Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 1997/11/10 00:00

NO HAY ESTRELLAS INALCANZABLES

NO HAY ESTRELLAS INALCANZABLES

Para mí es un gran privilegio contribuir a la edición especial de SEMANA 'Cómo nos ve el mundo'. Estoy especialmente complacido en escribir sobre el general Rosso Serrano y la Policía Nacional Colombiana y lo tanto que han sacrificado en la lucha contra las mafias internacionales de droga.
En agosto pasado tuve el privilegio de aceptar una invitación del general Serrano, para visitar su bello país. Fue uno de los eventos más memorables y conmovedores de mi vida. Como oficial de carrera con más de 37 años de experiencia, he visto tanto crimen y devastación causados por las actividades de los narcotraficantes y los criminales. Como el general Serrano, y los hombres y mujeres de la Policía Nacional Colombiana, he hecho de mi vida una lucha contra la actividad criminal y en favor del respeto a la ley.
Desde hace tiempo había querido viajar a Colombia a rendir tributo a la valentía y creatividad de la Policía Nacional, y finalmente surgió la ocasión correcta. Mi visita se hizo en representación de todos los funcionarios estadounidenses para alabar una organización de héroes reconocida mundialmente como una fuerza conformada por hombres y mujeres cuya valentía y sacrificio han contribuido tanto al mejoramiento de la sociedad.El 5 de agosto me sentí honrado al pararme junto a la Policía Nacional, tanto como ellos han estado de pie y trabajado con la DEA en las últimas dos décadas. La DEA y toda la comunidad de funcionarios de organismos de seguridad de Estados Unidos profesan el mayor respeto y admiración por todos los hombres y mujeres de la Policía Nacional Colombiana. La Policía Nacional Colombiana es una guía de esperanza para cada agencia oficial en cualquier parte del mundo que se enfrente al peligro y a la destrucción causados por los sindicatos inescrupulosos del narcotráfico.Los ciudadanos de Colombia, y en particular la Policía Nacional, han soportado el enorme sufrimiento en manos de la mafia de Cali, la más rica y poderosa organización narcotraficante de la historia. Ninguna nación ha sufrido tanto _o sacrificado más_ en esta lucha. Demasiados hombres y mujeres valientes que se atrevieron a hacer respetar la ley o a alzar su voz en contra de estos capos de la droga _policías, jueces, periodistas y oficiales públicos_ fueron asesinados.Sin embargo, aun en contra de las probabilidades, el general Serrano y sus hombres demuestran una rara combinación de enorme valentía y determinación constante en la lucha de Colombia contra las mafias de la droga. Ellos han confrontado exitosamente a los arrogantes líderes de estas organizaciones criminales una y otra vez, y sus acciones han resultado en el arresto y encarcelamiento de estos narcotraficantes, alguna vez vistos como 'intocables'.
El general Serrano nunca perdió la fe. Cuando otros temían, o negaban enfrentarse a la tiranía y violencia de los grupos organizados del crimen, él y su gente ignoraron el miedo.Las mafias criminales contra las cuales luchamos en Colombia y en mi propio país están forjadas en el engaño, la avaricia y la sangre. Los esfuerzos mutuos de la DEA y la PNC están basados en la justicia, la dignidad humana y el respeto a la ley. Porque la DEA considera al general Serrano y a sus oficiales verdaderos socios en esta lucha de proporciones globales y estamos comprometidos a apoyarlos en su lucha. Porque el narcotráfico internacional no puede enfrentarlo una sola nación, es importante que procesos de colaboración como los de la DEA con la PNC se fomenten y mantengan.No debe sorprender a los colombianos que agentes de la DEA trabajando en Estados Unidos y alrededor del mundo se hayan inspirado de las acciones de la Policía Nacional de Colombia. Como los 4.000 agentes especiales de la DEA trabajan en ciudades o áreas rurales de Estados Unidos además de otras naciones del mundo, ellos sienten alivio al saber que los valientes hombres y mujeres de Colombia también se están enfrentando a los narcotraficantes que han deteriorado la calidad de vida de demasiada gente.
Estos narcotraficantes internacionales no respetan las fronteras nacionales, y la droga no distingue entre razas y religiones, culturas y clases, los ricos o los pobres, cientos de miles de jóvenes vidas del mundo han sido desperdiciadas y perdidas a la adicción.Estas pérdidas nos afectan a todos. Cuando se pierde un joven, es en perjuicio de todos nosotros. No solamente la familia pierde un hijo o una hija, sino que Colombia, o Estados Unidos pierden el potencial mágico latente en ese joven.Estos niños son nuestro futuro. Debemos hacer todo lo que esté en nuestro poder para proteger ese futuro, esa promesa para nuestras familias y para el mundo. Todos tenemos una deuda de gratitud con el general Serrano por su trabajo en favor de esos niños.Durante mi visita con el general Serrano en agosto, estuve abrumado por la muestra de apoyo que sus oficiales prestaron a la DEA. El atrio en la sede de la PNC estaba lleno de hombres y mujeres para quienes su deber ante la nación y su prójimo está por encima de todo. Me sentí honrado de estar en su presencia y de expresar nuestra deuda de gratitud por la valentía y el compromiso que ellos demostraron contra todo pronóstico. Fue un gran placer para mí presentar a la PNC una placa que decía:
"En aprecio de 20 años de cooperación exitosa entre la Policía Nacional Colombiana y la DEA. Esta placa reafirma nuestro compromiso continuo a esfuerzos futuros contra las organizaciones internat"ninguna nación ha sufrido tanto _o sacrificado más en esta lucha"Como cantante, no ha cambiado precisamente la historia de la música norteamericana, y como actriz ha conseguido apenas un pálido tres con cinco por parte de la crítica especializada. Y aunque algunos de sus temas musicales han visto la cima de la popularidad, sus películas -a excepción de Dick Tracy-han tenido cionales de narcotráfico".Hay una canción popular en nuestro país que fue escrita para la obra El Hombre de La Mancha. Habla de soñar el sueño imposible y alcanzar la estrella inalcanzable. Verdaderamente siento, como le dije al general Serrano y a los oficiales de la PNC ese día, que mientras existan héroes de la ley como ellos, ningún sueño es imposible y ninguna estrella es inalcanzable.
Thomas A. Constantine
Fue nombredo director e la >DEA por el presidente Clinton el 11 de marzo de 1994 . Desde esa posició, el señor Constantine orienta el trabajo de 7.000 agentes especiales y equipos de apouyó en m'as 50 países Ha rigido los recursos de la DEA a ayudar países. Ayudar a gobiernoa extranjeros para desmantelar las organizaciones narcotraficantes más poderosas del mundo incluyendo el cartel e li.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.