Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/25/2005 12:00:00 AM

Lo nuestro

Desde hace varios años los colombianos nos hemos acostumbrado a valorarnos más y más y a identificarnos con una serie de íconos de la cultura que nos llenan de orgullo. Sin embargo, Colombia no es sólo Shakira, Juanes, Juan Pablo Montoya, Gabriel García Márquez, César Rincón, Fernando Botero y Hugo Rodallega. Es también Barichara, los cantos de vaquería, el Carnaval del Diablo de Riosucio, el minifundio campesino del altiplano nariñense, el idioma créole de San Andrés, la sabiduría ancestral de los kogui y los puinave, la diversidad natural de sus selvas... Es la suma de territorios y regiones donde coexisten y se relacionan arquitectura, paisaje natural, canciones, saberes medicinales, trabalenguas, leyendas, mitos fundacionales...

No es fácil reunir bajo un mismo techo (en este caso una revista) objetos o entidades tan diferentes como el Macizo Colombiano y la receta de la arepa de huevo, ambos representantes del patrimonio colombiano. Pero es necesario hacerlo así porque la Sierra Nevada de Santa Marta es, en su conjunto, mucho más que la suma aislada de su patrimonio natural, arqueológico y antropológico. Es el resultado del cruce entre paisaje, historia, y los procesos sociales que para bien y para mal determinan su presente. Poco o ningún significado tiene la arquitectura de Cartagena o Mompox sin la gente que la habita, sin la herencia de saberes, sabores, costumbres, melodías y ritmos que han recibido de sus antepasados y adaptado para enfrentar los tiempos modernos.

Por ese motivo se decidimos presentar el material no por categorías ni compartimientos (patrimonio natural, patrimonio arqueológico, fiestas populares) sino agrupado en las regiones Caribe, Andina, Pacífico, Orinoquia y Amazonia y, entre ellas, artículos escritos por especialistas en diversas disciplinas que complementan el panorama con visiones muy diversas de su historia, evolución y el estado en que se encuentra. Un patrimonio, además, amenazado desde diversos frentes, casi todos ellos relacionados con la violencia, la pobreza, la intolerancia y la avidez de riqueza de unos pocos.

En algunas pocas de estas páginas les dedicamos espacio a imaginarios que de alguna u otra manera identifican a los colombianos, en particular a la Colombia joven que nació y creció con los mensajes e íconos de los medios masivos de comunicación. Sin caer en la trampa de decidir que cualquier cosa es patrimonio porque se pierden las perspectivas y termina imponiéndose la ley del más fuerte, es decir, el 'patrimonio' que promueven los avatares del mercado.

Pero el patrimonio no puede quedarse estático en los museos y las academias. Es dinámico, evoluciona. Si no fuera así sólo sería patrimonio natural lo anterior al pleistoceno, patrimonio inmaterial lo anterior a la llegada de los españoles...

Para esta edición, que no pretende ser exhaustiva ni definitiva, SEMANA contó con la asesoría de un grupo multidisciplinario de especialistas que escribió algunos de los artículos y que recomendó a otra gran mayoría de los autores de los textos. Bienvenidos a este viaje imaginario por una Colombia que para salir adelante de sus problemas todavía cuenta con su principal riqueza: la diversidad natural y cultural.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.