Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/3/2005 12:00:00 AM

Policarpa Salavarrieta

Un símbolo de la historia de Colombia, es la más popular de las insurgentes de la Independencia.Prefirió ser fusilada antes que delatar a sus compañeros.

"¡Pueblo de Santafé! ¿Cómo permitís que muera una paisana vuestra e inocente? ¡Muero por defender los derechos de mi patria! ¡Dios eterno ved esta injusticia!", fueron las palabras que la Pola pronunció antes de recibir la descarga de los fusiles de los soldados realistas. Luego de un consejo sumario, la Pola junto a 15 compañeros, entre los que se encontraba Alejandro Sabaraín, fue ejecutada en la mañana del 14 de noviembre de 1817. Policarpa (1795-1817), como muchas otras mujeres, participó activamente contra el régimen de la Reconquista. Nacida en Guaduas en el seno de una familia modesta pero reconocida en el lugar, vivió una existencia peculiar. Su padre, Joaquín Salavarrieta, un comerciante con alguna prosperidad, y su madre, Mariana Ríos, conformaron un hogar de nueve hijos que buscaban criar a voluntad. Razón de ello fue su traslado a Santafé, donde residieron algún tiempo en el barrio Santa Bárbara. El infortunio quiso que los padres y dos de los hermanos de Policarpa murieran en la fatídica peste de viruela que azotó la ciudad en 1802. Policarpa regresó a Guaduas, donde se inició en el movimiento insurgente. En aquella época era lugar de tránsito obligado hacia Santafé, sitio de gran comercio y circulación de noticias y personas. Su residencia en casa de la familia Beltrán, comprometidos antes con los Comuneros y ahora con la Revolución, parecería ser un hecho trascendental en su contacto con las nuevas ideas. Como toda joven, aprendió a coser y tal parece ese fue su principal medio de vida. Sin embargo, de su época de residencia en Guaduas la leyenda cuenta que a su paso por el lugar, la virreina, que huía al exilio en 1810, visitó su casa, donde le dio un retratito suyo y le auguró un mal final. Policarpa huyó a Santafé con su hermano Bibiano portando salvoconductos falsos. Se presentaron ante Andrea Ricaurte y Lozano, que los alojó en su casa, según recomendaban las cartas de los líderes de las guerrillas de los Llanos Ambrosio Almeyda y José Rodríguez. En la ciudad, Policarpa ganó confianza en distintas casas de la elite gracias a su simpatía y juventud. El oficio de costurera le permitió desarrollar tareas de espionaje, escuchando conversaciones sobre movimientos de tropas y armamentos de los ejércitos realistas. También cumplió tareas clandestinas reclutando soldados y recogiendo pertrechos para las tropas revolucionarias. En el ruedo de sus faldas trasladaba cartas, documentos y periódicos sobre los avances de los soldados. Sin embargo, fue la captura de Alejo Sabaraín lo que la delató, pues le fue descubierta una lista de nombres de realistas y patriotas que la Pola le había dado. Esto confirmó las sospechas de su participación en la sonada fuga de varios presos de la cárcel, entre ellos Almeida. Fue capturada en casa de Andrea Ricaurte y Lozano, y luego confinada en uno de los calabozos del Colegio Mayor del Rosario, convertido en cuartel militar. Policarpa Salavarrieta es la más popular de nuestras heroínas de la Independencia. Su coraje, firmeza y principios inclaudicables la convirtieron en un ícono de la República. Aunque le ofrecieron perdonar su vida a cambio de que delatara a sus compañeros, prefirió el martirio. La Pola muy pronto se convirtió en leyenda, casi en un mito. La escena de su muerte es de las más ricas de la iconografía de la Independencia. En el centro de Bogotá se conserva un busto en su nombre, en Guaduas hay una casa museo y hace 10 años, para el bicentenario de su nacimiento, su imagen juvenil y revolucionaria fue estampada por el Banco de la República en una nueva edición de los billetes de 10.000 pesos. *Doctor en historia. Profesor de la Universidad Nacional de Colombia e investigador de la Universidad Externado de Colombia.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.