Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2002/04/22 00:00

Negocio estable

Pese a todo lo que pasó en 2001 las aseguradoras tuvieron un buen año. Pero las perspectivas para 2002 no se ven muy bien.

Negocio estable

Cuando se habla del comportamiento de la industria aseguradora en Colombia es importante tener en cuenta el mayor grado de incertidumbre que sembró en el campo de los reaseguros lo ocurrido el 11 de septiembre en Estados Unidos. El terrorismo no solamente se ha convertido en punto clave de la nueva agenda internacional sino que ha puesto en alerta máxima a los grandes jugadores del negocio.

Si bien en Colombia no se presentaron mayores traumatismos en la industria aseguradora, prácticamente todas las compañías hicieron ajustes en sus planes de negocios y retocaron los términos contractuales a la hora de cubrir riesgos catastróficos, actos malintencionados de terceros y todas las formas de terrorismo. “Después del 11 de septiembre la letra menuda se volvió importante y ahora aseguradores y asegurados se examinan con lupa”, comentó un experto conocedor del sector. Por consiguiente, hubo incrementos en los precios y un ajuste en la prelación de los riesgos por cubrir.

Durante 2001 las ganancias de las compañías aseguradoras estuvieron en el orden de los 100.000 millones de pesos. Las cifras más grandes se dieron en el ramo de daños que, en su conjunto, creció un 26,4 por ciento respecto a 2000 (ver gráfica). Según la Federación de Aseguradores Colombianos, Fasecolda, la diferencia entre los dos años muestra que las primas emitidas por concepto de incendio y lucro cesante aumentaron en un 54,6 por ciento, las de ingeniería (minas, maquinarias y construcción) un 36,1 por ciento, las de responsabilidad civil un 34,6 por ciento, las de transporte un 28,3 por ciento y las de automóviles un 13,6 por ciento.

También hubo importantes movidas en el sector el año pasado. El grupo alemán Munchener Re hizo una inversión estratégica en el país al adquirir una participación minoritaria de Inversura, que agrupa las compañías de seguros del Grupo Empresarial Antioqueño. Otra movida importante durante los últimos meses fue la capitalización por valor de 36.791 millones de pesos que realizó el Grupo Allianz a través de su filial AGF Internacional, que en 1999 había adquirido el 60 por ciento de las acciones de Colseguros y aumentó su participación al 97,61 por ciento el año pasado.

Según Max Thiermann, presidente de Colseguros, “el respaldo del Grupo Allianz ha sido clave en el posicionamiento de la compañía y en 2001 pudimos bajar nuestras pérdidas de 119.000 millones de pesos a 25.000. Igualmente, hicimos una minuciosa revisión de nuestra cartera, cancelamos negocios demasiado onerosos y emprendimos una selección mucho más exigente de los riesgos”. Junto a Colseguros, las más importantes compañías a nivel de primas emitidas y cuotas recaudadas durante 2001, según Fasecolda, fueron Suramericana, Bolívar, Liberty y La Previsora, que conforman el grupo de las primeras cinco.

A nivel mundial en la industria aseguradora hay varias cosas que decir. En primer lugar, que en el campo de los reaseguros las pérdidas estimadas alcanzan los 50.000 millones de dólares. También que hubo grandes afectados, como el gigante asegurador inglés Lloyd’s, que según un informe de octubre de 2001 elaborado por Carpenter & Company Inc., una prestigiosa firma consultora estadounidense, perdió 1.900 millones de dólares al finalizar el funesto septiembre del año pasado.

De otro lado, el ramo de los seguros de aviación también ha sido duramente golpeado. Así mismo ha habido un retiro de capitales importante en las empresas de reaseguros y las coberturas han bajado mientras que los precios han subido.

“Todas estas circunstancias afectan a Colombia como mercado y se suman a fenómenos no menos graves en el plano local, como la violencia interurbana, el terrorismo, el aumento en la accidentalidad y las diferentes modalidades de fraude y hurto”, sostiene William Fadul, presidente de Fasecolda. En términos generales, los expertos guardan prudencia sobre lo que pueda pasar al finalizar 2002 y las grandes compañías siguen empeñadas en ser mucho más selectivas con los riesgos por cubrir. Como se vio, todo este entorno hace que sea más caro y más difícil estar asegurado contra cierto tipo de siniestros.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.