Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2010/04/24 00:00

Pasó de todo

Con el año 2009 se cerró una década de grandes cambios para el mundo. Un período de crisis y trastornos, de excesos y frenesí. Algunos han intentado describirla con un solo calificativo, pero no es posible. En el primer decenio del siglo XXI pasó de todo, hasta lo impensable.

Pasó de todo

La década arrancó con la amenaza de un desastre informático por el cambio del milenio. No sucedió tal catástrofe, pero en cambio sí ocurrieron otros eventos que estremecieron al mundo, como la caída de las Torres Gemelas en Nueva York, en 2001.

En lo económico, como lo señaló The Wall Street Journal la última década fue inusualmente agitada. “Se formaron y luego estallaron dos burbujas de inversión, seguidas de sendas recesiones. Internet maduró para convertirse en una pieza clave del comercio y produjo nuevas e innovadoras empresas que causaron estragos en las tradicionales”.

El modelo capitalista se estremeció al finalizar la década, y hubo quienes pensaron que llegaría a su fin. No sucedió así, pero si quedaron lecciones para la economía global por los excesos del libre mercado sin control. Aunque la economía de China e India mostraron que pueden jugar de contrapeso en las crisis mundiales, quedó comprobado que el mundo está cada vez más interconectado.

Para Colombia fue una década intensa, enmarcada por dos crisis económicas. El siglo XX terminó con la peor debacle financiera en la historia del país. En 1999 el PIB colombiano cayó 4,2 por ciento y los efectos se extendieron hasta el último trimestre del 2001. Y al término del decenio, fue la economía mundial la que entró en recesión, la más profunda desde los años 30. Aunque en esta ocasión el PIB colombiana no cayó, la economía sí se desaceleró notablemente. En 2009 la economía solo creció 0,4 por ciento.

Pero durante esta década de sobresaltos, Colombia también vivió el ciclo de expansión económica más importante en los últimos 50 años. Entre 2003 y 2007 el PIB colombiano creció, en promedio, por encima del 5 por ciento. Un período boyante que transformó el mapa empresarial del país. La inversión extranjera directa llegó a manos llenas y Colombia se convirtió en un destino atractivo para los inversionistas.

El escenario fue propicio para que las compañías emprendieran fusiones, compras, ventas y alianzas. Muchas empresas fueron al mercado externo para expandir sus negocios, algunas por la vía de las exportaciones y otras se instalaron directamente en esos mercados. Colombia se metió en la era de la globalización y las compañías comenzaron a prepararse para enfrentarla con éxito.

En la retina empresarial quedarán grabados los negocios que marcaron año tras año esta interesante década de ajustes y reajustes. En las siguientes páginas hay un recuento de las movidas empresariales más importantes. El país tiene enormes retos y desafíos y muchos problemas por resolver, pero también grandes oportunidades que hacen pensar que hacia adelante el camino es esperanzador.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.