Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 1990/12/31 00:00

MESA Y LICORES

MESA Y LICORES

BARMANIA
Todos parecen estar de acuerdo en que el buen tomador no es aquel que toma mucho sino aquel que sabe degustar el licor, que lo disfruta en el momento preciso y sabe seleccionar el trago ideal para cada ocasión .
El buen tomador, por supuesto, también sabe darse sus lujos. Y como un coleccionista de arte siempre está dispuesto a buscar la mejor pieza para seguir cultivando su afición. El placer que el coleccionista encuentra en sus joyas, el buen tomador, en el mejor sentido de la palabra, lo encuentra en su bar.
Para muchos, el bar es el mejor rincón dé la casa, es el sitio consentido e intocable por las manos ajenas. En otras palabras, el bar tiene el sello de la personalidad de su dueño, y como tal, debe ser respetado. Sin embargo, la afición por el bar tiene la ventaja -a diferencia de otras obsesiones de ser un placer compartido. De nada sirve tener un buen bar si no se exhibe a los amigos todo lo que se puede hacer con él. No existe mayor satisfacción para el amante del licor que deleitar el paladar de todo visitante con el más exquisito coctel. Así como no existe para él mayor frustración que carecer del trago solicitado.
Por esta razón, el inquieto barman hogareño siempre tiene tiempo de inspeccionar su recinto sagrado, de suplir el trago que se agota y de reponer cualquier elemento, por superfluo que sea.
Pero al contrario de lo que pueda parecer, mantener un buen bar en casa no es tan complicado. Tal vez lo único necesario es escoger el sitio adecuado, aquel rincón que posea su energía propia para este tipo de labores. Lo demás corre por cuenta de la afición que se tenga y -obviamentede la experiencia.
Entre más se cultive el arte de preparar licores, más se encontrarán elementos necesarios. Los cuales imprimirán ese sello personal que sólo los buenos aficionados cultivan. Quizá por eso no existe un bar igual a otro, y no existen dos cocteles exactamente iguales en lugares diferentes.
Si se está a punto de saltar hacia ese mundo exótico del bar, lo primero que se debe tener en cuenta son los utensilios básicos con los que el barman preparará y presentará sus descubrimientos. Una vez obtenido un recetario completo de cocteles, al que se pueden añadir invenciones propias, el aficionado encontrará que necesita una serie de elementos, sin los cuales es imposible trabajar.
En este sentido, los especialistas sugieren, como mínimo, disponer de los siguientes utensilios:

· una coctelera de 16 onzas
· una licuadora y una batidora
· una cuchara de mango largo
· un exprimidor de limones
· un embudo
· un colador
· un batidor de huevos
· una botella para los bitters
· un vaso de 16 onzas, indispensable para todo tipo de mezclas · un cuchillo para cortar frutas
. una jarra para el martini
· una copa medidora de una onza
· una copa medidora de una y media onzas
· pinzas para el hielo
· palillos mondadientes
· un sacacorchos
· un corcho con surtidor para una sola línea
· una hielera, fundamental a la hora de mantener el vino a la temperatura ideal
· unatabla para picar
· revolvedores de cristal
Como siempre, lo demás corre por cuenta del barman. Sólo de su fino tacto depende el exito del bar. Escoger los licores adecuados, las frutas más frescas mantener el hielo en un recipiente limpio y guardarse de que se conserve constantemente seco, son detalles fundamentales a la hora de preparar un buen trago. Al fin y al cabo, es un placer exclusivamente degustativo.
La experiencia y el buen gusto ayudarán a pulir ese deleite. Y no se debe olvidar que el toque personal en cada receta será el único capaz de generar la exclusividad que todo buen tomador busca, esa fama dentro del circulo de amigos que en última instancia es el mayor orgullo de todo aficionado al bar.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.