Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/25/2011 12:00:00 AM

Lucha legal y cultural

Tres miembros de la comunidad LGBT cuentan sobre los prejuicios y sus luchas.

Una pareja con todas las de la ley

El primer policía homosexual en afiliar a su pareja a la seguridad social.

En mayo de 2011, Fabián Chibcha, un abogado activista LGBT, desfiló hacia al altar del brazo de Javier Cruz, un patrullero de la Policía. Monseñor Pedro Rubiano calificó la unión como una burla. Hubo rechazo de la Iglesia católica y de algunos sectores conservadores.

Aunque ya habían formalizado su unión en una notaría, Fabián no podía acceder a los beneficios de salud, pensión y recreación con que cuentan las parejas de los miembros de la fuerza pública. Tuvo que esperar a que la sentencia 029 de 2009 de la Corte Constitucional le garantizara este derecho.

Aunque las condiciones ya están dadas en la Policía, ninguna otra pareja del mismo sexo ha accedido al beneficio porque temen ser discriminados. Cuando Javier dio a conocer su orientación sexual, algunos superiores aseguraron que era una deshonra para la institución.

La discriminación, el peor pecado

Andrés Useche se sometió a rituales de sanación para curar su homosexualidad.

No son pocas las religiones que asocian la homosexualidad con el pecado. Andrés Useche, coordinador general del colectivo Hombres Gay, cuenta que descubrió su orientación sexual mientras se preparaba para ser sacerdote. “Temía aceptar que era gay por miedo a la expulsión, la crítica y las burlas de mis compañeros y superiores”.

A pocos meses de ordenarse, abandonó el seminario y se refugió en la Iglesia carismática. Allí le hicieron creer que la homosexualidad era un espíritu maligno que podían exorcizar. Pero durante los ritos reafirmó su identidad. “Entendí que no estaba enfermo ni maldito, me acepté tal como soy”. Useche ya no asiste a esta iglesia, asegura que cree en Dios, pero no en las instituciones que dicen representarlo en la Tierra. Hoy trabaja por el respeto a la diversidad.

Los mismos derechos

Pare recuperar su trabajo, Juan Carlos Hernández acudió a la acción de tutela.

Juan Carlos interpuso una acción de tutela contra la cadena de hipermercados en la cual trabajaba porque su contrato laboral a término indefinido fue cancelado, según explicó, por su orientación sexual. El representante legal de la compañía negó que el trabajador haya sido discriminado.
Al no existir un argumento jurídico que justificara su despido, el Juzgado 17 Municipal de Bogotá le ordenó a la empresa reintegrar al trabajador y le prohibió ofender su dignidad.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.