Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2004/08/15 00:00

Obsesión por el color

La diseñadora española Ágatha Ruiz de la Prada viene por primera vez a Colombia para presentar su colección Otoño-invierno.

Obsesión por el color

Entre los selectos invitados a la boda del príncipe Felipe y la plebeya Letizia hubo una mujer que llamó la atención de todos los fotógrafos del mundo por su peculiar atuendo. En contraste con los sobrios sastres de colores neutros que llevaban la mayoría de las asistentes al evento, ella escogió un traje rojo adornado con un enorme corazón amarillo y otro fucsia en la parte delantera, todo acompañado por guantes rojos y medias amarillas y rojas. La diseñadora y modelo de semejante conjunto era nada menos que Ágatha Ruiz de la Prada, una de las creadoras más cotizadas de España y compañera del director del diario El Mundo de España.

Los españoles ya están acostumbrados a la explosión de color que acompaña todas las creaciones de Ágatha, quien ya ha extendido su obsesión a gran cantidad de sitios y objetos. Para esta edición de Colombiamoda, Pasarela Orbitel trae a la exitosa creadora y empresaria para que deslumbre a los colombianos y 'agathice' la feria.



SEMANA: ¿Qué trae a Colombia?

Agatha Ruiz: Llevo mi colección de invierno, pues la de verano la voy a tener apenas un mes después de estar en Colombia. Voy a llevar toda clase de prendas, gafas, calcetines, etc., todo en los colores que me caracterizan.

SEMANA: ¿Qué referencias tiene de la moda colombiana?

A.R.: Pues la verdad no conozco mucho en cuanto a diseñadores. Lo que sí sé es que allá el Estado apoya mucho la industria de la moda, al revés de lo que sucede aquí, y que incluso ya han llegado a Milán. Aquí en España tienen una gran embajadora que es Noemí Sanín, ella ha sido como mi mánager para el viaje a Colombia y es una tremenda promotora de todo lo colombiano aquí.

SEMANA: Usted no se parece a nadie. ¿Cuáles son sus influencias?

A.R.: Tengo muchas influencias de los japoneses, como Issey Miyake. En cuanto al manejo del color está Missoni; en lo del humor, un poco de Moschino. También estoy muy al tanto del trabajo de los jóvenes diseñadores belgas.

SEMANA:¿El año pasado presentó su primera colección de ropa para hombre después de muchos años de diseñar exclusivamente para mujeres. ¿Qué la impulsó a hacerlo?

A.R.: Mi equipo de trabajo estaba tradicionalmente conformado sólo por mujeres. Pero hace algún tiempo me di cuenta de que de casi 40 personas que trabajan conmigo la mitad eran hombres. Algunos de ellos modificaban las prendas de mujer para utilizarlas, pero a mí eso me parecía fatal. Así que empezamos a pensar en hacer una colección para hombre y nos divertimos muchísimo haciéndola, fue increíble verlos 'agathizados'.

SEMANA: Usted ha diseñado para toda clase de circunstancias. ¿Qué le falta por hacer?

A.R.: Yo he hecho de todo, accesorios de baño, vajillas, accesorios para mascotas, juguetes, apósitos sanitarios (curitas), software para niños, etc. Soy una mujer que hace mucho más de lo que debería, así que ahora me gustaría dedicarme a mejorar lo que ya tengo y no meterme en cosas nuevas. Estoy en un período de reflexión y me gustaría centrarme en lo que tengo actualmente.

SEMANA: Usted promueve la moda cómoda. ¿Cómo es eso?

A.R.: Siempre he pensado que la moda debe ir con las personas; yo por ejemplo hago mil cosas en el día, así que debo ir cómoda. Recuerdo una ocasión en un desfile en París. Hacía un frío terrible en la calle y llovía, y todas las tías iban con tacones, no llevaban calcetines ni nada; en suma, iban muy incómodas. Con los niños es muy importante este concepto. Cuando diseño ropa para ellos me fijo mucho en que vayan cómodos, no como en otras épocas que la ropa para ellos era casi una tortura.

SEMANA: Lo más notorio de sus creaciones es el manejo del color. ¿Cómo define su manejo del color?

A.R.: A mí el color me encanta, creo muchísimo en él y además, que es bueno para la salud, bueno para la felicidad. Creo que si la gente supiera lo bueno que es el color lo utilizaría más. De todas maneras en los países de ustedes lo utilizan mucho y muy bien. De hecho es una cosa que te ayuda a ser más feliz, a estar más tranquilo, positivo, más sano y a estar mejor.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.