Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/25/2004 12:00:00 AM

"No podemos volver a las patrias bobas"

El presidente Álvaro Uribe defendió su plan tributario como estimulador del crecimiento, dijo que no se pospondrá la reforma pensional y reafirmó su voluntad de ser reelegido. SEMANA lo entrevistó para este especial de 100 empresas.

SEMANA: ¿Por qué si la economía está creciendo a un buen ritmo no cae el desempleo?

Álvaro Uribe: En este gobierno la población ocupada ha crecido en más de un millón de personas y han regresado a la seguridad social más de 400.000 colombianos sin incluir los 2.650.000 nuevos afiliados al régimen subsidiado de salud. La economía apenas está empezando a crecer. Los logros aún son muy poquitos para lo que el país necesita. Por eso hay que seguir empujando.

SEMANA: Según la Andi, la economía creció 6,8 por ciento en el primer bimestre de este año. ¿Cree que seguirá al mismo ritmo durante 2004?

A.U.: El gobierno tiene unas proyecciones macroeconómicas prudentes. El año pasado empezamos con una proyección de 2 y terminamos, sin incluir droga, con el 4,06 por ciento. La de este año también es baja pero estoy liderando un esfuerzo con el sector privado a ver si somos capaces de llegar al 5. Con el FMI teníamos una cifra de 3,8 y la subimos al 4 por ciento en la última visita.

SEMANA: Una nueva reforma tributaria puede traer otra cascada de impuestos que frene el crecimiento.

A.U.: La política tributaria de este gobierno es de inmenso beneficio para quien quiera crecer y de mayores impuestos para quien no quiera crecer. Los empresarios pueden tener la tranquilidad de que el gobierno es consciente de que el impuesto al patrimonio y la sobretasa son transitorios, que la tasa de renta es alta y que las reformas estructurales deben buscar que no se toque al patrimonio o que por lo menos se afecte lo mínimo.

SEMANA: Pero para las 100 empresas más grandes el golpe del impuesto al patrimonio fue grande.

A.U.: Si usted mira aisladamente el impuesto al patrimonio, el 4 x 1.000 y la sobretasa a la renta se ha recargado la tributación. Pero la otra cara es que se eliminó el arancel a la importación de bienes de capital, no se cobra IVA a los bienes de capital que adquieren empresas altamente exportadoras; que acabamos de reglamentar una deducción del 30 por ciento a las inversiones generadoras de renta, y que se devuelven dos puntos del IVA por compras con dinero plástico. En este punto, por ejemplo, vamos a devolver 27.000 millones de pesos a cinco millones y medio de contribuyentes que pagaron en los primeros tres meses del año con tarjeta de crédito. Hay exenciones al turismo, a la hotelería, a los cultivos de tardío rendimiento, al alcohol carburante. Aquí hay una tributación propicia para crecer.

SEMANA: Pero se viene una nueva reforma tributaria.

A.U.: Acá no vamos a hacer una reforma tributaria que frene el crecimiento. A mí no me da pena decir que este es un gobierno pro empresa privada y para que esta florezca, el marco tributario tiene que ser adecuado. Si algo quisiera yo decirles a los empresarios en esta entrevista es que aprovechen los incentivos tributarios. Además presentamos un proyecto de ley al Congreso que autoriza al gobierno a firmar pactos de estabilidad.

SEMANA: Además del asunto tributario, otro nubarrón en el horizonte para los empresarios es la posibilidad de que el Banco de la República suba las tasas de interés para contener una inflación.

A.U.: Al contrario, todo el esfuerzo ha sido para garantizar unas tasas de interés que les permitan a los empresarios crecer con un endeudamiento prudente y no como en el pasado, cuando el que se endeudaba en Colombia estaba llamado a quebrarse.

SEMANA: Hay un riesgo, sin embargo, de que la burbuja que se está dando con tanta inversión extranjera comprando deuda en Colombia se rompa y siga una crisis financiera.

A.U.: Según las indagaciones del gobierno y del Banco de la República, hoy hay en Colombia evidencia de capitales de inversión, no de capitales golondrina. Por eso hemos desechado la idea de poner un impuesto a los capitales que vengan al país por un período corto.

SEMANA: O sea que si Estados Unidos sube las tasas de interés usted estaría tranquilo de que esos capitales no se van a ir de aquí..

A.U.: Que suban las tasas de interés en Estados Unidos lo veo complicado porque es año electoral y apenas está empezando la recuperación de la economía y el aumento del empleo es incipiente. Aun en años anteriores, cuando tenían un gran ritmo de crecimiento económico, mantuvieron tasas de interés moderadas. Entonces las tasas en Estados Unidos pueden máximo pasar de bajas a moderadas bajas. Y todavía hay una gran diferencia entre nuestra tasa y la de Estados Unidos. A pesar de que aquí se ha rebajado mucho -hoy colocamos TES a 10 años a un poquito menos del 12 por ciento, el registro histórico más bajo de los últimos años-, tiene aún una diferencia enorme con las tasas de Estados Unidos, que están en 1 ó 2 por ciento.

SEMANA: ¿A qué atribuye el auge de la bolsa de valores?

A.U.: A pura confianza. La valoración de la Bolsa de Colombia es de 42 por ciento en lo que va corrido del año, la más alta entre 25 países que clasifica The Economist. El análisis de Bloomberg es que el comportamiento de nuestra bolsa de valores se debe a confianza. Para la muestra un botón: cuando este gobierno empezó, la acción de Paz del Río estaba a peso. Hoy está a 20 pesos.

SEMANA: ¿Qué pasa con el crédito hipotecario que no despega?

A.U.: Hay un desfase entre el crecimiento de vivienda y el no crecimiento del crédito hipotecario. He visto a mucha gente que no quiere la UVR y que se está endeudando con otras líneas de crédito para sus viviendas. Tenemos que establecer plena confianza en la UVR. De ahí la importancia de un sector financiero sano y una inflación baja en el largo plazo. Además se han titularizado alrededor de dos billones de pesos de cartera hipotecaria y esos ya son dos billones que no aparecen y que distorsionan la base con la que se calcula. Estamos buscando otras líneas de crédito como la que pusimos a funcionar recientemente para vivienda de interés social por el acuerdo entre el gobierno y el sector financiero y ya se están colocando los primeros 135.000 millones.

SEMANA: ¿Qué va a pasar con Bancafé,

Granahorrar y los otros activos de la banca estatal que quiere privatizar el gobierno?

A.U.: Acabar de sanearlos, venderlos transparentemente como manda la ley y con esa platica pagar deudas. Pero son procesos difíciles.

SEMANA: Hablemos del sector externo, se ha cuestionado la experiencia negociadora del equipo colombiano en la mesa del TLC con Estados Unidos. ¿Qué responde ante esas críticas?

A.U.: Acaban de tener un gran éxito en la negociación de CAN- Mercosur y eso va a servir de espejo con la negociación con Estados Unidos. Además ese es un equipo cuidadoso, prudente, que va a consultar permanentemente con el sector privado, el Congreso, las regiones y los sectores sociales.

SEMANA: Pero justamente en esa negociación algunos gremios del sector privado se quejaron de que los negociadores, por el afán de firmar el acuerdo, no atendieron sus inquietudes.

A.U.: El TLC no es un tema caprichoso. Colombia sabe qué les pasa a sus exportaciones cuando hay Atpdea y cuando no la hay. El Aptdea se muere en el año 2006 y no tenemos la garantía de que lo vamos a sustituir por el Alca, que veo muy complicado. Además estar a cada rato consiguiendo permanentes prórrogas de estos acuerdos implica un gran desgaste y genera intervalos traumáticos entre la finalización de uno y la eventual iniciación del siguiente. Y cuando los empresarios no tienen la garantía de un acceso estable a los mercados sino que viven de preferencias furtivas en el tiempo no se atreven a hacer las inversiones que se requieren.

SEMANA: ¿Por qué ve complicada la firma del Alca?

A.U.: No vemos un avance en la negociación que nos garantice que va a estar listo en el momento en que se muera el Atpdea. Los bloques de países del Alca están cada vez más distantes. Como Presidente de Colombia me muero del pánico de quedarnos sin Atpdea y sin Alca, porque ese día van a decir "hemos cerrado tantas empresas y perdido tantos puestos de trabajo porque no hay acceso al mercado de Estados Unidos".

SEMANA: Para poder aprovechar el TLC es preciso mejorar la precaria infraestructura del país. ¿Qué está haciendo al respecto?

A.U.: Este gobierno va a pavimentar alrededor de 3.300 kilómetros. Estamos reordenando los ferrocarriles, y ya aumentó el tonelaje que transportaron el año pasado, especialmente de carbón. Estamos mejorando la viabilidad del río Magdalena, de los puertos, está abierta la licitación de la primera parte del túnel de La Línea, pronto adjudicaremos la doble calzada de Bogotá-Girardot, por primera vez, con un contrato transparente, se está dragando el canal de acceso a la bahía de Cartagena y estamos en la definición del plan maestro del aeropuerto El Dorado.

SEMANA: ¿Qué está haciendo para ayudar a las exportadoras, que por ser las más grandes son las que más venden a Venezuela y se han visto tan afectadas por la crisis de ese país?

A.U.: El gobierno ha hecho un gran esfuerzo con Venezuela, como la macrorrueda de negocios celebrada en Isla Margarita. Además hemos venido trabajando para defender nuestras exportaciones y evitar que dependan de unos pocos mercados. Por eso el esfuerzo expansionista de Proexport, gracias al cual crecimos en 20 mercados el año pasado.

SEMANA: ¿Qué nuevas medidas está tomando el gobierno para atajar la caída del dólar que afecta tanto las exportaciones?

A.U.: Desde diciembre tomamos la decisión de no monetizar créditos en dólares. Contratamos 500 millones de dólares en enero que se giraron al extranjero sin permitir que pasaran por el país. También vamos a buscar unos recursos en dólares en el mercado interno para hacer giros de servicio de deuda al extranjero. Además se hizo un ensayo con forwards, que fue pequeño y que desistimos de él porque nos estaba costando sin darnos resultados. Y acabamos de acordar con el Banco de la República comprar alrededor de 700 millones de dólares. Por último decidimos las entidades del Estado que necesiten provisiones en dólares las deben adquirir en el mercado interno.

SEMANA: ¿Por qué no surten efecto estas medidas?

A.U.: Sin estas medidas, la tasa de cambio estaría todavía muy por debajo del nivel en que está.

SEMANA: Otro tema que preocupa es la crisis pensional que se avecina.

A.U.: El sistema de prima media necesita unas nuevas modificaciones, de lo contrario es insostenible. Una opción es pensar en convertir el ISS en un sistema de ahorro, pero hay que respetar derechos adquiridos y expectativas próximas. Y hay que combinar la parte fiscal con la social. El gran énfasis que queremos hacer en la reforma pensional es eliminar regímenes privilegiados para poder garantizar el pago de las pensiones ordinarias. Es un grave error utilizar el argumento social para defender pensiones privilegiadas. Lo que hay que defender es la pensión de la base del pueblo colombiano. Las pensiones de los empleados públicos, que apenas superan el millón, cuestan 16,8 billones de pesos al año. Es decir, un millón de colombianos se quedan con 17 billones. Así la cosa no aguanta.

SEMANA: ¿Pero acaso el gobierno no acaba de posponer el acto legislativo que elimina las pensiones privilegiadas y no aplazó reformas estructurales como la pensional?

A.U.: Aquí no hay ninguna decisión de posponer reformas estructurales. Es que lograr el acuerdo sobre esas reformas no es fácil. Buscamos tener garantizadas las mayorías parlamentarias y estamos definiendo los textos más convenientes para el país. Este gobierno ha estado impulsando reformas estructurales desde el día en que llegó. ¿Ahora van a tener miedo de que voy a abandonar el tema pensional cuando yo he asumido la responsabilidad de las dos únicas reformas pensionales que ha habido en Colombia, una como senador y otra como Presidente y cuando yo me jugué la propuesta pensional más ambiciosa con el referendo?

SEMANA: ¿Cuándo calcula se van a pasar esas reformas?

A.U.: Además de las reformas jurídicas y políticas que ha presentado este gobierno, el Congreso está estudiando proyectos de la importancia de la reforma a la ley 80 o la que elimina trámites para facilitar la actividad del sector privado. Ahora se está trabajando en tres proyectos nuevos: otra reforma tributaria, otra pensional y la reforma del Estado.

SEMANA: ¿Es más urgente sacar el estatuto antiterrorista y la ley de alternatividad penal que la reforma pensional, la mayor amenaza para la sostenibilidad futura de las finanzas públicas?

A.U.: Eso no se puede medir así porque todas son importantes. El estatuto antiterrorista venía más adelante porque en diciembre fue aprobado como norma constitucional y se debe presentar la ley estatutaria que lo desarrolla en una fecha determinada. Es injusto crear desconfianza con un cuento que no resiste examen en la realidad de que se están aplazando las reformas estructurales.

SEMANA: ¿Y qué les responde a los que dicen que usted aplazó las reformas con el único fin de que el Congreso saque adelante su reelección?

A.U.: Estoy es en la tarea es de gobernar. Sí que me extraña, pues siempre votan que no en el Congreso y ahora salen a decir que las estamos aplazando.

SEMANA: ¿Cómo asegurarles a los empresarios continuidad en su política de seguridad democrática para que sigan teniendo la confianza que los ha llevado a invertir más?

A.U.: Tenemos que consolidar una visión de un país sin terrorismo, sin corrupción, una sociedad democrática, una empresa privada con obligaciones sociales. Así podremos darles continuidad dinámica a la política de seguridad democrática y a la política de reactivación económica y social. Esto hay que entenderlo como el principio. Para derrotar la pobreza y para construir esa sociedad solidaria sin exclusiones tiene que haber una trayectoria de largo plazo.

SEMANA: ¿Es decir, reelección?

A.U.: Lo de la reelección está dicho y con claridad. Y sí la asocio con el temita de la continuidad dinámica, porque lo que sí no se puede permitir en este país es volver a patrias bobas de orden público. Queremos crear confianza para que la economía crezca, mejoremos la equidad y derrotemos la miseria y la pobreza.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.