Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/3/2005 12:00:00 AM

Maritza Uribe

Descentralizó la cultura y abrió espacios para el arte en Cali, hoy es la cabeza del Museo de Arte Moderno La Tertulia.

Concejal, secretaria de educación departamental, representante a la Cámara, columnista, gestora cultural. Pero la parte más importante de su vida la ha dedicado a presidir el complejo cultural que es hoy el Museo de Arte Moderno La Tertulia, de Cali, ciudad en la que ejerce un liderazgo indiscutible en la segunda mitad del siglo XX. Adicta a la lectura, mujer de múltiples intereses culturales, de diversas opiniones políticas, tolerante, abierta y con una rectitud a toda prueba. Entabló amistad con grandes personajes de la historia reciente, sobre todo en el gremio de la creación y la política. Su personalidad severa y de criterios claros la hizo una líder innata preocupada por la educación y la cultura y se dio a la tarea de propagar el siempre polémico arte moderno y contemporáneo, convencida del talento de sus protagonistas. Al tiempo logró ser una viajera entendida y curiosa, formar un hogar con un prestigioso hacendado vallecaucano y educar cuatro hijos profesionales que se han destacado en los campos que eligieron. Su ojo certero y agudo promovió talentos nuevos, impulsó los ya detectados y abrió el escenario para remirar la historia. Guió la colección del museo que fundó y ha sido ella misma una recolectora entusiasta para fabricar su entorno rodeada de obras de arte, libros, discos y el hermoso y opalescente conjunto de pisapapeles de cristal. Como gestora cultural promovió la formación de escuelas públicas en su paso por la Secretaría de Educación del Valle del Cauca. Así mismo, fue cofundadora del Museo de Historia Natural. Fue de la junta directiva de los festivales de arte que se organizaron por primera vez en Cali en la década del 60, y en varias ocasiones, su directora ejecutiva. En los años 70 y hasta los 80 presidió las cinco bienales americanas de Artes Gráficas dedicadas al dibujo, el grabado y diseño gráfico. Desde su desempeño en la presidencia del Museo de Arte Moderno La Tertulia ha sido jurado de selección y calificación de importantes certámenes nacionales e internacionales. En sus columnas semanales de los diarios expresó abiertamente sus opiniones políticas, ideológicas y estéticas, incluso participando en polémicas y tomando partido a favor de sus ideas liberales y tolerantes. Presentó durante cinco décadas a los más importantes artistas latinoamericanos que por primera vez se pudieron ver en Cali, como Jesús Rafael Soto, Marta Menujin, Fernando de Szsyzslo y José Luis Cuevas, entre otros. Su labor como personaje cívico y protagonista de la cultura ha sido exaltada por las más importantes condecoraciones que los distintos estamentos políticos, estatales y culturales ofrecen para reconocer a este tipo de líderes. Maritza Uribe de Urdinola pudo materializar un proyecto cultural que no sólo albergara una colección, sino que también tuviera razones didácticas en el escenario de la cinemateca, los talleres para la infancia, el grabado, un lugar para la restauración y su archivo de arte moderno y contemporáneo. Recia de carácter. Siempre ha conseguido imponer su voluntad y ante las críticas y las crisis, conducir a mejores terrenos las soluciones. Su mayor defecto es la terquedad, que convierte a menudo en una insobornable virtud. En la cultura colombiana es una presencia, y para la región, un personaje de referencia obligada indispensable en su historia. *Crítico y curador de arte

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.