produciendo un medio, que porser bajo en agua, no permite el crecimiento de las bacterias. El azúcar es hidrófila, reduce la humedad.
Las bondades se multiplican a lo largo de estas páginas.
Las demás, será placentero descubrirlas consumiéndola, mientras nunca sea en exceso.-
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.