Miércoles, 18 de enero de 2017

| 1997/01/27 00:00

POR FIN

POR FIN

Damon Hill logró cumplir su sueño a los 36 años. Esta temporada por fin consiguió coronarse campeón mundial de automovilismo. En los dos años anteriores tuvo que conformarse con los segundos lugares detrás de su archirrival Michael Schumacher. Esas posiciones hicieron que algunos pensaran que el británico estaba condenado a ser un eterno segundón y que no llegaría jamás a lo más alto del podio. Sin embargo esta temporada el cambio de escudería de Schumacher y la sólida conducción de su Williams permitieron que Damon finalizara el campeonato como el mejor. El próximo año, cuando ya no haga parte del equipo Williams, tendrá que demostrar qué tan bueno es realmente.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.