Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/19/1998 12:00:00 AM

MADE IN COLOMBIA

Además de las figuras reconocidas nacionales e internacionalmente, hay muchos colombianos abriendose paso en el exterior. Estos son algunos de ellos.


El sombrero que llevaba puesto la Reina Isabel de Inglaterra en el último derby de Ascot fue diseñado y fabrucado por una colombiana. La voz de Arnold Schwarznegger en los doblajes al español de Terminator pertenece a un actor colombiano. Los violinistas de la orquesta del tenor italiano Luciano Pavarotti tocan en instrumentos fabricados o restaurados por un luthier barranquillero. Y es Africa un sacerdote jesuita de Medellin les habla en swahili un grupo mde pequeños sobre el color de la piel del niño Dios: "Es blanca como la pulpa del coco", una licencia paisa para interpretar el Nuevo Testamento en esa tierra donde la palabra nieve no le dice nada a nadie.
Esparcidos por el mundo, sujetos de una diáspora no declarada, muchos colombianos además de aquellos que tienen ya un merecido reconocimiento nacional o internacional han logrado darle una dimensión creativa, cientifica, exótica o redentora al nombre de un país frecuentemente estigmatizados. Semana investigó la vida y obra de algunos de aquellos que no pudieron ser profetas en su tierra, empiezan a serlo en el exterior. De algunos de ellos se ha oído hablar en el país, de otros no. Esta es una pequeña muestra del talento nacional que se abre camino en el mundo, siguiendo la huella de los grandes.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1825

PORTADA

Venezuela: la calle contra el dictador

Un trino de Santos indigna a Maduro y él amenaza con revelar los secretos del proceso de paz. Invocar el anti-colombianismo no cambia el hecho de que la crisis venezolana está llegando a un punto de inflexión.