Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/1/2011 12:00:00 AM

Los dueños del balón

El sector financiero está en pleno movimiento. Jugadores locales salen a competir al exterior, y al mercado doméstico llegan nuevos actores. El año 2010 fue de crecimiento para la banca.

La banca colombiana se puede dar el lujo de decir que juega de local. A diferencia de lo que ocurre en la mayoría de países de América Latina, donde los extranjeros controlan más del 40 por ciento de los activos, en Colombia las instituciones de capital nacional ejercen el dominio.

Los tres principales grupos financieros colombianos, Bancolombia, Aval (que incluye los bancos Bogotá, Occidente, Popular y AV Villas) y Davivienda, tienen más del 60 por ciento de los activos bancarios de Colombia. Según el Bank International of Settlements (BIS) -organización internacional que fomenta la cooperación entre los bancos centrales-, mientras hay países como México, donde el control de la banca extranjera es superior al 90 por ciento, en Colombia se ha mantenido en niveles bajos, cerca del 21 por ciento.

Pero si esto llama la atención de muchos, lo que verdaderamente sorprende es el hecho de que los grandes bancos colombianos son ahora titulares en Centroamérica. El Grupo Aval compró a finales del año pasado, por 1.900 millones de dólares, el BAC Credomatic, uno de los más importantes conglomerados financieros de Centroamérica con presencia también en México y Estados Unidos y con alrededor de dos millones de clientes. Y Bancolombia, la institución financiera más grande del país por activos, desde 2007 es propietaria de Banco Agrícola, una entidad líder en Centroamérica, con el 30 por ciento del mercado (crédito y depósitos) en El Salvador. Este grupo financiero tiene un portafolio de créditos de más de 2.300 millones de dólares y un millón de clientes.

La estrategia de internacionalización de la banca colombiana la ha llevado también a moverse en el mercado bursátil más importante del mundo. Bancolombia cotiza sus acciones en la Bolsa de Nueva York (a través de la figura de ADR) y próximamente lo hará el Grupo Aval.

Estos dos poderosos competidores colombianos van de sorpresa en sorpresa. El Grupo Aval acaba de realizar su tercera democratización accionaria en el mercado local y no se descarta una nueva operación internacional de Bancolombia, posiblemente en Perú, donde el banco tiene presencia a través de filiales no bancarias.

En la cancha otros jugadores están moviéndose habilidosamente para no ceder terreno a sus competidores. Davivienda, el tercer banco del país y de propiedad mayoritaria del Grupo Bolívar, realizó el año pasado una exitosa venta pública de acciones. Consiguió por esta vía 82.000 accionistas, el doble de lo que se había previsto.

La llegada de Davivienda a la bolsa colombiana es un importante paso dentro de los planes de la institución, que incluyen, en el segundo semestre del año, una segunda emisión de acciones en el mercado local y, en un lapso de 20 meses, registrarse en la Bolsa de Nueva York. Y según su presidente, Efraín Forero, estarán atentos a mirar opciones en otros países, y Perú atrae su atención.

El Grupo Colpatria no se piensa quedar atrás. Los proyectos futuros son muy ambiciosos. El banco está fuerte en su actividad de consumo y tarjeta de crédito y hace más de un año adquirió la cartera que Codensa tenía por sus ventas de electrodomésticos y muebles.

Pero la jugada más estratégica del Grupo Colpatria podría venir más adelante: recomprar la participación que la división financiera de General Electric (GE) adquirió en 2007, que asciende al 49 por ciento. El banco volvería a manos colombianas, una decisión que demuestra definitivamente que los tiempos difíciles quedaron atrás. Ya lo hicieron con el fondo de pensiones Colfondos, que retornó a las manos de Colpatria luego de pasar por las de inversionistas internacionales. Definitivamente esta organización está pensando en grande.

Llegan nuevos actores

Hay dos hechos más que son relevantes en el actual momento de la banca colombiana. Uno tiene que ver con la política de bancarización, que ha estimulado a que la mayoría de los bancos entre al negocio de las microfinanzas y ha impulsado a nuevos actores especialistas en este nicho, entre ellos, Bancamía y Procredit, las dos instituciones con capital extranjero que tienen el know how para atender los créditos de bajo monto, segmento que por años estuvo desatendido en la banca tradicional. Por otro lado, se convirtió en banco WWB, entidad especializada en crédito para la mujer.

El otro factor tiene que ver con la llegada de nuevos competidores al mercado. Varios jugadores dieron el salto a banco después de transitar por el sector como compañías de financiamiento comercial (CFC).

Es el caso de la CFC Finandina, especializada en el crédito de vehículos, que el 10 de febrero de 2011 recibió la licencia para operar como banco. También en abril inició operaciones Bancoomeva, del Grupo Empresarial Coomeva. Representa el resurgir de la banca cooperativa en Colombia, que fue exitosa en la década de los noventa, pero que se 'apagó' con la crisis, financiera de finales del siglo pasado. De esta manera desaparece la Cooperativa Financiera, que funcionaba desde 2007, para darle paso al banco.

Pero la lista de entidades que esperan entrar al mercado no para ahí (ver tabla de movidas financieras de 2010). También las compañías de financiamiento comercial Falabella e Inversora Pichincha pidieron licencia para convertirse en bancos.

Como se ve, el mercado bancario está muy apetecido en Colombia, lo que los analistas atribuyen no solo a las mejores condiciones que presenta la economía, sino también al potencial de crecimiento que tiene el país, pues la bancarización todavía es baja.

Lo bueno de todo esto es que habrá una competencia más fuerte en el mercado financiero colombiano, que ha sido tradicionalmente muy concentrado. Que lleguen nuevos jugadores solo puede traer beneficios a los usuarios, porque tendrán forma de escoger quién les ofrece tasas más bajas menores tarifas por los servicios financieros y mejores productos.

Por otro lado, está la banca extranjera en Colombia, que sabe que tiene que competir hombro a hombro con la local, y esto nuevamente solo dejará ganadores: los clientes.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.