Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/1/1988 12:00:00 AM

MANIZALES

INVERSIONISTAS EXTRANJEROS
"DE MANIZALES NO NOS VAMOS"
¿Cómo les ha ido a las empresas extranjeras que se han radicado en Manizales? SEMANA realizo una mesa redonda con directivos de 4 pujantes industrias manizaleñas. Son ellos, Fausto Bivrio, de Inarca S.A. (próductora de neveras y calefactores); Juan Licknovsky, de Manisol S.A. (fabricación y venta de calzado); Diego Mejia, de Colbateco (producción de baterías secas y Jaime Alzate, de Colombit (fabricación de artículos en asbesto cemento).

SEMANA: ¿Por qué decidieron invertir en Manizales?
FAUSTO BIVRIO: Nosotros encontramos una fábrica de electrodomésticos ya instalada, que sacaba 8 mil productos al año. La compramos, trajimos tecnología italiana, y debido a nuestra confianza en la región, debido a las buenas condiciones que hemos encontrado aca, hemos ido incrementando la producción, hasta casi las 100 mil unidades anuales que saca al mercado Inarca hoy en día.
Muchos factores influyeron en nuestra decisión: la energía eléctrica es buena, los trabajadores son positivos, en 10 minutos se llega a cualquier punto de la ciudad. la burocracia es fácilmente superable...

JUAN LICKNOVSKY.
Decidimos invertir en Manizales, y hemos decidido crecer acá mismo porque estamos muy contentos con las condiciones de vida de la región. Uno consigue muy buenos profesionales hay mucha tranquilidad Además, personalmente considero que es más fácil operar en las ciudades pequeñas o intermedias que en las grandes Manisol inició sus operaciones en 1968 y ya tiene 3 plantas productivas.

DIEGO MEJIA: Los inversionistas iniciales se asociaron con la firma alemana Varta Batterie escogieron Manizales sobre todo por las condiciones de la mano de obra ya que nuestra empresa genera mucho empleo. La verdad es que los alemanes viven muy satisfechos con su inversión... y con la ciudad, por supuesto.

JAIME ALZATE: Promovida por un grupo europeo, Colombit inició operaciones en 1967. El grupo francés Saint Gobain compró la mayor parte de las acciones e 1978. La ubicación de Colombit en Manizales se debió a que esta ciudad es un punto estratégico, ya que está equidistante de Bogotá Cali y Medellín, que son nuestros tres mercados principales. Un punto que ayudó mucho, como en el caso de Colbateco, fue la mano de obra, que es una de las más capacitadas y de más fácil aprendizaje en el país.

S.: En cuanto hace referencia a la forma de vida, a la gente, a la cultura y a la recreación, ¿cómo les ha parecido la ciudad?
F.B.: Mi familia y yo venimos de Italia, y el cambio nos ha parecido interesante: el paisaje es hermoso, se cambia de clima fácilmente, y la costumbre de pasar los fines de semana en las fincas es muy agradable.
Tenemos un hijo de 10 años, y hemos encontrado un buen colegio bilingue para él. La gente es amable y Manizales es una ciudad muy cultural.
Realmente, la experiencia fuera de mi patria ha sido totalmente positiva.

S.: ¿Qué pensó cuando lo enviaron a Colombia ?
F.B.: Yo, de Colombia, sólo conocía las noticias malas. Tenía la idea de un país muy violento, donde la gente vivía en los árboles...

J.L.: Nosotros somos chilenos, o sea que estar en Colombia es como estar en casa. Antes estuvimos en el Lejano Oriente, pero definitivamente no me gustan las ciudades grandes. Ahora querían trasladarme a Mexico, pero me negué.
Allá me demoraría dos horas de la casa al trabajo. En Manizales, en cambio, me doy el lujo de ir a almorzar con mi familia, y aún me queda tiempo para leer el periódico y dormir siesta.

J.A.: Usted tuvo bastante olfato...
J.L.: La verdad sí: espero quedarme mucho tiempo en Manizales.

J.A.: En mi caso, aunque soy caleño, y sigo teniendo grandes afectos allá, me considero un manizaleño arraizado.
Llevo 21 años acá, acá nacieron mis hijos, mis amigos los tengo aquí, y las pocas cosas que tengo también están acá.
Manizales es muy agradable, las ciudades grandes quedan cerca, y Si uno tiene la posibilidad de montar una finquita cafetera... está hecho.
Pero les voy a contar una anécdota de los extranjeros de mi compañía: al fundador de la empresa, después de vivir 12 años en Manizales, muchos lo vimos llorar el día que tuvo que irse. Sin embargo, después ha venido muchas veces de vacaciones.

D.M.: En mi compañía hay ejecutivos alemanes y suizos. Algunos de ellos que vinieron poco antes de la fundación de la empresa, ya no quieren regresar a su patria... sólo van a visitar a sus familiares. Además hay quienes se han casado con colombianas. Ellos se han adaptado fácilmente, se han incorporado a los grupos sociales, y disfrutan las manifestaciones culturales de la ciudad.

S.: En sus empresas, ¿cómo piensan aprovechar los actuales beneficios tributarios?
F.B.: Nosotros diseñamos un programa para tres años, en los cuales estámos invirtiendo alrededor de mil millones de pesos. Se trata de una oportunidad muy rentable que no se puede desaprovechar. Gracias a estos beneficios podremos llevar nuestra produccion a 130 mil unidades por año... Hemos invertido una suma tan grande porque creemos en el futuro próspero de Manizales.

J.L.: Uno debe renovar los equipos, y este decreto nos ha ayudado mucho. Nosotros doblamos la producción en estos cuatro años, ya que hemos tenido un crecimiento de aproximadamente un 25% cada año.
Las actuales medidas tributarias han sido muy positivas... nos han ahorrado muchos millones en impuestos.

D.M.: Nosotros presentamos un proyecto de renovación de equipos a la Casa Matriz en Alemania. Al terminar el 89, habremos realizado importaciones por cerca de un millón de dólares.
Esto, más lo que se necesita para adaptaciones, nuevas construcciones y aditamentos, da un total cercano a los 800 millones de pesos.

S.: ¿Y el ahorro?
D.M.: Alrededor de 300 millones.

J.A.: Nosotros, en cambio, hemos hecho un uso restringido de estos beneficios, porque la verdad es que veníamos de hacer una modernización en los equipos...

S.:...mala suerte.

J.A.: Sí. Pero como la oportunidad no se puede perder, en todo caso hemos traído alguna maquinaria. Definitivamente las industrias que se han acogido a estas medidas han hecho un magnífico negocio. --
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.