Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/1/1990 12:00:00 AM

MESA Y LICORES

COCTELERA
Abey
112 onzas de ginebra
2 onzas de jugo de naranja
2 gotas de angostura hielo en cubitos cerezas
Mezclar todos los ingredientes en coctelera. Servir en vaso de coctel. Adornar con una cereza.

Susana
1 parte de jugo de piña
1 parte de jugo de naranja
12 parte de jugo de limón licuado con cascara
2 partes de aguardiente hielo trizado
Mezclar los ingredientes en coctelera. Colar y servir.

Coquito
2 onzas de ron jugo de limon hielo en cubitos
Servir el ron y el hielo en vaso alto. Añadir jugo de limón hasta que se llene.

Coconut gin
12 onzas de ginebra
12 onza de jugo de limon
14 onza de marrasquino
14 de crema de coco
Batir la crema de coco. Agitar los ingredientes en coctelera con hielo. Colar y servir en vaso de coctel, con el borde recubierto con azucar.

Irish Coffee
1 12 onzas de whisky
5 onzas de café negro
1 onza de azucar pulverizada crema batida y endulzada
Verter el café caliente y el whisky en una copa gruesa.
Agregar el azucar y revolver hasta que se disuelva. Añadir una porción de crema.

Piña colada
3 onzas de jugo de piña
3 onzas de leche de coco
4 onzas de ron blanco hielo trizado
Agitar en la coctelera todos los ingredientes. Servir en copa grande. Añadir, si se desea, ralladura de coco.

Rose Hall
1 onza de ron oscuro
1 onza de jugo de naranja
12 onza de banana
1 cucharadita de jugo de limón hielo en cubitos
Agitar los ingredientes en coctelera con hielo. Servir con hielo en vasos cortos y adornar con una rodaja de limón.

Terciopelo negro
3 onzas de vino espumoso o champaña bien fria
3 onzas de cerveza negra fria
Revolver y servir en vaso ancho, previamente congelado.

Carmen Miranda
1 onza de vodka
1 onza de ron
1 onza de jugo de limón
1 onza de granadina
12 banana
1 cucharadita de azucar hielo frappe
Mezclar todos los ingredientes en batidora electrica. Servir en copa alta.

Olmega
12 onzas de vodka
2 onzas de crema de coco
3 onzas de jugo de piña onza de Triple Seco
Agitar los ingredientes en licuadora y servir en vaso de coctel. Adornar con una cereza y una rodaja de limón.

Liebfraumilch
3 cucharadas de crema de cacao
3 cucharadas de crema de leche jugo de 1 lima
Sacudir en coctelera con hielo y servir colado.

Tequila Sunrise
1 12 onzas de tequila
2 chorritos de granadina por trago
jugo de naranja
hielo en cubitos
Colocar el hielo en vaso alto. Agregar la granadina, el tequila y el jugo de naranja, sin revolver.

Dinah
12 onzas de whisky cucharada de jugo de limón
12 cucharadita de azucar fina un chorrito de menta
12 copa de hielo frappe
Agitar fuertemente todos los ingredientes en una coctelera. Servir en vaso de coctel.

Luna de verano
1 medida de tequila
1 cucharadita de jugo de limón
12 clara de huevo
1 cucharada de azucar soda
Mezclar bien los ingredientes en coctelera con hielo triturado. Servir en vaso alto. Agregar soda al gusto.

A FUEGO LENTO
La mayor parte de las grandes recetas de la cocina francesa del siglo XVIII que aun se conservan son las mismas que en su epoca de gran esplendor se sirvieron en las mesas de los principes y de los nobles.

Una corriente gastronómica innovadora que surgió por ese entonces y que revolucionó el mundo del paladar fue la llamada Nouvelle Cuisine. Hacia 1742, los grandes chefs de Francia, como en cualquier congreso internacional de los que se conocen hoy en día, decidieron que la comida debia tener mas sabor, mas esencia, mas respeto por los alimentos. Era algo asi como querer llegar hasta lo mas intimo de los ingredientes para extraerles todos sus secretos.

Clement Gilles, propietario del restaurante "El Taller de Clement", establece una adecuada comparación: "Podría decirse que la comida de hoy es como un jugo de uvas, frente a la nouvelle cuisine, que sería, entonces, un buen vino añejado cuidadosamente".

Y es que, en realidad, es como si los alimentos se añejaran con especial interes. Por un lado, hay que tener en cuenta que los refrigeradores y las neveras para conservar alimentos no se conocian. Asi, quienes tenian la intención de guardar suficientes cantidades para el invierno debían ingeniarse los mejores metodos de conservación. De ahí surgieron exquisiteces tan apreciadas en la actualidad como los jamones que se cuelgan en el interior de las charcuterias. Pero, por otro lado, con la idea de extraer todo el sabor, se usaban entonces tiempos de cocción que hoy parecerían exagerados. Las carnes, por ejemplo, se cocinaban a fuego lento entre cinco y diez horas, para que hasta el mas refinado de los comensales sintiera deseos de "chuparse los dedos".

La cocina era, al interior de los recintos palaciegos, un enorme salón donde un considerable numero de cocineros y auxiliares se daba, durante todo el día, a la apreciada tarea de elaborar tantas viandas como fuera posible. En una cena de gala, con presencia de invitados de cierta alcurnia, el anfitrión trataba de deslumbrar a la concurrencia con la abundancia de la oferta gastronómica. Tres veces se cambiaban los platos, y en cada una aparecían sobre la mesa variados potajes: desde sencillas empanadas de cordero o manzanas al horno hasta patos y conejos con exquisitos rellenos, o pescados y lomos con elaboradas salsas. Se destacaba el toque mágico de condimentos como la cebollina, el perejil, la nuez moscada, la albahaca, el laurel y el tomillo.

Pero es de suponer que frente a tal excelencia gastronómica otros detalles completaban la escena. Asi era, en efecto, gracias a esa musica barroca que no fue compuesta para los grandes teatros, sino, precisamente, para ayudar al placer de los comensales.

Con llamativas pelucas y trajes de gala, los meseros de "El Taller de Clement", al lado del grupo musical Menage a trois, ofreceran a sus visitantes el encanto de la nouvelle cuisine, entre el 10 y el 15 de diciembre.
La luz baja y el sonido excitante del violoncello, el oboe y el clavecimbalo--interpretados por un hombre y dos mujeres--, ayudaran a que el comensal le encuentre más gusto aun a platos tradicionales como las orejas de cerdo, la omelette de ostras, el lomo al cañón y muchos más de esa época de ensueño de hace mas de 200 años.-
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.