Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 1983/09/05 00:00

MADE IN COLOMBIA

Un equipo médico colombiano realiza la primera fecundación in-vitro en el país

MADE IN COLOMBIA

Lo que antes no pasaba de ser un episodio de ciencia ficción o tal vez una extravagancia de países altamente desarrollados se ha hecho una realidad en Colombia. La ciencia médica nacional está de plácemes. Ha logrado el primer bebé-probeta made in Colombia. Los padres científicos de esta primera fecundación in vitro criolla son 8 médicos del Centro Colombiano de Fertilidad y Esterilidad, CECOLFES, encabezados por el doctor Elkin Lucena.
La técnica original, descubierta por los doctores ingleses Steptoe y Edwards consiste en la extracción de un óvulo femenino y su fecundación en el laboratorio con esperma del esposo de la paciente en una incubadora computarizada que regula la atmósfera hasta que el embrión llega al estadio de 8 o 16 células, para luego ser implantado en el útero de la mujer.
Independientemente de que el bebé nazca o no, Colombia se convierte en el quinto país del mundo en aplicar esta técnica y el primero en Latinoamérica. CECOLFES viene realizando desde hace 3 años este tipo de experimento con animales y 6 meses con seres humanos, además de que lleva más de 8 años investigando en el área de fertilidad y esterilidad, para ofrecer soluciones a los problemas de infertilidad, que en el país afecten a un 50% de las mujeres y a un 40% de los hombres, sobre un total del 25% de la población colombiana.
La fecundación in-vitro no sólo es importante por el avance científico que significa para el país, sino porque abre nuevas alternativas a las parejas que, después de extensivos tratamientos no habían podido solucionar su problema de esterilidad. Anteriormente. el último recurso Para este tipo de parejas era la adopción. Pero como el mismo doctor Lucena lo dice, "a pesar de que en Colombia hay infinidad de niños abandonados, las madres prefieren naturalmente tener un embarazo propio antes que adoptar".
Las principales causas de infertilidad en la mujer son problemas de obstrucción en las trompas de Falopio y embarazos previos que han terminado en abortos. El tratamiento indicado en estos casos son cirugías y microcirugías, pero en ocasiones no se logra obtener un resultado óptimo para un posterior embarazo. La esterilidad en el hombre se debe a una baja movilidad de los espermatozoides o a un número deficiente de éstos. En ambos casos, tanto si el problema es del hombre como si lo es de la mujer, la fecundación in vitro homólogo (con el semen del esposo) se convierte en una nueva alternativa de solución.
En Colombia aún no se ha utilizado semen diferente del proporcionado por el esposo, pero en los Estados Unidos, por ejemplo, existen diferentes bancos seminales que ofrecen a cualquier mujer la posibilidad de tener un hijo sin que se conozca la identidad del padre. Inclusive existe un centro especializado en el mejoramiento del coeficiente intelectual de la raza. Allí, la futura madre, quien para ser aceptada debe tener un coeficiente intelectual mínimo de 135, escoge el semen de un hombre cuyo I.Q. tiene que ser mayor de 150. Aunque todo esto aún esta en un nivel experimental, algunos especialistas lo han considerado antiético, aunque afirman que la fecundación in vitro tal como fue concebida originalmente con fines sociales, no tiene por qué ser objeto de reparos morales.
En cuanto al aspecto legal, no sólo en Estados Unidos, Gran Bretaña y Canadá, sino también en Colombia no existe ningún tipo de legislación al respecto. El doctor Lucena afirma que se seguirá perfeccionando la técnica y que, a medida que esto suceda, el Congreso de la República deberá sacar una ley que regule el avance científico. El gobierno, por lo pronto, ha designado una comisión jurídica para reformar las leyes de familia en el Código Civil, que no podrá pasar por alto este nuevo suceso de la ciencia médica.
La inseminación artificial heteróloga, es decir, fecundación in vitro con semen de un individuo diferente al esposo o compañero permanente, no es aún bien recibida, segun lo revelan encuestas realizadas en amplios sectores de la población, porque aún existen prejuicios morales al respecto. De ahí que la adopción ocupe, como solución, el primer lugar entre las opciones. Sin embargo, la fecundación in vitro con semen del esposo ha tenido una fuerte acogida en las parejas con problemas de infertilidad. Esta técnica es ya una realidad en Colombia, aunque todavía no puede considerarse una solución aplicable masivamente.--

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.