Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/18/2011 12:00:00 AM

Los colores de la oscuridad

Un grupo de universitarios pereiranos convirtieron su tesis de grado en un revolucionario invento que puso a soñar a los niños con discapacidad visual.

Vanessa tiene 8 años de edad. Su color preferido es el negro y no el rosado. Cuando le preguntan por qué, responde sin titubear: Es el más fuerte. Ella es una niña callada, aislada y nunca se separa de un oso de peluche al que jamás ha visto porque es ciega desde que vino al mundo.

Ella hace parte del grupo de estudiantes de la institución educativa Pablo Emilio Cardona, un colegio oficial de Pereira donde acogen a niños con problemas visuales. Ellos, a su vez, hacen parte del programa piloto que puso a prueba las bondades del proyecto Iris.

Iris es un revolucionario invento de tres estudiantes de Ingeniería de Sistemas que fue creado hace siete años como una tesis de grado de la Universidad Tecnológica de Pereira (UTP). El milagro fue materializado por John Alexis Guerra, María Fernanda Zúñiga y Felipe Restrepo, que un día hicieron este ejercicio: "Nos hicimos la pregunta de si tuviéramos que elegir qué discapacidad no padecer y concluimos que la ceguera", recordó María Fernanda, una joven de 29 años de edad.

 Dicho en palabras simples, Iris es un lenguaje que se basa en vibraciones que dan forma y color a las figuras, interpretadas a través del sentido del tacto con las yemas de los dedos. Está compuesto por dos elementos simples pero complejos: un software y un dispositivo o tablero al que denominan Iris.

 Pero ¿cómo puede una vibración y un color facilitar el aprendizaje? Lo primero que le enseñan al niño es a identificar los colores con base en la intensidad de las vibraciones; una vez aprendido ese código se usa para armar figuras geométricas sencillas (triángulos, círculos, rectángulos, etcétera), que son creadas a través de un teclado cuadrado de 64 puntos que vibran a diferentes ritmos. Con esas figuras se perfeccionan operaciones aritméticas que los niños entienden con facilidad porque además de la forma tienen color.

Los tres creadores de Iris están encantados porque saben que con su invento les dieron una luz de esperanza a aquellos chiquillos que viven en la oscuridad.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.