Viernes, 20 de enero de 2017

| 1996/08/12 00:00

¡PARA DERRETIRSE!

El fondue resulta ser la mejor alternativa cuando de picar, charlar y tomar un trago se trata.

¡PARA DERRETIRSE!

De los tradicionales pasabocas con los que se picaba hace tan sólo unos meses se pasó de la noche a la mañana a uno de los platos más tradicionales en Suiza, el fondue. Esta palabra, que se escuchaba muy poco, ahora resuena en restaurantes y bares, como en el Up & Down de la zona rosa, donde hace dos meses su propietaria Mireya Rodríguez lo impuso como una moda. Pero, más allá de este boom, el fondue resulta ser la mejor alternativa cuando de picar, charlar y tomar un trago se trata. Claro que en la mayoría de los casos este plato es la solución a los problemas de tiempo con los que cuentan usualmente los bogotanos. Y si a esto se le añade el recorte de diversión que aplicó Antanas Mockus con su hora zanahoria, indudablemente el fondue se convertirá en la forma más sencilla de combinar la rumba y la tertulia con un exquisito plato para picar. Este plato, cuya tradición gastronómica se remonta a la región francosuiza, es considerado por los expertos como "la comida que se termina de preparar en la mesa, que se trincha y se come a medida que se va cocinando". La definición no pudo haber sido mejor, pues en Colombia como en Suiza el fondue se sirve en la misma forma. Es decir, en una especie de reverbero que posee un mechero con alcohol, se colocan los productos con los cuales se va a cocinar o a freír la carne. El aceite o el vino con hierbas son los elementos claves; una vez trinchados los pedazos de carne se introducen y a los pocos minutos se procede a degustar adicionándole algunas de las tres salsas tradicionales: tres pimientas, mostaza francesa o salsa B.B.Q. En Up & Down Fondue Bar existen tres especialidades de fondue: el de carnes, el de queso y el de chocolate. El primero se puede preparar con queso original kirsh, con un jalapeño y peper jack, y el francés con queso roquefort y vino blanco. El de carnes, por su parte, se prepara de dos formas, con lomito de res cocinado en vino tinto con hierbas o el mixto _que es una mezcla de pollo y lomo frito_. Pero si usted es amante de las golosinas, lo mejor es que se decida por uno de chocolate, que se acompaña con fresas, banano y crema chantilli. No obstante la idea del bar es la de crear nuevas y revolucionarias recetas que se adapten al gusto de los colombianos. Y es que sin necesidad de pasar por la etiqueta de algunos restaurantes cualquier persona puede deleitarse con un plato exquisito y disfrutar de una charla amigable, de un par de tragos y de una noche corta de rumba. Lo cierto de todo es que el fondue, que como si fuera poco es una comida light, está pisando fuerte en el país y ya se perfila como regla general en los bares de la capital.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.