Miércoles, 18 de enero de 2017

| 1990/01/08 00:00

NAVIDAD

NAVIDAD

ESTE AÑO SI
Año nuevo, vida nueva. Cada 31 de diciembre parece ser ese límite imaginario que separa lo conforme de la felicidad suprema.
Es inevitable soñar con lo que vendrá. La euforia decembrina invita a la fantasia. La mente humana parece diseñada para hacer borrón y cuenta nueva cada vez que el calendario presenta otro pomposo 1° de enero. Las desdichas, entonces, quedan atrás y lo único que se espera son noticias de éxito y de alegria.

Así mismo, quedan atrás los errores voluntariamente cometidos, los vicios y los desatinos.
Se espera una enorme dosis de suerte para los 365 dias que se vienen, pero se sabe que hay que poner mucho de si mismo. Con este marco, el fin de año presenta otro de sus ingredientes indispensables: las promesas.

Es cuando los fumadores apagan en su imaginación el último chicote y los bebedores desocupan las copas de más.
Las gorditas se programan para iniciar, mantener y terminar a cabalidad la dieta de moda y los estudiantes aseguran a sus padres que este año sí verán las mejores calificaciones en las libretas.

¿Cuántas promesas se cumplen? Posiblemente ningún investigador se le ha medido a una estadistica de este tipo. Los indices de incumplimiento tal vez resultarian tan altos como los de reincidencia.

Porque, eso si, con tal de prometer son muchos los que prometen cada 31 lo mismo de los últimos años.

En todo caso, el fin de año no seria el mismo sin promesas. Y como el límite de la fantasia se acerca a pasos agigantados, es hora de ir pensando las de este año.

PAPA NOEL
"LA ULTIMA NAVIDAD SIEMPRE ES LA MEJOR"
Papá Noel vuelve por sus fueros. Su paciencia de once meses se ve premiada, una vez mas, con su protagonismo docembrino. Una pausa en el camino, a su paso por Colombia, fué aprovechada por SEMANA para lograr una entrevista.

SEMANA: ¿Qué es lo bueno, lo malo y lo feo de la Navidad?
PAPA NOEL: Lo bueno, que me convierto en el ser más añorado y querido por todos, más que Batman y que el sapo del Superman. Lo malo, que este animo maravilloso sólo dura un mes.
Lo feo, definitivamente, la ortografía de los niños.

S.: ¿Es verdad que usted es hincha del Santa Fé?
P.N.: Eso ni lo mencione. La última vez que me dijeron una impertinencia de esa clase, los hinchas de Millonarios dejaron las chimeneas encendidas. ¡No se imagina el quemoncito! Pero, bueno, la verdad es que yo vi jugar a Panzuto, Ovejero, Sekularac y Pandolfi.

S.: ¿Le parece injusto que los niños sólo se acuerden de usted en diciembre?
P.N.: ¿Se imagina la "rentica" si se acordaran de mi más a menudo?
S.: A propósito, ¿cómo andan sus finanzas?
P.N.: En quiebra. El presupuesto para el Tercer Mundo es cada vez más reducido. Cómo será, que el año pasado estuve a punto de pedirle un préstamo al Banco Mundial.

S.: ¿Existe alguna pugna entre usted y los Reyes Magos?
P.N.: Absolutamente ninguna. Si no fuera por ellos, me tocaria "camellar" hasta el 6 de enero.

S.: ¿Cómo se dividen los regalos?
P.N.: Yo llevo los más pesados.

S.: ¿No es eso injusto? Ellos son tres...

P.N.: Yo creo que no.
Al fin y al cabo yo voy motorizado.

S.: ¿Se refiere al trineo?
P.N.: Efectivamente.
Pero no es un trineo cualquiera... lo tiran ocho renos Creo que es lo que ustedes llaman hoy en día un V-8.

S.: ¿Noel es su nombre de pila?
P.N.: No, mi verdadero nombre es Nicolás. Nací en Turquía hace muchos años pero ahora soy ciudadano del mundo.

S.: ¿Hace cuántos años exactamente?
P.N.: Eso es reserva del sumario.

S.: En todo caso, ¿qué hace para conservarse tan bien?
P.N.: ¡Tonterías! Uno es tan joven como quiere ser.

S.: ¿Lo afana la obesidad?
P.N.: Para nada. Ese cuarto de caloria por botella me tiene sin cuidado.

S.: Usted tiene fama de dar muy buenos regalos. Sin embargo ¿alguien le da regalos a Papá Noel?
P.N.: Efrain Pachón queria obsequiarme unos leones, para remplazar mis renos. Pero no los acepté. Me pareció un truco publicitario.

S.: De todos los países que recorre cada año, ¿cual le gusta más?
P,N.: Colombia, por supuesto. A pesar de la aduana y del mal estado de las vías, la gente es maravillosa. Además, me fascinan los buñuelos, la natilla, el ajiaco y los tamales.

S.: ¿Nunca ha pensado en casarse?
P.N.: No hace falta. Ya tengo muchos hijitos adoptivos.

S.: ¿Qué hace usted de enero a noviembre?
P.N.: En enero descanso. Los otros diez meses los dedico a leer cartas y a empacar regalos.

S.: A propósito de lectura, ¿cuál es su escritor preferido?
P.N.: Los cuatro evangelistas. Todos me gustan por igual.

S.: ¿Y su pintor favorito?
P.N.: Me fascinan los ángeles de Botticelli.

S.: ¿Hay alquna Navidad que recuerde especialmente?
P.N.: Recuerdo con nostalgia la de 1941. El mundo estaba en plena guerra y en ese diciembre muchos regalos no llegaron a su destino, por causas que prefiero no recordar.

S.: ¿Cuál ha sido la más feliz?
P.N.: La última siempre es la más feliz.
Cada vez es mayor la esperanza de construir un mundo mejor.

S.: ¿Existe algún regalo que le haya costado trabajo conseguir?
P.N.: Mucho me han pedido por la paz de Colombia. No crea que me he olvidado. Ese es un regalo que estoy empacando con especial cariño.-

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.