Miércoles, 18 de enero de 2017

| 2000/04/10 00:00

Organizaciones juveniles para todos los gustos

Organizaciones juveniles para todos los gustos

La clasificación a la que han llegado investigadores y sociólogos sobre los diferentes tipos de agrupaciones juveniles no son estrictas ni excluyentes. Es una clasificación arbitraria puestos que a estos mundos como lo afirma Germán Muñoz, los separan membranas muy porosas. Es más, los integrantes de un grupo pueden hacer parte de otro. Según el investigador de procesos urbanos Oscar Useche “un solo personaje, puede encarnar el papel de pandillero, miembro de una agrupaicón comunitaria y hacer parte de una tribu urbana sin que se trate de una impostura”.



Tribus urbanas: agrupan jóvenes interesados en la búsqueda de subculturas o contraculturas y están muy influenciados por géneros musicales como el rock y el rap. Dentro de las tribus se reconocen los skin heads, los punk, los hardcoreros, los raperos, entre otros.



Gallada: agrupación sin organización militar o ideológica que sin tener fines delictivos si tiene tendencia a delinquir, como respuesta al difícil medio social que la rodea. Para sus integrantes lo más importante son los lazos de afecto, la necesidad de representaciones y la búsqueda de la identidad y de sentido para sus vidas. Sus integrantes tienen que mostrar sagacidad y valentía.



Las actividades de la gallada se concentran en la recolección de desechos para el reciclaje, la prostitución, espeicalmente de menores y la mendicidad. Los delitos cometidos son generalmente, hurto, acompañado de lesiones y ocasionalemnte de homicido, el tráfico y consumo de sustancias psicoactivas y el acceso carnal violento. Los menores encuentran en la gallada protección y deben compensarlo con su trabajo en prostitución, hurto o mendicidad.. Sus integrantes presentan en buena medida síntomas de adcición al Boxer, la marihuan y el bazuco que inhiben sensaciones de hambre y frio. La sociedad ha dado en llamarlos desechables tratando de signfiicar el escaso valor que tienen su existencia.



Parches con actividades delictivas: Aunque los parches se integran no para cometer delitos, algunos combinan los espacios dedicados al compartir, a la lúdica, con las acciones delictivas para obtener dinero con el fin de satisfacer las necesidades de consumo de droga y alcohol pero también de implementos y ropa que les permita a sus integrantes ganar poder y prestigio.



Pandilla: según la Fiscalía esta no tiene un orden jerárquico especial y por lo general todos participan en la toma de decisiones. Aunque el número de integrantes suele ser variable, se acepta que el mínimo sea de tres. Generalmente son vecinos de cuadra o de barrio, lo que genera un fuerte sentimiento de territorialidad. Les encanta llamar la atención y realizan acciones de vandalismo, hurtos, atracos y perturbación de la paz pública. No poseen adiestramiento militar y sus miembros comparten sentimientos de afecto, respeto y deseo de ascender en la escala social, por lo que la pandilla es excluyente y selectiva.



Sus integrantes tienen espíritu guerrero, cren en el honor, la palabra dada, la lealtad a los amigos. La escuela que les va dando la vida los prepara para el asalto, la ansiedad, la velocidad, la sangre fría, el cálculo, el uso de las armas, la intimidación, la administración de la violencia y el despliegue sobre nuevos territorios. Es la guerra, el rebusque y el paseo por el delgado límite que separa la vida de la muerte.



Banda: es una agrupación delictiva propiamanete dicha cuyo objetivo es la busqueda indisrminda del lucro utilizando medios violentas. Tiene un jefe que ejerce la autoridad y controla el funcionamiento del grupo. Generalmente la integran adultos que encuentran en los jovenes delincuentes personal idoneo para realizar sus trabajos. No posee ideología determinada ni pertence a una clase social específica. La edad no es impedimento para integrarse a una banda y el ingreso a ella se logra demorstrando astucia, valencía o pericia para la ejecuión de hechos criminales. Por su carácter armado suele existir uan formación militar rudimentaria. Según la Fiscalía los menores integrantes de una banda son utilizados como vigías que alertan la presencia de las autoridades, distribuidores de drogas, mensajeros de los cabecillas o sicarios especializados. Sus actividades son variadas y van desde el control de los juegos de azar hasta el homicido contratado, el narcotrafic, el hurto, la estafa, la falsedad, entre otros.



La milicia popular: se ubican en barrios marginales y tienen una bandera ideológica de igualdad y justicia social. Sus miembros poseen entrenamiento militar, adoctrinamiento político y dependen de una cúpula de mando fuerte. Los milicianos son de diferentes edades y en su esquema los menores cumplen con misiones de mensajería o vigilancia. Medellín es la ciudad donde estas agrupaciones juveniles tienen mayor presencia. En Bogotá y Cali estas agrupaciones se han dado en forma insipiente,



Grupos satánicos: aquí los jóvenes se unen para exaltar lo prohibido y oculto. Estos grupos, según Useche, son una respuesta a “la angustia existencial y el vacío espiritual que se compensa con la sacralización de lo inmundo, de los condenable...es una forma de romper con los valores tradicionales, a través de una regresión a mundos mágicos, evocación de una moral añeja polarizada entre el bien y el mal”. Su apariencia es similar a la de los metaleros y comparten el mismo gusto musical por el death metal y el black metal. Practican misas negras de adoración a Satán. Son los que más sufren la exclusión y agresión por parte de la opinión pública.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.