Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/23/1996 12:00:00 AM

A LAS PUERTAS DEL FUTURO

Un complejo y ambicioso proceso de remodelación hace parte del cambio con el que Unicentro llega al siglo XXI.

Gloria González de Esguerra. Ese era el nombre de quien, iniciando el año 1974, fuera dueña de lotes de 308.836 metros cuadrados destinados al cultivo de cebada. Lotes amplios que se levantaban a la altura de la calle 122A y diagonal 127, entre carreras 12 y 15, en un sector que poco a poco comenzaba a cobrar impulso. Para ese entonces Pedro Gómez Barrero, Hernando Casas, Juan Pizano de Brigard y Manuel Restrepo habían realizado numerosos estudios e investigaciones en los cuales se buscaba la mejor inversión para la capital colombiana. Fueron muchos los estudios urbanísticos, arquitectónicos y de factibilidad comercial y financiera. Muchos los viajes a Europa, Oriente y Estados Unidos para conocer lo que al parecer los bogotanos más necesitaban: un centro comercial a la altura de los mejores del mundo. La arquitectura europea, el diseño funcional, el fácil acceso, la vegetación, las fuentes, fueron los elementos que se retomaron para que en agosto de 1974 Gloria González vendiera los lotes al grupo de empresarios y desde ese momento el nombre de Unicentro dejara de ser un simple sueño para convertirse en el primer gran centro comercial en Bogotá.Desde el principio Unicentro contó con una amplia acogida por parte de quienes se maravillaban al ver las dimensiones de este multicentro. De hecho, se trataba de una nueva fuente de inversión inmobiliaria, sólida y rentable, que garantizaba una efectiva valorización de cada metro cuadrado y contaba con el respaldo de importantes entidades financieras.Trescientos seis locales, dos salas de cine, canchas de bolos y numerosos restaurantes y tabernas. Así se empezaron a ocupar cada uno de los espacios vacíos del primero y segundo nivel de Unicentro. Así fueron llegando los grandes talegos repletos de mercancía, los tapetes, las luces, los muebles, las vitrinas y, a medida que los propietarios se instalaban, más de un centenar de empleados del centro comercial cuidaban hasta del más mínimo detalle para que todo el que cruzara las puertas de Unicentro entendiera que desde ese mismo instante había ingresado al lugar más completo y novedoso para hacer las compras, divertirse, comer o simplemente para recorrer las vitrinas y sus impecables pasillos.Con el tiempo la construcción fue avanzando y, al mismo tiempo, fue creciendo la admiración por la envergadura del proyecto, por sus dimensiones y por el costo de la obra. Y así como crecía la admiración fueron surgiendo también los primeros rumores sobre una posible quiebra. Sin embargo, en poco tiempo los rumores se desvanecieron y el 27 de abril de 1976 el presidente de entonces, Alfonso López Michelsen, cortó la cinta tricolor que colgaba de la puerta principal del centro comercial y, con cientos de invitados entre empleados, contratistas, ingenieros y empresarios, se inauguró Unicentro, el primer gran multicentro de que tenga historia Colombia.20 años de historiaYa han pasado 20 años desde ese entonces y durante mucho tiempo Unicentro fue el único centro comercial en Bogotá. Sin embargo, a comienzos de los 90, una oleada de nuevos centros empezaron a invadir el panorama y aunque éste sigue siendo el primero en ventas, ahora tuvo que tomar cartas en el asunto para mantener el liderazgo. Según Ramiro Arbeláez, gerente general de Unicentro, "nosotros estamos trabajando en un plan estratégico que se basa en la visión. Este concepto alude al sueño que tienen las empresas de lo que quieren llegar a ser. Nuestro sueño es ser el centro comercial líder en el siglo XXI". Y la meta no será fácil de cumplir.Tres áreas fundamentales _la tecnología, la arquitectura y el servicio al cliente_ son las escogidas para dar inicio al más ambicioso y complejo proceso de remodelación que le dará una nueva cara a Unicentro. Tres áreas que se inician con la era moderna. Tal vez, dentro de este tipo de innovaciones, el cableado estructurado constituye uno de los puntos de más importancia. Se trata de un cable que recorre todo el centro comercial y por el que van los sistemas de seguridad _alarmas, antiatraco y antiincendios_, el circuito cerrado de televisión, la sistematización de todo el centro comercial y el servicio de multimedia para los clientes. A través de este sistema se permitirá interconectar a cada uno de los locales con la administración de Unicentro, lo cual permitirá un mayor control de seguridad, una información clara y oportuna y la eterna comodidad para las compras y negocios. Otros de los cambios son la remodelación de la infraestructura eléctrica y de las subestaciones de distribución, la triplicación de la capacidad de almacenamiento de agua, la construcción de graderías para los espectáculos al aire libre, el montaje de dos ascensores panorámicos, la instalación de cuatro escaleras eléctricas de mayor capacidad, la señalización interior, el cambio de cubierta, de pisos, de cielos rasos y un sinnúmero de obras que ya pueden empezar a verse.Ya son 20 años desde cuando Gloria González de Esguerra vendiera su lote a un grupo de empresarios y, en abril de 1974, el nombre de Unicentro dejará de ser un simple sueño para convertirse en el primer gran centro comercial en Bogotá. En el líder del siglo XXI.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.