Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/25/2001 12:00:00 AM

Luz verde

El futuro de las textileras paisas depende en buena medida de un acuerdo que cursa en el Congreso de Estados Unidos.

La suerte de la industria textilera paisa está en manos del Congreso de Estados Unidos, el cual estudiará la viabilidad de un convenio arancelario que beneficiará a este sector. El primer paso ya se dio en la reunión que sostuvieron el presidente Andrés Pastrana y el presidente George W. Bush, en la cual el gobierno de Washington expresó su voluntad de impulsar este convenio.

De llegarse a aprobar, los textileros no tendrán que pagar un solo peso de arancel para sus exportaciones a ese país. Y esto significa abrirle las puertas a la competencia que ve en ese mercado uno de los más importantes para Latinoamérica. En estos momentos el proyecto de ley que existe no considera sino la mano de obra colombiana, es decir, la maquila, y lo que pretenden los industriales es conseguir ampliarla a toda la cadena, algodón, fibras, textiles y confección para exportar con mayor valor agregado. De no darse la aprobación habría una desventaja considerable con los países del Caribe que sí gozan de las preferencias.

No se sabe a ciencia cierta cuándo se dará luz verde a esta iniciativa. Lo cierto del caso es que la decisión afirmativa será la salvación de una industria que en los últimos años ha sufrido las consecuencias del contrabando.

Igualmente evitará el cierre de más empresas con un gran golpe al empleo ya que esta industria genera el 22,5 por ciento del empleo industrial.

La industria textil paisa ha hecho grandes esfuerzos por mantenerse viva en el mercado. Y una de las principales contribuciones a lo largo de estos últimos 10 años han sido las ferias de textiles y de moda que se realizan en Medellín. Estas ferias organizadas por Inexmoda se han convertido en unos motivos importantes en las agendas de los compradores internacionales. Una prueba de esto es la respuesta de los 640 que asistieron a la última edición de Colombiatex.

Los empresarios han entendido la magnitud del negocio y esto se ha visto reflejado en las cifras de ventas al exterior. De las 376 empresas que exportan confecciones y textiles en Antioquia 23 son consideradas grandes exportadoras, es decir exportan más de dos millones de dólares y realizan el 37 por ciento de las exportaciones de textiles y confecciones del país.

Vale la pena señalar que las exportaciones paisas han estado por naturaleza orientadas hacia el mercado de Estados Unidos y el latinoamericano, donde se destacan Venezuela, Ecuador y Costa Rica. Pero dentro de la proyección del sector están considerando seriamente enfilar baterías hacia el mercado europeo que ha sido más esquivo. Sin embargo la experiencia exitosa lograda con el mercado del Reino Unido ha vuelto a abrir las posibilidades. “En este momento Colombia presenta unas cifras hacia ese mercado por encima de todos los demás países latinoamericanos, incluyendo a México y a Brasil, triplicando las que teníamos”, comenta Roque Ospina, director ejecutivo de Inexmoda.

Hay que crecer y hay que invertir. Ese es el imperativo que marca el futuro de esta industria. La inversión hoy por hoy está a una tercera parte de lo que se tenía en la mitad de la década pasada, años 94 y 95. Los esfuerzos deben ser inmensos en esta materia, porque abocar las metas de exportaciones y enfocarse a un mercado como el europeo exige necesariamente hacer que las plantas estén dentro del perfil que exige la competencia internacional.

Lo cierto es que no hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista. Al final del túnel hay una luz para una industria que ha sido símbolo de desarrollo para los antioqueños
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.