Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/11/1993 12:00:00 AM

NAVIDAD

ENTRE PESEBRES Y GUIRNALDAS
HACE MUCHOS, MUCHISIMOS AÑOS en un humilde pesebre en Belén nacía Jesús, el hijo de Dios. Las profecías de sus antepasados judíos ya lo habían anunciado y todo estaba dispuesto para que el Rey de Reyes llegara al mundo en medio de una de las manifestaciones mas profundas de sencillez.
Meses antes, María, su madre, recibió el anuncio del arcánqel San Gabriel. Ella, símbolo de pureza, amor, entreqa y bondad, era la mujer escogida por Dios para ser la madre de la humanidad. Durante nueve meses su vientre sirvió de cuna para el niño llamado Jesús, y durante esos nueve meses su corazón fue el hogar de la alegría más intensa que ella, con sabiduría, sabía llevar en silenciosa paz. Por su parte, José, esposo de María y padre putativo de Jesús, había sido avisado en sueños acerca de la importancia del hijo que esperaba María y de la misión que él debía realizar como papá.
Con humildad y recogimiento María y José recibieron en un pesebre en Belén el nacimiento de su hijo Jesús. Y con él, la visita alegre y respetuosa de los pastores que estaban en el lugar y habían recibido el mensaje de los angeles de Dios. Entre tanto, una estrella guiaba los pasos de tres reyes mago que venían de Oriente para alabar al Rey y entregarle sus ofrendas.
Desde entonces, esta escena partió en dos la historia de humanidad. La Natividad de Jesús es celebrada por todos los cristianos del mundo. Una época de recogimiento, de alegría y en la que se percibe, "la claridad poética de diciembre" como señala en sus escritos Lácydes Moreno Blanco.
Alrededor de la escena del pesebre han sido muchas y muy diversas las costumbres que han surgido. Arbolitos de Navidad, las botas de la chimenea, coronas, adornos, detalles, obsequios, fiestas, cenas majestuosas y sencillas. Un verdadero festival que día a día toma verdadero colorido.
Hoy esta tendencia es especialmente evidente. Suspendida de una pared, de una ventana o quizá de la rama de un pino está la Navidad. Aquella época de recogimiento espiritual en la que el corazón humano logra resplandecer día a día a lo largo y ancho del mes de diciembre.
La Navidad se manifiesta en sonrisas, detalles, en la solidaridad y hasta en la paz que existe en el aire decembrino. Es un halo de imaginación y color que durante los días previos a la noche del 24 de diciembre, se tiñe de verde y rojo para atrapar con su mejor semblante hasta a las personas más rudas.
Imaginación y colorido visten por esta época del año a todos los hogares del planeta. Todos aquellos que celebran la Navidad cristiana con todas las de la ley.
Una tradición que arrancó en el pesebre de Belén y que ha desencadenado una serie de interesantes expresiones que se perciben con claridad en las decoraciones decembrinas de hoy.

Rojo y verde
Bailando y danzando al son de los villancicos, infinidad de familias por estos días se dedican a elaborar el pesebre, el árbol y a adornar toda la casa como Dios manda. Una infinita fiesta de villancicos y oraciones que comienzan a preparar el ambiente familiar para recibir en los corazones al Niño Jesús.
Con el misterio y el fervor que merece, la construcción del pesebre se lleva algún tiempo. Pero de esto lo más difícil es encontrar el lugar en el que la figurita del Niño permanecerá escondida hasta la madrugada del 24 de diciembre.
Noche tras noche a partir del 16 de este mes, niños y adultos reunidos alrededor de esta escena podrán como nunca encontrarse para rezar con devoción la Novena de Aguinaldos. Una tradición de gran acogida en Colombia y que en muchos hogares es el objetivo principal para prepararse a recibir a Jesús.
Pero las expresiones navidenas de hoy no se detienen allí. Y prueba de ello es el contagioso virus decorativo que vuela por el aire decembrino y que se posa día a día en algunos almacenes de las ciudades colombianas. Se trata de lugares especializados en Navidad. Allí se encuentran pesebres de todos los tamaños, colores, formas y estilos. Pueden ser artesanales, clásicos, barrocos o quizá con un toque muy "Botero" con figuras gorditas y llenitas.
Estos refugios de expresiones navideñas también albergan un infinito universo de bombas, figuras y moños para decorar con creatividad el árbol de Navidad. Largas tiras de guirnaldas plateadas, verdes, rojas, doradas y amarillas aparecen en el panorama navideño de hoy.
Y como si se tratara de la madre naturaleza, los fabricantes de árboles navideños decidieron elaborar todo tipo de pinos, los hay tupidos, canadienses, enanos, candelabros, entre muchos otros.
Si alguna persona desea el efecto de nieve en su árbol, también podrá encontrarlos con pequeñas gotas artificiales blancas que simulan el efecto del invierno.
Pero lo que resulta una verdadera feria rojiza y verde, son los adornos para colocar en las casas o en las oficinas. Según Juan Pablo Noguera, gerente del almacén Flores y Servicios, "las coronas se llevan el primer puesto este año". El resurgimiento de este elemento decorativo ha sido verdaderamene impactante sobre todo en Bogotá. Para Noguera, la corona dejó de tener ese carácter fúnebre con el que la asociaba el común de la gente y volvió a vestirse de Navidad en este año.
De igual forma los adornos de flores secas y velas han tenido un gran éxito para decorar tanto los halls de las viviendas como los escritorios de las oficinas.
Para las personas que desean ver este año su hogar vestido de Navidad y a la vez muy moderno, Noguera señaló además que el toque "in" son las guirnaldas rojas, verdes y plateadas que en esta ocasión se salen del árbol y pasan a decorar las ventanas, los pasamanos de las escaleras e incluso los marcos de las puertas.
Los árboles este año están bajo la tendencia de los coordinados. Esto significa que si la decoración de la casa es artesanal, el árbol también debe tener figuritas artesanales, si la decoración es barroca, el mercado ofrece hoy figuritas de este estilo muy llamativas. El "comodín", para jugarse la carta de la sencillez en el árbol navideño son los moños con estampados o en colores rojos y verdes. Este accesorio logra dar vida al arbolito.
Las velas navideñas son otro de los elementos más apetecidos en esta temporada. Se pueden utilizar en los candelabros o quizá juntas adornando una mesa pequeña, una estantería o un mueble de madera. Las botas de Navidad definitivamente pasaron de moda. Este año su reemplazo fueron las coronas y los moños con cascabeles dorados y plateados que se est&n utilizando por montón.
Los muñecos vestidos de Navidad, los Papá Noel acompañados de Mamá Noel, los viejitos y demás figuras en trapo, son ideales para colocar en algún rincón de la sala, debajo del árbol y hasta en las habitaciones.
Para este año la mesa de Navidad puede disfrutarse a todo dar. Pues quizá nunca antes hubo tantas cosas como ahora. Platos, bandejas, vasos, servilletas, manteles, portavasos, individuales, servilleteros, todo para la cena del 24.
Un festival de color, nostalgia, emotividad y alegría que año tras año logra reunir a raíz del pesebre, un sinnúmero de expresiones decorativas en los hogares que celebran la Navidad cristiana.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.