Miércoles, 22 de octubre de 2014

| 1984/10/29 00:00

MODA COLOMBIANA

MODA COLOMBIANA

GLORIA TREJOS
"En mi concepto la moda es siempre el reflejo de un cambio que abre el campo a la creatividad y allf todo está permitido. La verdad es que ya no existen nuevas ideas sino nuevas formas de tratar viejas ideas". Gloria Trejos nació en Bogotá la víspera de navidad hace menos de treinta años. Hace más de diez años abrió su boutique Contempo con la idea de comercializar la moda retro que entonces empezaba a imponerse en las pasarelas del mundo entero. Los ceñidos trajes de satín cortados al sesgo, los drapeados y los vestidos combinación fueron mostrados en los desfiles que ella presentó en distintos lugares del país. Los plisados, los talles largos, eran la orden del día en el almacén. Hoy, esta muchacha morena y menuda, está buscando nuevos horizontes. "Ya no tenemos la competencia del contrabando. Es verdad que ahora no disfruto esas telas maravillosas, pero en cambio tengo un mercado mucho más grande al que debo atender". Gloria diseña ahora para distintas firmas colombianas desde una exclusiva línea de jeans hasta una nueva marca de blusas románticas,pasando Dor uniformes deportivos y "ropa para señoras discretas".
Las dimensiones de Contempo le han quedado estrechas. Sus maniquíes muy estilizados a los que se han habituado los paseantes de la quince, siguen mostrando imperturbables los trajes de coctel al lado de los estilos safari que la diseñadora crea no solamente para su propia línea sino para una comercialización mucho más amplia. Ahora, con la apertura del centro Eva de pret a porter, a pocos pasos de su almacén, un público diferente se detiene ante la boutique que muestra ideas viejas en sus trajes nuevos.-
MONICA DAVILA
Cuando Mónica Dávila pesaba 75 kilos encontró que era prácticamente imposible hallar moda para ella y menos lucir con un peso inferior del que tenía. Ese fue el nacimiento de su boutique "Púrpura".
Resolvió iniciar el diseño de modelos deportivos tipo sudadera con los cuales se sentía cómoda y lucía mejor.
Yendo de un lado para otro empezó la selección de accesorios deportivos y con el auge del jogging y el jazzexercise, ella misma entró en esa onda y se vio de la noche a la mañana trotando patinando y bailando como una consumada deportista. Así se dio cuenta de las necesidades que había en cada una de esas disciplinas y mientras bajaba de peso sin sentirlo, --ahora tiene una esbelta silueta de cincuenta y cuatro kilos--llegó a convertirse en una verdadera autoridad en técnicas para adelgazar llegando a la conclusión de que las pesas, que ella vende en su almacén, son el único método efectivo para endurecer los músculos cuando éstos empiezan a perder su elasticidad. La sofisticada decoración que hoy luce "Púrpura" en la calle 85 arriba de la 11, se parece más a un almacén especializado de Nueva York o París que al localito de entretención que su dueña abrió con una barra de hierro regalada por un amigo. "Antes las señoras se vestían de sastre elegante para ir a misa. Hoy, como el domingo es el día del campo, del descanso o la ciclovía, todas buscan la sudadera que les sirva en forma perfecta para todas las actividades y con seguridad la encuentran en mis diseños que van desde los más sencillos y clásicos hasta los más sofisticados y modernos. Mi hija Andrea de 12 años, mi única socia y modelo es quien me ha servido para actualizarme sobre los deseos de la juventud. Ella me trajo las ideas de chalecos sobre camisetas y éstas sobre trusas. Combinaciones audaces de colores, una línea tan informal que yo no la había concebido antes".
Mónica suple en su almacén los requerimientos que le hacen desde las bailarinas de ballet que buscan sus mallas o sus calentadores de piernas y zapatillas, hasta los jóvenes ejecutivos que quieren sentirse super atractivos cuando se dedican a sus prácticas habituales al aire libre en las calles, los parques o los clubes. A esta ejecutiva, el día le resulta insuficiente, con un optimismo contagioso planea ahora dirigir su propio gimnasio y espera que su oferta de prendas por correspondencia, solicitadas a través del cupón que va en su anuncio, le demuestre que este sistema nuevo puede implantarse para esta moda nueva que ha pasado a ser fundamental en el mundo actual y que se ha definido dentro del atafago contemporáneo como ropa para descansar. Lo que la diseñadora ha logrado es que lo que ella crea tenga, además, una nota personal de refinamiento en el que influyen los materiales y los detalles.
CARLOS NIETO
Cuando a mediados de marzo del 75 se abrió en la carrera 15 de Bogotá, una sofisticada boutique con el nombre de Don Carlos y en la vitrina aparecieron novedosas camisas de rayas y ajustados pantalones de pana, los desprevenidos transeúntes pensaron que se trataba de otro de esos almacenes elegantes dedicados a producir ropa para los muchachos que circulan por esa arteria populosa manejando los automóviles de papi.
La sorpresa fue grande cuando se vio que en las tardes los más atildados socios del Jockey Club se acercaban casi subrepticiamente al nuevo almacén.
Carlos Nieto Peñaranda,el dueño del establecimiento, vestido como un joven lord inglés, atendía personalmente a la clientela y se encargaba de supervisar desde la toma de las medidas hasta cada una de las pruebas que se hacían a sus clientes acoStumbrados a los expertos de Saville Road. Nieto tuvo el buen juicio de contratar para sus talleres a cortadores y sastres que ya tenían prestigio como confeccionistas a domicilio. Con los paños ingleses que en esa época entraban libremente al país entregaba vestidos que nada tenían que envidiar a los traídos de Londres. Al lado de su taller sobre medidas, el novel industrial empezó a desarrollar la confección en serie y al poco tiempo lanzó su propia línea con nombre y apellido "Carlos Nieto" y su marca empezó a verse sobre las caderas de jóvenes y muchachas que empezaron a exigirle además otras prendas hechas con tallas precisas. El impecable blazer azul y los pantalones flanel o tono camello, fueron uno de los elegantes uniformes que se impusieron dentro de las líneas del almacén que pronto consideró insuficiente su local inicial. Con la clara influencia de la línea masculina en los diseños para la mujer, pronto la producción cubrió ambos campos y la aparición de Bettina Spitz,como asesora permanente de las creaciones del establecimiento, hizo que éste ampliara su radio de acción y abriera una nueva sucursal en Unicentro donde la ropa júnior y las creaciones unisex han hecho que la clientela se multiplique y que con un amplio optimismo Nieto asegure que ni él ni sus colaboradores se han dado cuenta de la tan llevada y traída recesión,porque con el cierre de las importaciones no han tenido problema para encontrar los materiales hechos en el país que suplan a veces con ventaja, especialmente en los costos, a los que se importaban en los primeros tiempos.
Hay algo que da una idea muy clara del impulso que este muchacho tiene en el ámbito de su trabajo. Ya no hace más trajes sobre medidas. El dice sin ningún titubeo: "antes me consideraba el Valentino de la alta costura colombiana. Ahora creo que soy el Giorgio Armani". Todas sus energías están centradas en la planificación de un nuevo almacén de departamentos: "una especie de "sacks", donde se vistan las tres generaciones, el abuelo, el padre y el nieto". Este generador de moda colombiana, asegura además que uno de los secretos de su éxito reside en que viaja por lo menos una vez al mes a Medellín,donde se producen las materias primas de todos sus diseños .-
CECILIA ORTIZ
La impresión que da, tanto Ceci (Cecilia) como su almacén, es que pertenecen a un refinado rincón de otro país. Esta antioqueña emprendedora casada con un próspero hombre de negocios y madre de dos hijos, hubiera podido quedarse cómodamente en su casa sin someterse a las angustias diarias que representan el manejo de su taller, su almacén y los viajes permanentes para estar más que actualizada en todos sus diseños. Con su socia, Camila Botero otra antioqueña que tiene las pilas puestas, han hecho de su almacén un verdadero centro de la moda. "Nuestro objetivo principal es crear prendas que se adapten a nuestro medio, que sigan obviamente las tendencias internacionales y que con materiales nuestros y óptima mano de obra den un producto de primerfsima calidad".
En sus llamativas vitrinas de la Avenida 82 se ven siempre colocados con gracia,trajes sofisticados de una moda andrógina y casual que cae divinamente lo mismo sobre siluetas flacas que sobre las que están un poco pasadas de kilos. Dentro se consigue desde un modernísimo vestido de baño hasta un elaborado traje de noche y obviamente no todo sale de las concepciones de "Ceci" . Hace poco Octopus invitó a la presentación de la segunda colección de Amelia Toro en Bogotá. Una vez más acojió bajo su tutela el talento de esta joven bogotana de 23 años, que es toda una revelación en el campo del diseño y que demostró lo avanzado de sus concepciones y su estupenda creatividad en las chaquetas estructuradas de corte impecable y colores atrevidos que se ajustaban en las caderas haciendo un trapecio perfecto con las inmensas hombreras.
"Queremos ofrecer a nuestra clientela de Bogotá una moda casual, de avanzada y elegante a la vez. Cambiar esa imagen tan tradicional de las bogotanas de vestirse con colores tristes y líneas a veces demasiado clásicas, se puede introducir una modamás audaz sin perder el buen gusto". Cecilia y Camila son unas abanderadas de la moda actual de los colores brillantes y alegres. Viven permanentemente informadas con anterioridad de los cambios en las tendencias en Milán, Paris y Nueva York. Pero lo que las individualiza es su filosofía de promover las nuevas figuras, de buscarlas donde estén y de ofrecerles su taller y su infraestructura para mostrar lo que son capaces de hacer con su talento y los materiales colombianos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×