Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/1/2011 12:00:00 AM

Movidas en el barrio

A tiempo que cada vez llegan más inversionistas extranjeros, más empresas colombianas expanden sus negocios en América Latina.

La inversión de empresas colombianas en el exterior ascendió, en 2010, a 6.504 millones de dólares, dos veces más que lo registrado en 2009. Esta cifra demuestra que los empresarios no están quietos y que están decididos a traspasar fronteras, abrir mercados y conquistar más clientes.

Según el Banco de la República, este flujo neto de inversión colombiana se destinó principalmente a adquirir participación accionaria en el exterior en empresas de explotación de minas y canteras, la generación y distribución de energía y actividades de intermediación financiera.

Y según el destino de estos flujos, hay un especial interés de las empresas colombianas por el mercado centroamericano y por vecinos más cercanos, como Perú y Chile, con los que se está conformando un bloque de negocios muy importante.

Un recorrido por la región muestra las más importantes inversiones de empresas colombianas, muchas de las cuales, empiezan a ser jugadores estratégicos en ciertas actividades.

El sector financiero centroamericano tiene como gran jugador a la banca colombiana. Bancolombia está presente en Puerto Rico y Panamá y hace cuatro años reforzó su presencia con la compra que hizo en El Salvador de Banagrícola, una entidad con el 30 por ciento del mercado (crédito y depósitos) de ese país.

Pero el Grupo Aval acaba de protagonizar el negocio más grande del sector financiero colombiano en esa región. A finales del año pasado compró por 1.900 millones de dólares a BAC-Credomatic, uno de los principales grupos financieros de esa región, con presencia en México y Estados Unidos y con aproximadamente dos millones de clientes.

Por su parte, Suramericana de Seguros amplió su portafolio de inversión en el área, y ahora, además de Suramericana Panamá es dueña en El Salvador de la Aseguradora Suiza Salvadoreña (Asesuisa), líder en el mercado asegurador de ese país, y de Proseguros (Progreso Compañía de Seguros S.A.) en República Dominicana. A su turno, la Administradora de Pensiones Protección adquirió a Crecer, el mayor fondo de pensiones en El Salvador.

Firmas comisionistas de Bolsa como Valores Bancolombia e InterBolsa están en Panamá.

Otro sector que encontró una gran oportunidad en Centroamérica es el eléctrico. Empresas Públicas de Medellín (EPM) se fue de compras por allá. Además de las empresas de distribución adquiridas en Guatemala, este año gestionó las distribuidoras Ensa de Panamá y Delsur en El Salvador. Según el gerente general de EPM, Federico Restrepo, "la estrategia de internacionalización desarrollada durante los últimos meses, le ha significado a EPM ocupar un puesto de liderazgo en el sector de distribución de energía en Centroamérica".

En 2010, la Empresa de Energía de Bogotá (EEB), constituyó la Transportadora de Centroamérica (Trecsa), que construirá el proyecto de infraestructura de energía más importante de Guatemala y prestará el servicio de transmisión de electricidad a partir de 2013.

Interconexión Eléctrica S.A. (ISA) participa en distintos proyectos de transmisión en Centroamérica y también trabaja en interconectar Colombia y Panamá, de la mano de Etesa.

El sector inmobiliario y de la construcción ya tiene una amplia base en Panamá. Cementos Argos definió como eje de su actividad a Centroamérica y el Caribe, posee plantas cementeras y terminales marítimas en Panamá, Haití y República Dominicana. En el sector de alimentos hay una masiva llegada de empresas colombianas. Casa Lúker, Colombina, el Grupo Nutresa (antes Nacional de Chocolates) operan en varios países de esa región. Leonisa tiene planta en Costa Rica. En la hotelería se destaca la cadena colombiana Decamerón, con presencia en El Salvador y Panamá. Y también desembarcaron en ese territorio otras compañías colombianas como Productos Familia, el Grupo Carvajal y Terpel.

Entre los vecinos

Dentro de esta arremetida de las empresas colombianas por salir a buscar nuevos mercados, los vecinos más próximos son ahora el foco de atención. Perú se ha convertido en un destino al que todos quieren entrar. Ya hay presencia muy notoria en ciertos sectores.

ISA y la EEB participan en la Red Eléctrica del Perú (REP) y el Consorcio Transmantaro, que operan el 63 por ciento del sistema de transmisión eléctrica en Perú. El Grupo Energía de Bogotá ha venido fortaleciendo su presencia en el negocio de transmisión en ese país, donde además tiene la filial Contugas, que posee la concesión por 30 años para transportar y distribuir gas natural en el departamento de Ica (Perú).

Este año, la EEB se quedó con el 60 por ciento de Gas Natural de Lima y Callao S.A. (Cálidda). Según la presidenta de la EEB, Mónica de Greiff, estas son inversiones pensadas para el largo plazo, por lo que sus retornos solo se consolidarán a mediano plazo.

En el sector financiero, el Grupo Bancolombia está presente en Perú con tres negocios: fiducia, leasing y renting, y en el mercado se especula que la próxima jugada internacional de este grupo será operar su propio banco. También el entonces Grupo Nacional de Chocolates abrió en 2007 filial en Perú.

En la estrategia de internacionalización de Ecopetrol comenzó en Brasil, donde la petrolera colombiana tiene una filial para exploración y producción. El año pasado tuvo ya el primer descubrimiento. En Perú, Ecopetrol, además de tener una filial, es dueña en un 50 por ciento de Savia Perú, la tercera compañía petrolera de ese país.

Aparte de Perú, en el mercado chileno hay oportunidades para algunas empresas colombianas. Allí están Manuelita, Colombina, Cartones América, el Círculo de Lectores, Terpel, SaludCoop, Ursus y Legis. Dos tramos del TranSantiago (el TransMilenio chileno) son operados por firmas colombianas.

Gracias a la integración del mercado de valores (Mila) que conformaron las bolsas de Colombia, Chile y Perú se ha generado un bloque de economías que está animando a muchos empresarios a buscar oportunidades.

Salvador Arenas, gerente de estudios de la firma chilena de servicios financieros Larrinvial, afirma que este bloque tiene un potencial de crecimiento muy grande y que hay complementos entre los tres mercados.

Las empresas listadas en las bolsas de Colombia, Lima y Santiago se volverán más visibles para los inversionistas en cada una de estas tres plazas, lo que abre un abanico de oportunidades para buscar capitales.

Colombia ya no solo es foco de atracción de los inversionistas extranjeros que quieren venir a participar de la torta del mercado, muchas de las empresas colombianas adquirieron un músculo financiero importante que les permite hacer lo propio: salir a la conquista.

Hay empresas locales que están mostrando que sí se puede lograr un poderío regional, como el caso ISA. A través de sus diferentes negocios está en Centroamérica, Brasil, Bolivia, Argentina, Chile, Perú y Ecuador. Internexa, una de las filiales de ISA, ofrece servicios de transmisión de datos por fibra óptica y actualmente conecta a Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú y Chile. ISA entró al área de infraestructura vial de Chile y se convirtió en el mayor operador de ese país.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.