Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/20/2004 12:00:00 AM

Nada es lo que parece

En las últimas dos décadas los géneros masculino y femenino han perdido sus límites para dar paso a fenómenos como el metrosexualismo y el transgenerismo.

El domingo pasado la marcha del orgullo gay se tomó las calles bogotanas. Al igual que en los desfiles anteriores, las drag (acrónimo en inglés de Dressed As a Girl) queens se robaron el show y las miradas por la vistosidad de sus trajes. Quienes las vieron es casi seguro que pensaron que eran travestis, con toda la carga peyorativa que tiene este término, lo cual no es cierto. ¿Qué son entonces? En las últimas dos décadas una auténtica revolución ha puesto patas arriba la definición sobre los géneros. El sexo es una realidad biológica que determina que un ser humano sea hombre o mujer. El género es la identidad cultural que se construye a partir de esa realidad.

Hasta hace muy poco tiempo se aceptaba como un hecho fáctico que sólo existían dos géneros: el masculino y el femenino. Uno y otro servían en forma perfecta al modelo de una sociedad heterosexual. En la década de los 90 surgió en ciertas comunidades la idea política de lo queer. Este término significa, en la acepción norteamericana, "enfermo, raro, anormal, marica o puta". Los homosexuales lo adoptaron como expresión de su rechazo a las categorías sexuales establecidas y consideradas normales por la mayoría. Esta idea se unió en 1992 a las expuestas en el manifiesto Trangender Liberation, de Leslie Feinber, considerado la punta de lanza de las políticas y los estudios transgénero y de la comunidad transgenérica, que poco a poco han ganado terreno en el mundo. En este campo ya nada es lo que parece. Las nuevas definiciones de género están, como ciertas páginas de Internet, en construcción permanente. En relación con este tema Marina Talero Monroy, sicóloga coordinadora de la Red de Apoyo a Transgeneristas, Trans-Ser, dice: "Cada día estamos creando realidades nuevas a las cuales necesitamos denominar. Si tenemos una palabra la usamos, si no, la tomamos de otra lengua extranjera siguiendo las reglas de la lingüística y como última instancia nos inventamos un concepto que describa ese proceso".

Este es un glosario de términos necesarios para entender las transformaciones en el campo del género.



Términos que hacen referencia a la orientación sexual

Heterosexualidad: práctica erótica y afectiva entre personas de diferente género.

Homosexualidad: es la práctica erótica y afectiva hacia personas del mismo género.

Lesbianismo: también homosexualidad femenina. Atracción y práctica erótica y afectiva entre las mujeres. El término proviene del nombre de la isla griega de Lesbos, lugar en el cual vivió Safo, la poetisa que escribió poemas de amor a otras mujeres.

Bisexualidad: es la práctica erótica y afectiva de una persona con individuos del mismo género y del opuesto, en forma simultánea o alterna.

Términos que hacen referencia a la identidad de género:



Género: la Real Academia Española (RAE) dijo a mediados del pasado mes de mayo que este término estaba siendo mal empleado. Para la RAE esta palabra se define como "conjunto de seres establecidos en función de características comunes" y "clase o tipo". En gramática significa "propiedad de los sustantivos y de algunos pronombres por la cual se clasifican en masculinos, femeninos y en algunas lenguas también neutros". Para la RAE no existe en el español una tradición de usar la palabra género como sinónimo de sexo. Este término es el correcto para "designar la condición orgánica, biológica, por la cual los seres vivos son masculinos o femeninos".

Para la Academia, 'género' es la traducción del inglés gender, en cuyos orígenes es posible encontrar un uso por parte de los puritanos como sinónimo de sexo. Todo con la intención de no utilizar esta palabra. En los años 60 del siglo pasado el término gender comenzó a ser usado con el sentido "de sexo de un ser humano' desde el punto de vista específico de las diferencias sociales y culturales, en oposición a las biológicas, existentes entre hombres y mujeres". Por esta vía en español ha llegado a identificarse género con sexo.

Transgenerismo: la posibilidad que tienen todas las personas de participar activamente en la construcción de identidad de género transformándola y transitando por ella.

Transgenerista: la persona que ejerce el transgenerismo. En este campo se incluyen transformistas, travestis, transexuales, mujeres transgeneristas, hombres transgeneristas y personas andróginas.

Transformista: hombre que se viste con prendas femeninas, se maquilla, por el deleite de la transformación y por tiempos cortos. Aquí se incluyen las llamadas en inglés drag queens y en español las 'reinas de la noche' o 'reinonas'. Ellas crean una representación femenina, pero se diferencian de la mujer típica por su maquillaje artístico y llamativo, pelucas largas y vestidos de 'fiesta' (vistosos, coloridos, brillantes), tacones altos y uñas extremadamente largas.

Travesti: el hombre que se viste de mujer, se maquilla, moldea su cuerpo con hormonas e implantes hacia una expresión femenina, cambia de nombre en su documento de identidad y se asume un rol travesti todo el tiempo.

Transexual: la persona que en el proceso de identificación del rol de género se hace la reasignación sexual, es decir, la cirugía de cambio de sexo.

Mujer transgenerista: el nacido hombre que construye la identidad de género femenina y la expresa en la cotidianidad o en los momentos en los cuales la cultura se lo permite, mientras culmina el proceso de invisibilización como mujer. No es ni travesti ni transexual.

Hombre transgenerista: la nacida mujer que construye la identidad de género masculina y la expresa todo el tiempo pero no es transexual.

Personas andróginas: son aquellas que no se identifican ni como mujeres ni como hombres y juegan un rol de género indiferenciado.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.