Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2010/10/16 00:00

Playa, sol e inversión

La Costa Caribe ha logrado en los últimos años posicionarse en las prioridades de los inversionistas extranjeros.

El Cerrejón es uno de los ejemplos de que la Costa sigue siendo el principal punto de conexión de negocios del país.

Es el tiempo de la Región Caribe. Muchos inversionistas extranjeros tienen a la Costa en su carpeta, y los proyectos se ven por todas partes. En el Boletín Económico Regional del segundo trimestre de 2010, elaborado por el Banco de la República, se indica que los sectores industrial, minero, financiero y de comercio exterior fueron los más impulsados.
 
Proexport registra en su último informe de Inversión Extranjera Directa de la Región Caribe que entre 2008 y el primer semestre de este año se invirtieron unos 571 millones de dólares, y que el sector eléctrico tuvo la mayor participación, con 409 millones de dólares, seguido por el de la industria, con 65 millones de dólares.

Proceso con resultados

Para María Claudia Lacouture, presidenta de Proexport, “la dinámica económica y la seguridad interna de Colombia generaron en la última década un círculo virtuoso de confianza, inversión, negocios y turismo”.

Según ella, el nuevo dinamismo también dejó al descubierto la urgencia de modernizar la infraestructura de la región, que requiere mejores carreteras, puertos, aeropuertos y mejores servicios. En ello concuerda Alfredo Díaz Granados, presidente ejecutivo de la Cámara de Comercio de Santa Marta.

El directivo hizo énfasis en que actualmente se construyen las terminales portuarias de Puerto Brisa, en La Guajira, por unos 350 millones de dólares. Tres de los cuatro puertos más importantes de Colombia están sobre la Costa Atlántica. “Todos se han privatizado y están en procesos de modernización y expansión, con inversiones importantes”, dijo Díaz Granados.

Tanto él como Tatyana Orozco, directora ejecutiva de Probarranquilla, afirman que la estratégica localización de la Costa Caribe posibilita que Cartagena, Barranquilla y Santa Marta se conviertan en las principales receptoras de la inversión extranjera en el continente.

Orozco dice que prueba de ello es el constante crecimiento de la infraestructura comercial y de negocios en Atlántico y su capital, que hoy cuentan con al menos 400 hectáreas de zonas francas y parques industriales a precios competitivos.

Para el presidente ejecutivo de la Cámara de Comercio de Santa Marta, el consenso entre los sectores público y privado es uno de los pilares en la integración regional y un instrumento para consolidar fortalezas y superar debilidades.

Por su lado, la directora ejecutiva de Probarranquilla sostiene que gran parte de lo que pasa en la Región Caribe se debe a que los empresarios colombianos tienen más conciencia de la necesidad de ubicarse cerca de sus mercados de exportación. Y a que muchas empresas extranjeras han llegado en los últimos años con inversiones por unos 1.000 millones de dólares, que generan más de 15.000 empleos en 187 proyectos.

Agregó que en 2010 comenzó una nueva era en el Atlántico, pues se espera que se instalen o amplíen 89 proyectos que sumarían inversiones cercanas a los 412,6 millones de dólares. 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.