Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 1989/08/14 00:00

LEASING

"El sector del Leasing ha crecido satisfactoriamente".

LEASING

JORGE IVAN VILLEGAS
El presidente de Fedeleasing, Jorge Iván Villegas, habló con SEMANA sobre la historia, la aceptación, las ventajas y las necesidades en materia legal de un sistema que cada día reafirma más su posición como decisivo promotor del desarrollo económico en Colombia.

SEMANA: EN 1981 alrededor de 100 compañías de leasing tenían permiso de funcionamiento de la Superintendencia de Sociedades.
¿Por qué hoy en día no hay más de 40 entidades dedicadas a esta labor?
JORGE IVAN VILLEGAS: En una etapa inicial las compañías de leasing comenzaron su desarrollo con base en los recursos que captaban del público; a raíz de la crisis financiera de 1982 y de la expedición del decreto 2920 del mismo año, se prohibió la captación de recursos del público y se dio un plazo para llevar a cabo el proceso de desmonte de las captaciones. Obviamente bajo esta nueva circunstancia sólo permanecieron en el mercado las más sólidas y las que tuvieron mejor respaldo de sus accionistas.

S.: ¿Es decir que fue adecuada la purga?
J.I.V.: Las reglamentaciones que se hicieron en esa época fueron adecuadas para conjurar la crisis del momento económico y el desarrollo del sector financiero que se había salido de su alcance. El efecto buscado por el gobierno se dio en esa oportunidad.

S.: El sistema leasing requiere --y de hecho tiene en casi todos los países donde funciona--una legislación que apoya su actividad, con miras al desarrollo de la industria, y en general de la actividad económica. ¿Existe este apoyo legal en el caso colombiano?
J.I.V.: El leasing en Colombia no tiene una reglamentación específica; se ha venido desarrollando al amparo de la legislación comercial de carácter general y con base en la costumbre y en la legislación, comparada con otros países que tienen sistemas jurídicos similares. Sin embargo, el hecho de que el leasing no tenga una reglamentación específica es normal, debido a que se trata de un sector en formación, en el que se van delimitando sus perfiles, características y necesidades. Es conveniente que el leasing crezca y se desarrolle para que el legislador cuente con los elementos de juicio indispensables para hacer una reglamentación que impulse y cree incentivos a un contrato que ha demostrado sus bondades intrínsecas. En materia tributaria se han dictado algunas disposiciones aisladas unas que benefician la actividad y otras que la desestimulan. No obstante, el sector ha venido creciendo satisfactoriamente.

S.: ¿Qué medidas legales son indispensables para que el leasing pueda llevar a cabo su cometido de promotor del desarrollo?
J.I.V.: El leasing, por definición, está encaminado a suministrar en arriendo a los empresarios bienes de capital bienes productivos; es un instrumento fundamental para contribuir al equipamiento del aparato productivo. Es por esta razón que en casi todos los países en los que se ha desarrollado el leasing se cuenta con incentivos, principalmente tributarios.

S.: ¿ Hay una adecuada coordinación entre las acciones del sector leasing y la reglamentación del Incomex en materia de importación de equipos?
J.I. V.: El sector del leasing tiene atada su actividad en materia de bienes importados a la política general del gobierno en lo que se refiere a las importaciones y, naturalmente, a la disponibilidad de divisas. En los últimos años, como no ha habido restricciones cambiarias de consideración, la actividad se ha desarrollado normalmente.

S.: ¿La ausencia de una reglamentación precisa para el leasing no propicia que ciertas compañías dedicadas a esta labor realicen usura ?
J.I.V.: En leasing no se cobran tasas de interés: en el leasing se pagan cánones de arrendamiento. Naturalmente, para determinar el canon se tiene en cuenta un factor determinado por el nivel de obsolescencia del bien, por el mercado secundario que pueda tener, por el valor de la opción de compra, por el valor del bien. Es como cuando se dice que los inmuebles rentan el 1% mensual. El canon de arrendamiento es un concepto integral.

Además, es tan razonable el costo del leasing, que ha tenido una favorable aceptación en el mercado, como lo demuestran las cifras.

S.: ¿Está consolidado el leasing en Colombia, hoy en día, como clara opción de financiamiento?
J.I.V.: El leasing en Colombia se ha venido afianzando con bases sólidas. Basta con decirle que a diciembre de 1985 los equipos en leasing tenían un valor de $9.791 millones, y en diciembre de 1988 ascendían $65 mil millones. Los datos anteriores se refieren a las empresas afiliadas a Fedeleasing.

S.: ¿Cuáles son los sectores económicos que más se han valido del leasing en el país?
J.I.V.: Con algunas diferencias que pueden surgir de la metodología para agrupar los equipos adquiridos por las compañías de leasing, podemos clasificarlas así: 31% de equipos arrendados al sector industrial, 40% al sector de servicios, 11% a la construcción, 8% al comercio, 6% a la minería y 4% a la agricultura y ganadería.

S.: Se dice que el sistema leasing ha contribuido ampliamente al desarrollo industrial y económico de Colombia. ¿Cómo puede demostrarse?
J.I.V.: Dentro de la relatividad de las cifras de un sector, que en la práctica ha comenzado su proceso de crecimiento acelerado a partir de 1985, puede afirmarse, sin lugar a dudas que está contribuyendo al equipamiento del sector industrial y de servicios, y por tratarse de bienes productivos, pues necesariamente tiene que estar aportando positivamente al desarrollo económico del país. Cada equipo productivo crea riqueza y consecuencialmente empleo. Los índices de crecimiento del sistema demuestran fehacientemente que el leasing está llegando a franjas que estaban desatendidas.

S.: ¿Por qué hay sectores, empresas y personas que aún le temen al leasing?
J.I.V.: Yo creo que por no conocer el tema con la suficiente profundidad. Es natural que todo sistema novedoso en sus albores cree recelos incertidumbres y dudas. El leasing responde al concepto moderno empresarial en el que la explotación de los bienes es lo fundamental. Lo cierto es que cada día es mayor la aceptación y más amplio el conocimiento que se tiene sobre el leasing.

S.: ¿Hacia dónde va el leasing en Colombia?
J.I.V.: El leasing se va abriendo camino con solidez y consistencia. Hay diversas modalidades de leasing, como el inmobiliario y el internacional, que en un futuro cercano tendrán importantes desarrollos.

S.: En su concepto, ¿cuáles son los principales beneficios del leasing para el arrendatario?
J.I. V.: El usuario del leasing en primer término tiene la ventaja tributaria de que el canon de arrendamiento es totalmente deducible como un costo. No sucede lo mismo cuando el empresario acude al crédito, porque el componente inflacionario de los intereses no es deducible. En segundo término, el empresario libera capital de trabajo, no grava su balance con crédito y puede adquirir bienes de capital en un mediano plazo. Finalmente, desde el punto de vista operativo es muy simple y rápido el procedimiento para perfeccionar un contrato de leasing.

S.: En Colombia algunas compañías de leasing se están especializando en ciertos renglones económicos. ¿A qué grado de especialización se puede llegar?
J.I.V.: El mundo moderno se caracteriza por la especialización y en buena medida la competencia está determinada por la eficiencia en la prestación de los servicios. Esa eficiencia puede estar dada por el grado de especialización. En el mercado de leasing hay varias compañías que están orientando sus negocios hacia determinadas áreas, con resultados hasta ahora satisfactorios. No me extrañaría que hacia el futuro se plantearán los términos de competencia por la especialización.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.