Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2004/09/24 00:00

Llamada para educar

Intercambio de información interactivo, cada vez más rápido y eficiente; además, redes e infraestructura al servicio de la educación. Estas deben ser las metas que se fije Colombia al llegar a 2020.

Llamada para educar

Si bien podría predecir grandes transformaciones en las telecomunicaciones por el continuo avance de la tecnología, el comportamiento de los consumidores en los últimos 20 años nos demuestra que éstas ocurren sólo a la velocidad en que las diferentes generaciones las adopten y las hagan parte de su diario vivir.

Es posible que en 10 años podamos encontrar múltiples dispositivos con comunicaciones en nuestras casas. Desde la nevera con procesador inteligente hasta la caja de videojuegos con comunicación para juegos en línea. Sin embargo, difícilmente nos vamos a desprender de los que usamos tradicionalmente.

Hoy los hogares colombianos cuentan con los servicios de televisión pública (98 por ciento) o por cable, teléfono (17 por ciento) e Internet (7 por ciento). En 2020 dichos servicios seguirán vigentes, incrementarán su participación y accesibilidad. El cambio real será la forma como se van a prestar. Todos se unirán a través de un medio único, una conexión de banda ancha (broadband) que incrementará la eficiencia de estos. Esta eficiencia se reflejará en nuestro país en cada uno de los servicios de la siguiente manera:

- Para el servicio telefónico en los hogares se podrán tener comunicaciones múltiples de manera simultánea a través de una misma línea, que a la vez permita tener la imagen o idea tradicional de asimilación al inmueble o a la casa, y se comienza a entender como perteneciente o identificable con una persona. El número será único, pero dependiendo de la ubicación timbrará en un dispositivo diferente o, mejor dicho, el usuario escoge cuándo y cómo podrá ser alcanzable o contactable.

- La televisión será interactiva, ya que permitirá a los televidentes opinar directamente y en línea acerca de la programación, de los contenidos, de la publicidad y de todo lo que acontece en el medio. Por supuesto no como lo encontramos hoy, cuando existe una retroalimentación que emplea la red telefónica, sino directamente desde su control remoto y sin tener que establecer una comunicación independiente. De esta manera los anunciantes y las programadoras tendrán una retroalimentación inmediata acerca de la aceptación de sus productos.

- Internet: este medio revolucionará las comunicaciones interpersonales, que se volcarán básica y fundamentalmente sobre este medio, desplazando la comunicación telefónica. Los niños y jóvenes centrarán su base social externa al colegio en juegos interactivos y esquemas de chat (o intercambio de texto en línea o imágenes). Igualmente tendrá una incidencia marcada en el mundo de los negocios y el intercambio comercial. Hoy menos del 10 por ciento del comercio a escala mundial se hace por Internet; en 2020 esta cifra sobrepasará el 50 por ciento, lo que afectará incluso el comportamiento social. Esto no solamente agilizará las transacciones sino que afectará todo el esquema de intermediación comercial y de legislaciones.



Apuesta al futuro

En resumen, es importante resaltar que los usos generalizados de los medios anteriormente descritos se darán independientemente de la tecnología que se utilice en su desarrollo, es decir, la tecnología podrá ser alámbrica o no, pero necesariamente conducirá a que los servicios que actualmente se prestan de manera independiente converjan ante una única red y una única oferta de servicio.

Esto se notaría más claramente en los servicios telefónicos o de voz. Mientras hoy tenemos teléfonos celulares, fijos e IP (o los que conecto directamente al computador), en 2020 un usuario se conectará con cualquier persona independientemente de la red a la que esté conectado o el medio de transporte. Esto producirá un servicio sin diferenciaciones de tarifas o una tarifa única, todo suministrado por un mismo proveedor de servicio.

De otro lado las empresas, para poder responder a las presiones competitivas de un mercado global, deben adoptar comunicaciones más eficientes que permitan a cada uno de sus empleados tener acceso a toda la información necesaria en el momento y en el sitio indicados. Redes únicas que soportarán los sistemas de información, que les permitan compartir su conocimiento y adaptar sus ofertas a las necesidades de cada uno de los clientes. La voz y los datos deben fluir abiertamente hasta los usuarios finales, que podrán ubicarse en las premisas del cliente o de algún proveedor de la cadena de valor.

Finalmente es importante resaltar el gran reto de las telecomunicaciones del país: el sector educativo. Colombia debe buscar la forma de poner toda la infraestructura con la que cuenta y la que se construya en los siguientes años a servicio de la educación.

Las telecomunicaciones se tienen que convertir en el eje de un sistema más eficiente para intercambiar el conocimiento, revolución que no solo significa una forma más rápida de llegar a los estudiantes sino también de hacer más flexible el contenido, más orientado a las necesidades de las diferentes regiones. Así se ganará la carrera que imponen las telecomunicaciones. Podríamos concluir que las telecomunicaciones y la tecnología evolucionarán a la velocidad que las necesidades se lo impongan, y claramente la innovación no será una limitante.

* Ingeniero electrónico, vicepresidente de telefonía local de Telecom

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.