Domingo, 22 de enero de 2017

| 1993/11/15 00:00

Para subir al cielo...

Mientras los católicos fieles se alejan cada vez más de su iglesia, nuevos movimientos religiosos, con jugosas chequeras y audaces estrategias, los reclutan.

Para subir al cielo...

POR LAS OFICINAS DEL CONSEJO EPISCOPAL Latinoamericano ronda desde hace algunos años un documento confidencial bajo el titulo de "Amanecer".
Se trata, según miembros de la jerarquia eclesiástica, de un proyecto que reune las estrategias para la toma evangélica del mundo. En dicho informe aparece, como objetivo central de las Iglesias Evangélicas, "cumplir con la misión del Señor Jesucristo: hacer discípulos en todas las naciones". Seguros de estar actuando conforme a los principios bíblicos, estos grupos aseguran que para el año 2000 no habrá ningún lugar en el mundo en donde no "exista una congregación evangélica.
El documento "Amanecer" es, en realidad, un verdadero manual en el que los más altos representantes de las iglesias cristianas explican, paso a paso, cómo actuar para extender su doctrina. El informe no sólo se centra en el aspecto espiritual, sino que establece una serie de pautas para el manejo financiero y organizacional de las comunidades.
Señala, lncluso, 13 etapas concretas que deben seguir los pastores de cada una de las congregaciones para que el programa de ampliación de sus creencias no tenga riesgo de fracasar. Algunos evangélicos niegan que "Amanecer", sea un proyecto con fines expansionistas. Josué Reyes, de la Confederación Evangélica de Colombia, dice que "es simplemente un movimiento, como muchos otros, que solo busca divulgar la orientación espiritual de nuestra iglesia". Sin embargo, para varios miembros del catolicismo, entre ellos los sacerdotes Alvaro Betancur y León Trejos, el documento "Intenta acabar con la hegemonía de la Iglesia Católica y para ello se basa en el famoso principio de "Divide y reinarás", Betancur afirma, incluso, que detrás de "Amanecer" hay intereses políticos: "A Estados Unidos, que parece ser el promotor del proyecto, le conviene fomentar la existencia en América Latina de movimientos que lo proclamen como el país modelo".
Pero más allá de los in tereses que pueda tener este documento, ya se han dado muestras de su efectividad. Además de estar presente en todo el mundo, en menos de siete años la Iglesia Evangélica ha logrado convertirse en culto mayoritario en naciones como Guatemala, que antes era eminentemente católica. Muchos otros países parecen ir hacia el mismo rumbo. En Colombia, por ejemplo, según datos de la Confederacion Evangélica, en los últimos cinco años el número de iglesias cristianas ha crecido en un 150 por ciento. Actualmente existen a nivel nacional más de 2.400 congregaciones que agrupan a cerca de dos millones y medio de fieles.
Sin embargo, no sólo los evangélicos han logrado que la Iglesia Católica pierda más seguidores cada día.
Otros movimientos religiosos, filosóficos y científicos también están ganando terreno. Hoy en día hay cerca de un millón de colombianos que pertenecen a grupos como los Hare Krishna, los Mormones, los Testigos de Jehová y a corrientes espirituales como Ananda Marga, y Alfa y Omega, entre otras. Incluso el número de miembros de las iglesias tradicionales, como la ortodoxa y la anglicana, ya superan los 15.000 y siguen en continuo crecimiento.
Los PECADOS DEL CATOLICISMO
Todos estos movimientos, conforme a lo que opinan los especialistas, no tendrían la misma acogida si no fuera porque la Iglesia Católica no esta cumpliendo su labor a cabalidad. "Los colombianos, hoy mas que nunca, estan ansiosos de saber de Dios dice el reverendo Guillermo Fonseca, de la Iglesia Ortodoxa. Pero la Iglesia Católica no ha sabido aprovechar esta situacion y, por el contrario, le ha dado más importancia a la burocracia que al pastorado ". Esto ha hecho que las personas esten dispuestas a tomar caminos diferentes del catolicismo con tal de satisfacer sus expectativas espirituales. En efecto, los líderes mundiales de grupos religiosos y filosóficos, como los Mormones, el budismo tibetano y el Ananda Marga, han dicho que Colombia es un terreno fertil para introducir nuevas creencias.
Pero, ¿qué está haciendo mal la Iglesia Católica? Según un integrante del Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam), que pidió no ser nombrado, "el mayor error de nuestra Iglesia es la distancia que impone entre los sacerdotes y los fieles. En los templos católicos las personas son una ficha más, un NN. Por el contrario, en las otras congregaciones los pastores mantienen una relacion personal con cada uno de sus feligreses ".
A esto se le suma que el mensaje dado por los sacerdotes católicos es mucho más abstracto y confuso que el proclamado en los cultos evangélicos y en las reuniones de los otros movimientos no cristianos. Tal como opina Oswaldo Pilonieta, cristiano de la iglesia de Puente Largo, "en nuestros cultos no hay formatos ni jerarquias. Esto permite queseamos más alegres y logremos una mejor comunicación con Jesucristo ".
Por otra parte, los escándalos económicos y morales a los que se ha visto expuesta la Iglesia Católica en estos últimos años también han colaborado en la pérdida de su credibilidad.
Como dice Bernardo Merino, obispo de la Iglesia Anglicana, "la jerarquía católica predica una cosa, pero lo que practica es otra muy distinta ".
Estas razones han llevado, pues, a que otras corrientes religiosas logren penetrar con fuerza en todos los puntos del territorio nacional. No existe hoy en día una ciudad de Colombia que no cuente con seguidores de estos movimientos. Su influencia ha llegado hasta las zonas marginadas del país. En la población de La Macarena (Meta), por ejemplo, que tiene menos de tres mil habitantes, existen más de 11 iglesias de diferentes cultos.
La idea de que los fieles de estas congregaciones pertenecen a las clases populares parece haber quedado atrás.
Prueba de ello es que en ciudades como Bogotá y Cali ya hay varios de estos templos ubicados en los barrios exclusivos a los que acuden miles de feligreses de clase media y alta. Uno de ellos es el que dirige el pastor Dario Silva, llamado "Union de familias cristianas Casa sobre la Roca", que reúne cada domingo a más de cuatro mil personas.
¿INTERESES OCULTOS?
Da la impresión de que este boom de movimientos no católicos tiene todos los puntos a su favor. En efecto, las versiones según las cuales al ingresar a estas iglesias muchos de los creyentes han dejado atrás problemas como la drogadicción o el alcoholismo resultan fácilmente comprobables. "Duré más de cinco años metido en el mundo de la droga, y solo logre salir gracias a la palabra del Señor", dice uno de los fieles de la Iglesia Pentecostal.
No obstante, hay quienes dicen que detrás de todo este ambiente de paz y de armonia se esconde un adiestramiento sicológico, un fanatismo sin límtes, claros intereses políticos y grandes emporios económicos. El lavado de cerebro es, sin duda, una de las mayores críticas que se le hacen a estas iglesias. Muchas de ellas predican que sólo mediante su doctrina se puede alcanzar la salvación, y generan en los fieles una dependencia plena hacia su pastor y sus enseñanzas. Cesar Vidal, un estudioso de la materia a nivel internacional, dice que "estos movimientos ahogan cualquiera posibilidad de crítica interna. Muestra de ello es que míllares de adventistas y de Testigos de Jehová no dejaron de ser adeptos cuando no llego el fin del mundo en la fecha profetizada por sus iglesias. Y si no formularon, ni han formulado críticas, es por que se les ha trastornado la capacidad para hacer un análisis serio de lo que predican suspastores".
Otras congregaciones han sido tildadas de representar algunos intereses políticos expansionistas. La más criticada en este aspecto es la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Ultimos Días (los mismos Mormones), que cuenta con 126.000 miembros en Colombia. Vidal agrega que esta corriente "responde a la creencia del sueño americano y de la superioridad de la raza estadounidense. De ahí que muchas de sus doctrinas sean abiertamente racistas y que políticamente sea difícil no ver en sus acciones inclinaciones de tipo fascistoide". Sin embargo, consultados por SEMANA, los representantes de esta iglesia en Colombia aseguraron no tener ninguna pretensión política y negaron por completo cualquier visión racista dentro de su doctrina.

AL CESAR LO QUE ES DEL CESAR
En todo caso, lo que resulta para muchos un misterio es la forma como estas congregaciones financian su misión.
Y más cuando algunos de estos movimientos son considerados verdaderos emporios económicos. Entre ellos los Testigos de Jehová, que tienen presencia en 229 países, cuentan con más de 12 millones de simpatizantes y poseen una de las empresas editoriales más grandes del mundo, que imprime mensualmente 33 millones de ejemplares de su revista La Atalaya en 112 idiomas.
En Colombia, los Testigos que cuentan con 250.000 fieles y 830 centros tienen en Facatativá una de las sedes más importantes del mundo. Allí viven 206 personas que trabajan voluntariamente en La impresión diaria de más de 300.000 textos religiosos distribuidos en todo el país y en cuatro naciones vecinas. Todos estos números hacen pensar a muchas personas que los Testigos de Jehová, más que una religión, son un verdadero negocio. Frente a esto, Harold Simerman, anciano de la comunidad, dijo que "no hay intereses comerciales. El único dinero que reciben los Testigos viene de parte de las contribuciones voluntarias de sus miembros repartidos por todo el mundo ".
Y es que la mayoría de los movimientos no católicos se apoyan en dineros del exterior. No obstante, ni en los registros de inversión extranjera que maneja el Departamento Nacional de Planeación ni en las donaciones y transferencias inscritas en el Banco de la República aparecen operaciones registradas a nombre de organizaciones religiosas. Esto hace suponer, según la opinión de un alto funcionario de Planeación, que dichos aportes entran al país a título de personas naturales o de asociaciones dedicadas a la educación o a cualquiera otra clase de actividad comercial.
Precisamente esto es lo que sucede con la Iglesia de los Adventistas del Séptimo Día, que recibe donaciones de Inglaterra y Estados Unidos por intermedio de la Agencia de Desarrollo de Recursos Existenciales (ADRA).
"Nuestra iglesia alcanza a manejar en Colombia un presupuesto de cerca de cinco mil millones de pesos anuales, que son invertidos en diferentes obras de tipo social", explica Arturo Weis heim, pastor adventista. Este respaldo financiero ha permitido que esta iglesia tenga ahora más de 1.500 templos en todo el país.
A la luterana también le llegan aportes de Finlandia, Estados Unidos, Suecia, Canadá y Noruega. "Manejamos un presupuesto muy alto dice el pastor Víctor Pavasar. Pero preferimos no hablar de cifras por razones de seguridad".
En realidad, la principal fuente de financiación de estos grupos son los famosos diezmos, que, a ojos de los católicos, son una forma de explotación de los feligreses. Opinión contraria tienen los pastores de estos movimientos.
Segun Ricardo Hurtado, pastor de La Familia, "en todas estas congregaciones se sigue la enseñanza de la Biblia que afirma que Todo el que predica el Evangelio debe ser mantenido por aquellos que escuchan el Evangelio".
Los fieles también apoyan la entrega de los diezmos. Oswaldo Pilonieta agrega que "si creo realmente en Dios, no puedo arrancar la página de la Biblia que dice que debo aportar al templo el 10 por ciento de mis ingresos. Yo no puedo robarle al Señor". De igual forma piensan todos los seguidores de estos movimientos. Lo cual permite que la mayoría de las iglesias evangélicas, como la Comunidad Cristiana de Fe, recauden en un solo templo entre seis y siete millones de pesos mensuales. Cosa igual sucede con la Casa sobre la Roca, dirigida por el pastor Darío Silva, quien dijo a SEMANA que "los diezmos que aportan los fieles de mi comunidad, además de ayudar al sostenimiento de la iglesia y las obras sociales, alcanzan para sostener a su pastor, pagarle la vivienda y asignarle un sueldo ".

CON LOS MISMOS DERECHOS
Son muchos los obstáculos que estas corrientes religiosas han tenido que superar para ser tan importantes. Incluso todavía varios de estos grupos religiosos aseguran estar perseguidos por organizaciones internacionales empeñadas en acabarlos. Algunos líderes de la congregación de La Familia denunciaron que desde hace algunos años opera un organismo estadounidense llamado Cult Awareness Network (CAN), conocido como la Cadena Alerta contra las Sectas, que actúa en varios países de Europa y América Latina.
El trabajo de esta organización consiste, de acuerdo con algunos de los representantes de La Familia, en "darle un vuelco al cerebro de las personas que han estado expuestas a las doctrinas de todas las corrientes religiosas y filosóficas distanciadas de la Iglesia Católica. Por cada mente rescatada, el CAN cobra 50.000 dolares".
Hasta el momento, la acción de este organismo no ha sido detectada en Colombia, pero varios movimientos afirman que son perseguidos por sus creencias. El Comité Prolibertad Religiosa, que reune desde gnósticos hasta musulmanes, asegura que en el país todavía existe un marcado privilegio hacia la Iglesia Católica. Esto se demuestra, según el, en el hecho de que en la nueva ley de libertad religiosa y de cultos, aprobada recientemente por el Senado, aparece todavía el catolicismo como la cátedra oficial para todos los centros educativos del país.
A finales de la semana pasada, el Comité le envió una petición a la Corte Constitucional, que estudia esa ley, para que declare inexequible este artículo y excluya la educación religiosa del pénsum académico de manera que sólo sea impartida en las casas y en los templos.
Si el Comité Prolibertad Religiosa tiene éxito en esta petición, sería un duro golpe para la Iglesia Católica, acostumbrada por lo general a los privilegios del Estado. Y si a esto se le agrega que cada día son menos los fieles que llegan hasta sus templos, la jerarquía eclesiástica no tendra más remedio que cambiar su modo de pensar. Como dice el ortodoxo Guillermo Fonseca: "Los católicos aún son mayoría. Pero en el futuro no van apoder actuar con el mismo triunfalismo ".
Musica de Dios
CADA MES, CERCA DE 20.000) colombianos se acercan a las librerías evangélicas para adquirir los nuevos discos de rock cristiano. Se trata de un nuevo fenómeno musical que causa sensación no sólo en Colombia sino en el mundo entero y logra récords de ventas que nadie podría imaginar. En Estados Unidos. por ejemplo, se venden más de un millón y medio copias mensualmente, que dejan utilidades anuales por 80 millones de dólares.
Canciones con mensajes como "El parece un hombre como todos.
Busca una tierra que labrar. Nos libera, nos ha dado su perdón. Mételo en tu vida, es tu salvación" constituyen para los jóvenes cristianos un verdadero éxito por su letra y sonido, que no tiene nada que envidiarle a las más prestigiosas bandas rockeras del momento. Uno de los discos de más aceptación es "Tu amor", de Miguel Cassina, al que se le invirtieron 35.000 dolares. En esta produccion participan los hermanos Hermosillo, guitarristas y pianistas que integraron la banda del cantante méxicano Luis Miguel y se convirtieron a la Iglesia Evangélica.
Los músicos colombianos, por su parte, ya están listos para empezar a grabar este estilo de cintas que serán lanzadas al mercado bajo el título de "Vino nuevo".
Este fenómeno musical no es más que un nuevo método que emplean las iglesias evangélicas para aumentar sus fieles. Como dice Germán Malo, distribuidor y productor de los discos cristianos en Colombia, "la música logra penetrar en lugares donde ni los discursos ni los rumores pueden ingresar".

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.