Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/28/2006 12:00:00 AM

¿Por qué se han ido?

A lo largo de la historia, miles de colombianos han abandonado el país como solución a problemas como la inseguridad y la pobreza. Estados Unidos, España, Venezuela y Ecuador son los destinos más buscados.

Los nacionales han partido en diferentes períodos y obedeciendo a diferentes coyunturas. No obstante, una misma razón es la que siempre los ha impulsado a partir: mejorar su calidad de vida.

Durante los años 50 en Colombia se empezó a eclipsar la violencia bipartidista y le dio paso al conflicto actual. Esto, sumado a la excelente oferta internacional, provocó la primera corriente migratoria de la historia colombiana.

Para esta época, una gran flexibilidad migratoria en las políticas del mundo en general y, especialmente, el boom petrolero en Venezuela, el alza de los precios del crudo y el fortalecimiento del bolívar pusieron a ese país como principal destino migratorio. En 1970, el desempleo y la caída de los precios del café animaron a la población a emigrar a Ecuador. Sin embargo, los primeros desplazamientos hacia allá se remontan a mediados del siglo XX.

Aunque menos nombrados, otros territorios cercanos se han encargado de albergar a los emigrantes colombianos. Panamá, después de su separación, se convirtió en un apetitoso destino, por el comercio que allí se movía gracias al canal interoceánico.

El gran número de emigrantes hacia los países vecinos responde a la teoría de que "la migración hacia los países de la frontera tiene un importante componente rural y está vinculada a las redes de comercio fronterizo que se han establecido", afirma Jorge Bacca, director del comité de asistencia técnica para las migraciones de la OIM.

Ya para finales de los años 80 y principios de los 90, debido al deterioro de la economía nacional y al deterioro de la situación política, social y militar, por la generalización de la violencia, Estados Unidos se fortaleció como el destino más apetecido en la historia de las migraciones de colombianos.

Para Alejandro Gaviria, decano de economía de la Universidad de los Andes, otra razón es que "aprovechando la bonanza del narcotráfico, muchos colombianos se desplazaron a Estados Unidos como agentes de comercialización y distribución de estupefacientes".

El desplazamiento masivo también "responde a la dinámica mundial de globalización de capitales", afirma Bacca, y explica además que los países desarrollados han impulsado el flujo migratorio por el déficit en la mano de obra y el envejecimiento de su población.

Para 1990, la migración de los colombianos estuvo motivada principalmente por la crisis económica de 1998, en la cual la producción decreció un 4,2 por ciento. Durante este período el 63 por ciento de los que emigraron lo hizo por razones económicas, y el 20 por ciento, por razones de seguridad.

Cada ola migratoria ha tenido un impacto determinado en la comunidad, de acuerdo con su coyuntura y con la población emigrante, sin embargo, ha sido la última la que más ha llamado la atención de los investigadores. "La ola de migraciones más importante tuvo lugar en los años 90: por la violencia política y la crisis económica, teniendo como principales destinos Estados Unidos y España, las otras migraciones a Ecuador y Venezuela han sido igualmente importantes, pero no han alcanzado la significación de la última oleada", afirma David Khoudour Castéras, coordinador de la línea de investigación en Migraciones Internacionales de la Universidad Externado de Colombia.

Siendo este un proceso que parece no acabar, las explicaciones genéticas también se acomodan a la pregunta de ¿por qué se han ido los colombianos? Sencillo: "Somos un país hecho por emigrantes: africanos y españoles sobre todo. Históricamente, migrar dentro o fuera del país lo llevamos en la sangre", comenta Fernando Molina, historiador de la Universidad Nacional.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1851

PORTADA

El doloroso asesinato de 81 líderes (este año)

José Jair Cortés es el más reciente de casi un centenar de líderes asesinados este año sin que el Estado pudiera evitarlo.¿Cómo parar este desangre?