Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 1993/05/31 00:00

Lo dicen los astros

Por cuenta de Mauricio Puerta, un antropólogo idealista, la clase dirigente colombiana está recurriendo cada día más astrología.

Lo dicen los astros

EN UN MUNDO EN EL QUE CON UN TELEFONO del tamaño de una cajetilla de cigarrillos se puede lograr la comunicación con cualquier punto del planeta, y además en el que hay un transbordador por mes en el espacio, resulta sorprendente que la gente siga creyendo en la influencia de los astros.
De hecho, históricamente, muchos jefes de Estado han tomado decisiones durante su gobierno con base en las influencias que tiene los movimientos de los planetas en las personas y en cualquier cosa viviente. El caso de Ronald Reagan y su esposa Nancy es el más conocido, pero no el único. El presidente del Perú, Alberto Fujimoriconfesó, hace poco tiempo, que a la única persona que le consultó si debería o no realizar el "autogolpe" de Estado, fue a una astróloga. En la misma categoría han estado Collor de Mello y muchos otros presidentes latinoamericanos.
Entre lo muertos, Perón fue legendario por su utilización de la astrología como instrumento de gobierno. Pero talvez el más importante del siglo fue el propio Hitler, quien no tomaba una decisión durante la Segunda Guerra Mundial sin consultar antes el movimiento de los astros. Esto llevó a los ingleses a decidir que tenían que hacer lo mismo para no otorgarle al Fuhrer ninguna ventaja en ese frente. De ahí surgió una guerra entre astrólogos paralela a la guerra en el campo de batalla. Del lado de Inglaterra el protagonista fue Luis de Woolf y del lado de Alemania Ernest Kraff. Para Churchill y para Hitler, estos dos hombres eran de una importancia comparable a la de cualquier ministro.
Sin embargo, no son sólo los gobernantes los que utilizan la astrología. También se ha utilizado en el sector privado.
Compañías como Lufthansa eligen sus pilotos por medio de la carta astral. Y según sus directivos este sistema pudo haber tenido resultados, pues el índice de accidentalidad de la aerolínea ha sido uno de los más bajos. En países como el Japón, se calcula que más del 20 por ciento de las empresas exigen, como información en la hoja de vida, la hora de nacimiento. Este requisito no tiene ningun propósito diferente que buscar que no haya anormalidades en la carta astral. Este criterio se aplica en menor dimensión en Estados Unidos y en los países de Europa occidental.
Hasta hace poco tiempo la astrología era asociada con el esoterismo. Esta disciplina se identificaba con el horóscopo, que en el fondo no es más que la expresión comercial de esta ciencia, pero que no tiene ninguna validez científica. El hecho de sólo requerir el mes de nacimiento como punto de partida para el análisis astrológico, ya le da al horóscopo un valor de casi cero. De esta información no se puede obtener sino algunos rasgos generales, bastante abstractos, que no tienen ninguna utilidad diferente a la de distraer al público de las revistas femeninas.
Ese no es el caso en lo que se refiere a la carta astral, que es considerado el "punto máximo" de la astrología. Para esta se requiere la fecha, año, lugar de nacimiento y, sobre todo, la hora. Con base en estos datos se puede determinar cuál era la posición exacta de todos los elementos del universo en el momento del nacimiento de una persona. Algo así como una fotografía del cielo en un momento específico en la que aparecen todos los planetas, estrellas, cometas, etc. Estos cuerpos se mueven permanentemente y la astrología, en el fondo, no es más que la interpretación de estos movimientos tomando como punto de partida la hora del nacimiento.
Esta ciencia está compuesta por dos elementos: la astronomía y la mitología. La ubicación de los astros en cualquier instante se puede determinar en forma milimétrica gracias a la astronomía que es una ciencia matemática. Sin embargo la base actual de los conocimientos astrológicos viene de la mitología y de observaciones acumuladas durante siglos. "Cuenticos" que vienen desde los caldeos, 3000 a.de C., han sido pasados de generación en generación y han ido creando un lenguaje que interpreta. el movimiento de los astros. Además todo esto cuenta con una base científica que ha sido comprobada a través de una serie de ciencias complementarias, como son la sicología, la medicina, la historia y la biología, entre otras.
En algunas culturas la religión también ha desempeñado un papel importante en la astrología. Entre los católicos, por ejemplo, la Divina Providencia es supuestamente la responsable de todo lo que sucede. Por esto, desde Santo Tomás de Aquino se ha intentado refutar el movimiento de los astros como explicación del destino de los hombres. Como esta refutación nunca ha sido posible en forma contundente, la religión y la astrología han convivido sobre la base de que todo, desde la creación hasta el movimiento de los astros, es el resultado de la voluntad divina. Por lo tanto, si el movimiento de las estrellas tiene algún significado, Dios es el responsable de ese movimiento. Esta "convivencia" ha permitido que varios Papas, desde Sixto IV hayan sido astrólogos. En esta lista figuran León X, Julio II y Urbano VIII.
El libro más antiguo sobre Astrología,"El Tetrabiblos de Pto-lomeo", data de 6.000 años, y de ahí en adelante todas las civilizaciones han ido refinando y perfeccionando esta disciplina.

Y EN COLOMBIA ¿QUE?
Hasta hace poco tiemno en el país la astrología se asociaba más que todo con el horóscopo, la brujería o los pasamientos de las señoras desocupadas de sociedad. No muchos la tomaban en serio. Todo esto ha ido cambiando gradualmente. El principal responsable de este cambio ha sido el antropólogo Mauricio Puerta,quien sin ser astrólogo de profesión, es quien más legitimidad le ha dado a esta disciplina entre la clase dirigente. No es exagerado afirmar que cerca de la mitad del gabinete, y una misma proporción de los hoy precandidatos presidenciales se han hecho leer la carta astral.Cuánta seriedad le adjudican a esto es difícil de establecer. En algunos casos no va más allá de ser un simple entretenimiento por pura curiosidad. Sin embargo varias de estas personas consultadas por SEMANA, quienes han preferido que su identidad no sea revelada, han manifestado que gradualmente le han ido atribuyendo más importancia a este instrumento y, en algunos casos, se ha llegado a constituir en un "vicio". Lo que los ha convencido, según de los mismos, es la comprobáción en la vida real de varios pronósticos que han recibido de la lectura de su carta astral. "Una cosa es que le digan a uno que va a tener un viaje en el futuro y otra es que una persona que uno nunca ha visto, le diga, segundos después de conocerlo, en qué año se divorció, cuántos hijos tiene o en qué año murió su padre", afirmo a SEMANA un ministro que prefiere permanecer anónimo. Según él, la carta astral no puede garantizar el resultado de ninguna decisión, pero sí le muestra a la persona qué precauciones puede tomar en tal momento de su vida.
Por esta misma razón muchas personas en Colombia, fijan su fecha de matrimonio con base en la ubicación de los astros. Como ninguna fecha es obligatoria, no hay ninguna razón para no escoger, la que según la carta, es la más propicia. La actitud no es tanto de exceso de optimismo, como de que no hay nada que perder.
Este mismo criterio se ha aplicado en algunas decisiones del Estado. Según el libro de María Jimena Duzán. "Crónicas que matan", la fecha de la firma del acuerdo con el M19 en Santo Domingo, Cauca, fue determinada con base en la carta astral. El entonces consejero presidencial para la paz, y hoy ministro de Defensa, Rafael Pardo Rueda sin ningún fanatismo, consideró que una decisión de semejante calibre no tenía por qué no estar sustentada por factores astrológicos, siempre y cuando esto no fuera en contra de ningún otro factor.
Teniendo en cuenta que la reincorporación del M19 al sistema fue considerada un éxito, el proceso de paz, de ahí en adelante, siempre ha tenido en cuenta consideraciones astrológicas. En el caso de un proceso de paz, lo que se considera el equivalente al nacimiento de una persona, es el momento de la firma entre las dos partes en conflicto. Cada una de estas partes tiene una carta astral, y del estudio de ambas se determina una tercera que es el equivalente a un matrimonio con fecha y todo; No hay carta astral sobre personas naturales. En un proceso de paz, la carta astral no es la del presidente ni la del ministro sino la del negociador.
Por eso, tal vez el mayor creyente de la carta astral en la actual administración es el consejero presidencial para la Seguridad Nacional, RicardoSantamaría. Este la consulta permanentemente y la considera un elemento que debe ser tenido en cuenta, como lo hizo en su momento Rafael Pardo.
En la biblioteca de Santamaría reposan tantos libros de astrología como de política, historia o economía.
Pero si bien Ricardo Santamaría puede ser el funcionario que más utiliza esta disciplina, no es el único. SEMANA ha podido establecer que el ministro de Defensa, sigue consultando regularmente su carta astral. También lo hacen de vez en cuando, el ministro de Desarrollo, Luis Alberto Moreno; la ministra de Relaciones, Noemí Sanín, y el Minagricultura, José Antonio Ocampo.
Y en lo que se refiere a los candidatos presidenciales Ernesto Samper, Andrés Pastrana, Antonio Navarro y Enrique Parejo también se han hecho leer su carta astral. Y lo que es el Palacio de Nariño no se queda atrás. Se sabe que el secretario general de la Presidencia, Miguel Silva, y el secretario privado, Ricardo Avila, de cuando en cuando sacan una hora de sus apretados itinerarios para ver qué dicen las estrellas. Lo mismo hace el jefe de ellos, César Gaviria Trujillo, quien es, sin duda alguna, el Presidente colombia no que con más regularidad se hace leer la carta astral.
En Estados Unidos la revelación de que Nancy Reagan hacía fijar las fechas de los viajes de su marido y las fechas de las cumbres con Gorvachov, con base en la información de su astrólogo, fue un miniescándalo durante algunas semanas. Pero no tanto porque se tuviera en cuenta los astros sino porque lo decidiera la señora del presidente y no él. Mientras en Colombia no se demuestre que las decisiones en esta materia las toma Ana Milena, seguramente no habrá ningún problema. Todo el mundo ve la cosa con buen humor y nadie la toma muy en serio Pero lo que no se puede negar es que, a pesar del carácter anecdótico e inofensivo que tiene todo esto, no deja de llamar la atención que más y más colombianos incluyendo muchos importantes estén utilizando la carta astral como un elemento más para la toma de sus decisiones.
La astrología, que curiosamente era una disciplina que se practicaba más en los países desarrollados que en los en desarrollo, sin duda alguna se está imponiendo en Colombia.

Entrevista: El antropólogo y astrologo Mauncio Puerta "Yo le pronostiqué a Galán su propia muerte"
SEMANA ¿ Qué es una carta astral?
MAURICIO PUERTA: Es el equivalente a una huella digital. En otras palabras es algo único para cada persona. Por eso nunca se encontrarán dos personas que puedan tener una carta astral idéntica, así tengan el mismo día y hora de nacimiento.
SEMANA:¿ Y para qué sirve?
M.P.: Es una carta de navegación que dice por dónde y para dónde vamos. En ella se ven los obstáculos y, también,las fuerzas que hay que desarrollar para vencerlos. Igualmente se ven los elementos favorables y eso permite utilizarlos.
SEMANA: ¿Cúal fue su primer contacto con la astrología? M.P.: Soy antropólogo. Hace 20 años un miembro del resguardo indígena de Tierra dentro me preguntó por qué cuando los cachos de la luna estaban para arriba la gente se ponía de mal genio. Otro quiso saber qué tenía que ver una estrella con un cultivo de maíz.
Estas dos razones, entre muchas otras, me hicieron pensar que posiblemente en los libros de astrología que heredé de mi tío Enrique Uribe White, encontraría la respuesta. Por eso me atrevo a asegurar que, en mi caso, la astrología salió de la sabiduria indígena.
SEMANA: Si la carta astral tiene los efectos que usted dice que tiene en la vida del ser humano, ¿por qué no se ha dedicado de lleno a esta ciencia?
M.P.: Para mí la astrología es un hobby. No vivo de la carta astral. Mi única vida es Tierradentro y los 45.000 indígenas que viven allí. Hacer e interpretar la carta astral me ha servido para conseguir, por ejemplo, semillas, herramientas, fondos y mil cosas más para continuar mi trabajo con los resguardos. Mi labor es la de recoger fondos- y para eso utilizo la carta astral y la de los indígenas es gastárselos y producir.
SEMANA ¿Cómo interpreta usted su papel de introducir la astrología en la clase dirigente colombiana?
M.P.: Obedece a varios factores. En primer lugar son coincidencias. Estudié en el Gimnasio Moderno y de los Andes, por lo tanto soy compañero de clase de muchos de los que usted llama "clase dirigente". El resto son solamente los resultados. Si usted le dice algo a una persona y esto le sucede, esa persona vuelve.
SEMANA: Suponiendo que usted se dedicara de lleno a leer la carta astral ¿qué tan buenos serían sus ingresos? M.P.: No puedo negar que sería bastante lucrativo.
Estoy seguro de que por los menos tendría seis clientes diarios, y si cada carta astral vale aproximadamente 30.000 pesos, esto significa que ganaría cerca de cinco millones de pesos al mes. Pero de nada me sirve ese dinero si no puedo ejercer mi profesión de antropólogo en Tierradentro.
SEMANA ¿Podría darnos los nombres de algunas personas famosas a las que usted les ha leído la carta astral? M.P.: Eso es un secreto como la confesión. Pero tengo un cuaderno donde todos firman por si algún día les da por negarme.
SEMANA ¿Qué es lo más impresionante que le ha sucedido en el oficio de la astrología?
M.P.: A mucha gente le he pronosticado la muerte incluyendo a Luis Carlos Galán.
SEMANA: ¿No tiene usted inhibiciones en informar algo tan aterrador?
M.P.: No, porque de pronto es algo que se puede evitar.
SEMANA: ¿Nos puede dar un ejemplo?
M.P.: Si un día específico pronóstico que pueda suceder un accidente, esa persona no debe viajar ese día. De esa manera se logra no morir por algo absurdo y se puede buscar la muerte por destino.
SEMANA: ¿ Cuántas muertes ha evitado?
M.P.: Eso no lo sabe uno, porque depende de las decisiones que se tomen. Pero sí puedo decir que lamentablemente me ha tocado informarle a muchas personas la fecha de su muerte o la de algún ser querido.
SEMANA ¿Cómo fue el caso de Galán?
M.P.: El creía en la carta astral Y la consultaba conmigo de vez en cuando. Una vez estuvo en mi casa para que se la leyera y vi que entre el 4 de agosto y el 20 de septiembre, Marte le hacía aspectos aterradores desde su casa 12, que en astrología es la de los enemigos ocultos.
Esto en la práctica significa la muerte y así se lo dije.
SEMANA: ¿Cómo reaccionó Galán?
M.P.: Como yo estaba próximo a viajar a Tierradentro, decidimos hacer la carta sólo hasta el 7 de agosto y a su regreso hacer la siguiente. Nunca hubo una siguiente porque el 18 de agosto se cumplió la profecía. Pero debo reconocer que él tomó la cosa en serio y se asustó. El creía mucho en los astros, según me contó, por la influeneia de su padre, Mario Galán, quien es un gran creyente.
SEMANA ¿Qué otra muerte famosa ha pronosticado? M.P.: Secuestrada Diana Turbay le leí la carta astral por iniciativa de unos parientes que tenemos en común. La carta decía claramente que no volvería.
SEMANA ¿Se lo comunicó a la familia?
M.P.:No Tenían ya demasiado dolor como para tener la opinión de un astrólogo pesimista.
SEMANA ¿Cuándo va a morir usted?
M.P.: Todavía no lo he leído en mi carta astral. Algún día aparecerá y he tomado la decisión consciente de no evitarla.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.