Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/24/1990 12:00:00 AM

LOS PLATOS ROTOS

Las bombas acabaron con el turismo en Colombia y ahora toca empezar prácticamente de cero.

LOS PLATOS ROTOS, Sección Especiales, edición 434, Sep 24 1990 LOS PLATOS ROTOS

El 18 de agosto del año pasado, el día que asesinaron a Luis Carlos Galán, un grupo de gerentes de los principales hoteles de Cartagena cerraba un lucrativo negocio en Toronto, Canadá, con las más importantes agencias de viajes de ese país. La oferta de los hoteleros cartageneros era muy tentadora: por sólo 600 dólares americanos le ofrecían a los turistas canadienses ocho días de playa, mar y sol en uno de los lugares más paradisíacos del Caribe. El plan era muy atractivo porque además el paquete de los 600 dólares incluia los gastos de transporte aéreo entre Toronto y Cartagena.

Por eso, cuando los gerentes de los hoteles Hilton, El Caribe, El Decamerón, Las Velas y El Capilla del Mar, estampaban sus firmas en el contrato con los directivos de las agencias de viajes de Canadá, ya tenían en sus bolsillos el adelanto de la primera noche de los aproximadamente 80 mil canadienses que invadirian las playas del Corralito de Piedra a partir de noviembre del año pasado. El solo gerente del hotel Capilla del Mar, cuando arribó dos días después a Cartagena, traía en su portafolios de ejecutivo un cheque al portador por 200 millones de pesos que aseguraba la venta del 90% de la ocupación de su hotel durante la temporada de fin de año. El 10% restante se destinaría a la promoción del turismo nacional.

Pero con la misma rapidez que la espuma subió, también bajó. El asesinato de Galán recorrió los teletipos de las principales agencias de noticias del mundo que anunciaban que Colombia era un país que estaba en guerra. Por eso el cruce de fax entre Cartagena y Canadá congestionó las líneas. Los promotores de turismo canadiense cancelarón de inmediato el negocio y a los hoteleros colombianos no les quedó otro camino que reembolsar los adelantos de dinero que habían obtenido y que según cifras no oficiales, sobrepasaban los mil millones de pesos.

Desde entonces el viacrucis comenzó a rondar a una industria que a través de los años ha sobrevivido a muchas tormentas, pero que esta última la tiene al punto del naufragio. Hay muchas razones: entre ellas la carencia de políticas gubernamentales que le permitan mejorar su infraestructura interna. Hacia afuera no existen estrategias publicitarias que vendan los paisajes, las playas, las zonas históricas del país. Y como si esto fuera poco para darle el puntillazo final, en agosto del año pasado se desencadenó una ola narcoterrorista que escogió como uno de sus principales blancos la zona turística del país, quizás siendo Cartagena y Medellín las más damnificadas.

Para el presidente de la Asociación Hotelera de Colombia -Cotelco-, Ismael Enrique Arciniegas, los problemas de orden público que se desencadenaron desde la muerte de Galán, incidieron directamente en la crisis que vive ya hace una década el sector del turismo. Pero reconoció que la inseguridad que azota el país no es el principal obstáculo que ha impedido un verdadero desarrollo del sector turístico. "El turismo es el sector de la economía colombiana que en los últimos diez años no ha tenido ni siquiera un crecimiento vegetativo. Hace diez años llegaban al país un millón 300 mil turistas . Este año tan sólo nos han visitado 60 mil", indicó Arciniegas.

Pero sin lugar a dudas el narcoterrorismo ha sido el golpe más duro que ha recibido una industria que el año pasado permitió que cuatro millones de colombianos se movilizaran por el pais, lo que produjo una venta neta de 70 mil millones de pesos. Esto la ubicó en el cuarto renglón de las industrias generadoras de divisas después del café, el banano y las flores. Este año las cosas son a otro precio. De acuerdo con estadísticas oficiales de Cotelco en el primer semestre de 1990 la ocupación está por debajo del 30%. Hay ciudades como Medellín que entre abril y julio los hoteles registraron ocupaciones del 20%. El más afectado con esta situación fue el Hotel Intercontinental por un carrobomba que explotó el 24 de mayo a pocos metros de sus instalaciones. Desde entonces más del 80% del hotel ha permanecido desocupado y cerca de 100 trabajadores perdieron sus empleos.

"Este panomara nos da una idea de lo que van a ser las ventas afinales de año. De seguir el mismo comportamiento las pérdidas serán de unos 40 mil millones de pesos aproximadamente. Y eso obligará a muchos hoteleros a cerrar sus puertas y a otros a reducir sus nóminas de trabajadores en una industria que hoy genera por lo menos 150 mil empleos directos", agregó Arciniegas.

Pero no sólo el turismo interno, que a la postre es la salvación de los hoteleros colombianos, se redujo en forma alarmante en el primer semestre de 1990. El turismo internacional tocó fondo. El paquete negociado con los canadienses quedó cancelado. Esto significa que a las arcas de la industria del turismo y del Estado, dejarán de ingresar este año 80 millones de dólares. Igualmente, la inversión que se hizo para promocionar el turismo nacional en el exterior y cuyo monto ascendió a 50 millones de pesos, se perdió. Es tal la situación que los empresarios de turismo optaron por no asistir este año a la feria mundial de turismo en Europa que en otro años fue un trampolín para traer los turistas europeos a tierras colombianas. La decisión se tomó después de conocer que en la mayoría de los departamentos de Estado de los países europeos, Colombia figura en los mapas de zonas calientes. Es decir, que si un turista italiano o francés desea pasar unas vacaciones en tierras colombianas, tendrá que hacerlo bajo su propio riesgo por cuanto ninguna agencia de viajes se responsabiliza por su seguridad personal.

La crisis que afronta la industria del turismo no se limita la delicada situación que atraviesa el sector hotelero. Como industria, el turismo se alimenta de otras empresas que le prestan sus servicios. Uno de esos sectores son las aerolíneas, que al igual que el hotelero afronta serias dificultades que se han agravado en los últimos cinco meses. En el primer semestre de este año, las aerolíneas nacionales han perdido 260 mil pasajeros en relación con el número de viajeros que movilizaron el año pasado durante el mismo período. En plata blanca significa que las empresas de aviación han perdido este año 13 mil millones de pesos.
Para el presidente de Cotelco, existen dos causas por las cuales las aerolíneas atraviesan tiempos dificiles. En primer lugar, señala Arciniegas, está el narcoterrorismo. La bomba que hizo explotar el avión de Avianca en diciembre del año pasado -en plena temporada de vacaciones- originó un pánico entre los viajeros que en la mayoria de los casos optaron por cancelar sus reservas que habian efectuado con tres meses de anticipación. La gran mayoría de los fieles pasajeros de avión, prefirieron las lineas de transporte terrestre, que en diciembre hicieron su agosto. En segundo lugar, está el de la 'upaquización' de las tarifas. Una medida que se adoptó en 1981 y que a pesar de las críticas agudas que cada quince días recibe -fecha en que aumenta el valor de los pasajes- sigue vigente en el sistema tarifario de transporte aéreo. Para Oscar Rueda, presidente de la Asociación de Agencias de Viajes Anoto -la medida de 'upaquizar' las tarifas en un principio fue saludable porque permitía un aumento que iba a la par con la inflación. "A partir de 1985, el porcentaje del aumento se disparó. Hoy tenemos que la inflación alcanza un 28% y las tarifas aéras están disparadas en un 34%. Esto ha mermado considerablemente las ventas porque el poder de adquisición de los colombianos cada día es menor", dijo Oscar Rueda.

El presidente de Cotelco, Ismael Enrique Arciniegas, añadío que es necesarío que el gobierno defina una política de tarifas aéreas que contemple su libertad para poder competir en el mercado "pero que al mismo tiempo, se deben financiar los sobrecostos que tienen las empresas aéreas que se ven obligadas a comprar en dólares sus repuestos y equipos de seguridad. Ahí es donde está el problema. Porque la 'upaquización' se derivó de estos gastos exagerados que han atado a las aerolíneas que hoy no tienen con qué renovar sus equipos".

Para el presidente de Anato, Oscar Rueda, la situación es mucho más compleja. "La crisis que se nos vino encima -indicó Rueda- estaba anunciada desde hace mucho tiempo. Pero desafortunadamente nadie le paró bolas y llegó un momento en que la Corporación Nacional de Turismo atravesaba uno de sus momentos más críticos. La gerencia de la CNT se convirtió en los últimos cuatro años en un fortín político donde se presentó todo tipo de enfrentamientos y peleas por el poder. En julio, cuando la crisis tocaba fondo, se cambió en seis oportunidades al gerente de promociones que en ese momento era una de las piezas claves para buscar con el gobierno una salida a la situación caótica que vivía la industria del turismo".

Y es que las agencias de viajes tampoco han sido ajenas al panorama sombrío que afronta la industria del turismo. Durante el último año seis de las 400 agencias que funcionan en el país legalmente, han sido cerradas y cerca de 250 trabajadores perdieron su trabajo. Las restantes han decidido ajustarse el cinturón en los gastos de servicios para continuar subsistiendo, pues se teme que de continuar la crisis, muchas de ellas se verán obligadas a seguir el mismo camino de las seis que ya claudicaron. Las agencias de viajes generan 35 mil empleos y sus ventas anuales alcanzan los 180 mil millones de pesos.


Pero quizás el sector que más ha sufrido las consecuencias de la crisis de la industria del turismo ha sido el de la gastronomía. Esta industria, que genera un millón y medio de empleos y que presta sus servicios con 12 mil restaurantes, alcanzó en lo que va corrido de 1990, pérdidas superiores a los 50 mil millones de pesos. El presidente de la Asociación Colombiana de Restaurantes y Similares -Acodres- Henry Soto, señaló que las ventas del primer semestre de este año cayeron en un 75% en relación con el mismo período del año anterior, lo cual llevó a que 150 restaurantes cerraran sus puertas y cerca de seis mil empleados perdieran sus puestos.

La ciudad más afectada ha sido Medellín. Las bombas del narcoterrorismo no sólo volaron las instalaciones de siete restaurantes sino que espantaron la clientela. En los dos últimos meses las pérdidas de la gastronomía paisa alcanzaron los dos mil millones de pesos.

"Lo más grave de esta situación es que los dueños de los restaurantes que fueron destruidos volvieron a reconstruirlos con la esperanza de continuar trabajando. Para ello adquirieron préstamos con intereses muy altos y lograron abrir de nuevo las puertas de sus negocios. El problema es que nadie quiere volver a entrar en estos establecimientos y muchos de estos propietaros ya están en bancarrota", dijo Henry Soto, presidente de Acodres.

Las directivas de Acodres realizaron la semana pasada un congreso en Pereira con la participación de todos sus afiliados con el fin de presentarle al nuevo gobierno un programa que permita la recuperación de su sector, porque de lo contrario, consideran que la gran mayoría de sus establecimientos tendrá que cerrar sus puertas. Henry Soto, señaló a SEMANA que ya hubo un primer contacto con el ministro de Desarrollo, Ernesto Samper Pizano, a quien le expusieron la necesidad de que este despacho estudiara la posibilidad de otorgar unos créditos blandos para iniciar la recuperación del sector. También se le pidió al ministro la revisión en las tarifas de los servicios, especialmente en el de la energía. Los restaurantes están clasificados en la tarifa industrial, que es la más alta, y piden que se les reclasifique en lo comercial para reducir los gastos mientras logran su recuperación.

A pesar del desolador panorama, el cambio de gobierno ha trasdo nuevos vientos. El país vive una relativa calma y los carrosbomba han desaparecido transitoriamente. La industria del turismo se prepara para afrontar la temporada de fin de año. Una vez más, los gerentes de los hoteles de Cartagena se encuentran en Toronto, Canadá, por invitación de las principales agencias de viajes. Allí se negocia la posibilidad de abrir de nuevo las puertas al turismo internacional a través del turismo canadiense. Alberto Araújo, presidente de la sociedad que maneja el hotel Capilla del Mar en Cartagena, señaló que todas las esperanzas del turismo de la costa atlántica, están cifradas en las negociaciones que se adelantan en Canadá.
"Ahora enfrentamos otro escollo. El departamento de Estado de Canadá, incluyó a Colombia en el mapa de los países de alto riesgo. La Cancillería colombiana realiza contactos con el gobierno canadiense para salvar este percance; de lograrse, diciembre será la salvación de una industria que en este momento está al borde la quiebra", agregó Alberto Araújo.

¿Y la Corporación Nacional de Turismo? En varias oportunidades se llamó para solicitar su participación en la elaboración de este informe pero siempre hubo la misma respuesta: "la señora gerenta se encuentra muy ocupada y no tiene tiempo para atenderlos".
Mientras tanto, las diferentes entidades comprometidas en la industria del turismo, solicitarán al nuevo gobierno una restructuración de esta entidad.
"Nadie entiende que esta entidad destine anualmente seis mil millones de pesos en gastos de funcionamiento mientras que para promover el turismo, que es su verdadera función, sólo invierta 150 millones de pesos ", señaló Ismael Enrique Arciniegas.

EDICIÓN 1861

PORTADA

Prieto en la mira

La imputación de cargos al exgerente de la campaña de Santos sorprendió. Pero esta no tiene que ver con el escándalo de Odebrecht ni con la financiación de las campañas. ¿Por qué?

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com