Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/6/2001 12:00:00 AM

Opinan los empresarios

Una radiografía hecha por exportadores que cuenta lo bueno, lo malo y lo feo del sector.

Aunque 2001 no ha sido, en materia de exportaciones, un año tan bueno como el anterior, de todas maneras ha sido positivo para los empresarios que llevan sus productos al exterior. Así lo demuestra una encuesta que acaba de realizar la Asociación Nacional de Exportadores —Analdex— en la que 64 por ciento de los empresarios interrogados afirma que las ventas aumentaron este año, en parte debido a la reactivación de mercados que estaban deprimidos como el venezolano y el ecuatoriano, hacia donde se incrementaron las exportaciones colombianas. Durante el primer semestre de este año, además de tener una tasa de cambio favorable, también se vio que Estados Unidos mantuvo su crecimiento en compras a Colombia, lo mismo que México y Puerto Rico.

Este balance es una de las primeras conclusiones que arroja un estudio hecho por Analdex entre más de 1.100 empresarios de todo el país, y que presenta una completa radiografía de un sector que desde ya le pide al próximo gobierno continuar con el plan estratégico exportador de la administración actual, al igual que con el programa de productividad y competitividad.

Uno de los temas analizados fue el del empleo y aunque se partió de la base de que si hay aumento de productividad y ventas también debe registrarse algo parecido en éste, esto no se ha reflejado en un incremento en el empleo. Para el segundo semestre de 2000 y primero de 2001 el 52 por ciento contestó que no había contratado nueva mano de obra frente a un 25 por ciento que dijo que iba a aumentarla. Las razones expuestas por los empresarios para no enganchar nuevo personal tienen que ver con un régimen laboral que impone prestaciones y cotizaciones a la seguridad social muy elevadas.

En relación con los costos operativos de las empresas la encuesta evaluó un primer renglón que fue el de los servicios públicos. Ante la pregunta, ¿cuáles considera que tienen un costo no razonable?, la gran sorpresa fue que más del 60 por ciento coincidió en identificar tres servicios: el transporte aéreo, el transporte terrestre y los costos de la energía. Por el contrario, cerca del 48 por ciento considera que los servicios públicos con un costo razonable son el transporte marítimo, el gas, acueducto y alcantarillado. De otro lado, el 80 por ciento de las empresas afirma que los servicios que no tienen una infraestructura suficiente o confiable en términos de prestación del servicio, son el transporte ferroviario y el terrestre. El 60 por ciento opina por el contrario, que el teléfono y el acueducto son los que tienen la estructura más adecuada y confiable.

En el tema de la estructura de costos de operación de las compañías el 45 por ciento de las empresas considera que las variables que más influyen en los costos finales son los laborales, seguidos de los administrativos. Adicionalmente, el 84 por ciento de los empresarios manifiesta que la disponibilidad y costo del crédito es el principal problema para conseguir recursos. Los plazos y los márgenes de intermediación que cobra la banca comercial son altos y no se compadecen con los esfuerzos que realizan los bancos de segundo piso, como el IFI o Bancoldex, cuyos beneficios en cuanto a las tasas de interés no se trasladan al consumidor final. El otro gran problema que encuentran los usuarios del crédito es que la banca comercial no comparte riesgos y exige muchas garantías para otorgar los créditos. Palabras más, palabras menos, los empresarios creen que en este país sólo le prestan plata al que no la necesita.

En cuanto a las empresas públicas que exigen mayores trámites para las operaciones de comercio exterior cerca del 80 por ciento dice que la Dian triplica en este tema a cualquier otra entidad: hay inestabilidad en las reglas de juego, horarios limitados de atención y una infraestructura deficiente. Según el 48 por ciento de los empresarios estos trámites implican entre cuatro y 30 días extras para surtir las operaciones.

Un punto neurálgico en esta gran radiografía del sector exportador lo constituye el sistema tributario colombiano. Sobre el particular, el 60 por ciento de las empresas consideran que el sistema no promueve la actividad de los negocios internacionales y no lo hace porque presenta inestabilidad en las reglas del juego, falta claridad para el inversionista y el empresario está obligado a tributar incluso cuando las empresas dan pérdida. Los empresarios insisten en cambiar el Cert pues sostienen que resulta increíble que sin ellos recibir el incentivo que implica este título tengan que tributar sobre ingresos que no perciben.

La inseguridad también es motivo de preocupación para los exportadores. El 47 por ciento de los empresarios dicen haber sido víctimas de un atentado contra su patrimonio o a nivel personal. Y lo peor de todo esto es que el 76 por ciento admite que ese ambiente de inseguridad es el culpable de que se hayan congelado proyectos asociativos y decisiones de inversión.

Pero no sólo las situaciones de violencia por las que atraviesa el país son un obstáculo para el crecimiento del sector exportador. En términos de barreras para acceder a los mercados internacionales los empresarios también enfrentan otros problemas derivados de las normas técnicas, las visas, las normas de origen y las normas ambientales.

Finalmente, y a la vez que le hacen una crítica a la estructura arancelaria del país, los empresarios consideran que los acuerdos comerciales más usados por ellos en el último año son el G3 y el de integración económica con Chile, donde Colombia ha establecido zonas de libre comercio, con reglas claras y a más largo plazo. Definitivamente los empresarios consideran que en materia de integración los acuerdos que el gobierno está negociando son los que el aparato productivo colombiano necesita.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.