Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/16/2013 7:00:00 PM

Preguntas de extranjeros y criollos

Estos temas inquietan y no dejan de sorprender a los que llegan de otros países y, curiosamente, aún asombran a los que también nacieron en esta tierrita.

24) ¿Por qué son más costosos algunos restaurantes en Bogotá que en Nueva York o Madrid?

Comenzaré por decir que en Colombia hay restaurantes para todos los gustos y todos los bolsillos. La gastronomía se ha desarrollado mucho en los últimos años, como respuesta a los paladares cada día más exigentes de una demanda que día a día conoce más de cocina. Y como respuesta encuentra una oferta cada vez más rica y de excelente calidad elaborada por equipos de cocineros que se actualizan en las distintas técnicas para hacer de la gastronomía, al igual que en otros países, un instrumento más para fortalecer el turismo tanto interno como extranjero. Por otra parte, en el mercado existe libertad de precios y una demanda que está dispuesta a pagarlos. Por ejemplo, antes el sushi era un asunto muy exclusivo, pero ahora hay una oferta muy variada con toda clase de precios.  Es ampliamente conocido que este sector no para de crecer. Además, factores como el precio del suelo, los arrendamientos, los servicios públicos, y el IVA del 16 por ciento a los locales comerciales se reflejan en el precio de los platos y el servicio.

Iván Bohórquez ,presidente de la Asociación  Colombiana de la Industria Gastronómica, Acodres. 

25) ¿Por qué El Minuto de Dios dura tres minutos?

Cuando el padre Rafael García Herreros comenzó por televisión El Minuto de Dios (enero 10 de 1955, actualmente el programa de TV más antiguo del mundo) lo utilizó para hablar de los compromisos espirituales y sociales que implica el Evangelio. Entonces no había, como hoy, estricto manejo del tiempo, por eso la intervención del telepadre se prolongaba. Ahora hay que ser precisos. Gracias a ese Minuto, se han construido miles de viviendas para los pobres, la universidad con mayor alumnado en el país, colegios y guarderías, puestos de trabajo y obras para atender desastres, sin hablar del anuncio de Jesucristo, del desarrollo integral del hombre, y de invitar a construir una nueva Colombia.

Diego Jaramillo, presidente de la Organización El Minuto de Dios.

26) ¿Por qué hay tanto colombiano hincha del Barcelona, Manchester, Inter, Boca o Real Madrid? Y nunca los ven jugar...


No me crean a mí, créanle a Roberto Fontanarrosa cuando dijo “Está también el fato del exitismo. Los pibes ven que gana un equipo y se hacen hinchas de ese equipo, son así, casquivanos. Son hinchas del campeón”. Muchos de los que se vuelven fanáticos de clubes extranjeros argumentan lo mismo: el futbol colombiano es malo. Y puede que tengan razón. Pero una cosa es seguir el fútbol internacional, y otra hacerse hincha por conveniencia de un club de afuera que no tiene nada que ver con uno. La gente busca subirse al bus de la victoria como sea, por eso no solo sigue el fútbol europeo, sino que se hace del equipo que más gane. Por eso los costeños que se autoproclaman ‘hinchas del alma’ del América, y los bogotanos del Nacional, Real Madrid, Chelsea, Inter, Barcelona, todos se han vuelto  equipos de moda con fanáticos de ocasión. Un colombiano se va a vivir a Barcelona y se hace ‘hincha’ del Barcelona, no del Espanyol porque claro, el Espanyol no gana nada. Yo no veo a colombianos fanáticos del Hoffenheim, del Crystal Palace o del Piacenza. A mí me parece un poco mezquino hacerse hincha del equipo que gana, es como casarse por dinero.

Adolfo Zableh, periodista. 

27) ¿Por qué la gente deja enfriar el asiento del bus antes de sentarse?

Podría  pensarse que por temor (infundado) a sufrir una enfermedad como hemorroides. Pero en una sociedad estratificada, la piel también juega, ¿quién me deja su calor? Profundamente debe  haber alguna asociación sexual. ¿De quién me dejo tocar?  Recuerdo un grafiti: “Amo los orines de mujer bonita”,  acá la belleza vence el asco. En el asiento tibio la sospecha sobre el otro domina y la mirada se vuelve tacto: me va a rozar con su calentura. Así este hábito puede significar un acto de asilamiento de los que no son como yo e igual la representación inconsciente de un contacto sexual. El pasajero parado frente a una silla esperando que se enfríe en un bus repleto es una desafiante imagen bogotanísima. 

Armando Silva, filósofo y semiólogo. 

28) ¿Por qué siempre nos falta un centavo para el peso?

Depende de qué se entienda por centavo. En realidad, la generalización es arriesgada, porque en varias disciplinas olímpicas el avance de Colombia en los últimos tiempos ha sido notable. Entonces, hay casos en los que se logra bastante más que el peso. En muchas otras ocasiones no falta uno sino 50, 80 centavos para el peso.  La frase de que “falta un centavo” se aplica cuando por poquito no se logra un éxito. Y, de nuevo, generalizar es peligroso. Pero en la mayoría de los casos en los que “casi se gana” suele haber un problema relacionado con la mentalidad y la confianza que, en mi opinión, es un reflejo, de pronto indirecto, de la ausencia de una tradición, de una cultura deportiva arraigada entre los habitantes del país.

Eduardo Arias, periodista.

29)
¿Por qué se usa la expresión ‘al clima’ para pedir una bebida no refrigerada? 


La locución ‘al clima’, para referirse a una bebida que está a temperatura ambiente, es decir, que no ha sido enfriada, es un colombianismo, pues en otros países como España se dice ‘del tiempo’: El vino tinto se toma ‘del tiempo’; los niños beben agua ‘del tiempo’ (Diccionario del estudiante, de la Real Academia Española). La expresión ‘al clima’ surgió cuando los frigoríficos llegaron a nuestros hogares y a los negocios, ya que era necesario diferenciar cuándo una bebida había sido sometida a refrigeración y cuándo se encontraba en su estado natural, esto es, con la temperatura de la atmósfera que la rodeaba.

Cleóbulo Sabogal Cárdenas, jefe de Información y Divulgación Academia Colombiana de la Lengua.

30) ¿Cómo Colombia logra crecer económicamente mientras hay un conflicto armado?

El conflicto colombiano es considerado de baja intensidad, restringido a regiones donde se genera poca riqueza. Produce alrededor de 3.000 víctimas entre muertos y heridos al año, y es además  un lastre para la infraestructura energética y los oleoductos. El gobierno dedica el 6 por ciento del PIB a la seguridad, con lo que desvía recursos importantes de su uso productivo. 
Colombia no crece tanto: lo hace por debajo de su potencial y menos que otras economías latinoamericanas, por estar demasiado concentrada en la minería  con el consecuente estancamiento de su industria y agricultura. Podría crecer más si contara con instituciones políticas que impulsaran la infraestructura (muy atrasada por el clientelismo y la corrupción) y la modernización educativa, como también obviamente si estuviera en paz.

Salomón Kalmanovitz, decano de Ciencias Económico-Administrativas de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, columnista de El Espectador.

31) ¿Por qué los noticieros son tan provincianos y la sección internacional dura dos minutos, mientras que la de farándula dura diez?


El periodismo colombiano ha sido en general parroquial. Es un asunto cultural, político y de negocios. Para un país históricamente encerrado en sí mismo, la parroquia era el ombligo del mundo, y las élites, que adquirían en Europa una cultura universal que les perpetuaba su estatus social y político, eran las mismas que generaban la información y producían las noticias, de tal manera que el periodismo era a imagen y semejanza suya. De ahí que los noticieros aún hoy representen intereses políticos y empresariales propios, afincados en el país y que, en consecuencia, sus agendas informativas estén decididas por esos intereses y que la farándula sea desproporcionada, porque no es información periodística sino autopromoción.

Germán Yances, periodista y analista de medios.

32) ¿Por qué en casi todos los establecimientos cuando el que vende no tiene cambio exacto hace el redondeo por arriba perjudicando al cliente?

Redondear hacia arriba no está permitido por la ley. De hecho, la normativa dice que siempre se debe dar el cambio exacto, y si eso no es posible se debe redondear hacia abajo. La idea es que el cliente no salga perjudicado sino siempre ganando. Para solucionar ese problema los establecimientos piden que se donen las vueltas a una causa social, una práctica que está debidamente auditada y que no es un carretazo. Pero más allá de las salidas que se busquen, el tema es más estructural, y por eso se deberían hacer modificaciones en las monedas para usar centavos.

Rafael España, director de Estudios Económicos de Fenalco Nacional.

33) ¿Por qué es importante aparecer en las páginas sociales?

No creo que sea importante salir en las fotos de las páginas sociales, lo importante es ir a los eventos.  Y sirven para saber cómo es la nueva embajadora de Croacia o la futura viceministra  de Turismo para reconocerla cuando uno se la encuentre. Las sociales aportan información interesante acerca de las costumbres del país, de una región, de una ciudad.  Ayudan a entender los mecanismos y las redes sociales, y cuando se miran con retrospectiva, de conocer la moda, a veces la historia del país.

Jean-Claude Bessudo,  presidente de Aviatur.

34) ¿Por qué se asegura que los equipos bogotanos son grandes? 

(cuando uno se demoró más de 30 años en ser campeón y el otro más de 20, cosa que no le pasaría al Real Madrid. Además ninguno de 
los dos ha llegado ni siquiera a disputar una semifinal de la Copa Libertadores)

La idea de “grandeza” de los equipos se basa en una mezcla de características: la historia de triunfos del club, su número de títulos, su peso en la cultura popular, su cantidad de hinchas más allá de su región... En ese sentido Millonarios y Santa Fe hacen parte de la lista de “grandes” junto a clubes como Nacional, América, Cali y Junior.

Alejandro Pino, periodista deportivo.

35) ¿Por qué los colombianos meten las pilas descargadas al refrigerador para que se carguen? 


Las pilas funcionan porque en su interior ocurren reacciones químicas de oxidación y reducción en las que se transfieren electrones: el movimiento de los electrones entre los polos de las pilas genera la energía eléctrica aprovechable. Cuando las reacciones químicas dentro de la pila finalizan por el consumo total de los reactivos de partida, las pilas se descargan. En las baterías de los celulares o de los dispositivos electrónicos, y en el caso de las pilas recargables que usamos en las cámaras digitales, las reacciones se pueden revertir cuando conectamos el cargador a la corriente eléctrica, ya que el aporte de electricidad puede regenerar los reactivos de partida a partir de los productos para que el ciclo pueda llevarse a cabo de nuevo. La reversibilidad del proceso no es completamente efectiva por lo que en algún momento la batería ya no podrá usarse más y deberá reemplazarse. 
La creencia popular dice que las pilas se pueden cargar si se ponen en el refrigerador unas cuantas horas; lastimosamente, este antiguo mito es falso pues el enfriamiento no es capaz de revertir las mencionadas reacciones químicas como lo hace la corriente eléctrica. Poner las pilas a una temperatura baja podría, eventualmente, disminuir la velocidad con la que la batería se descarga pues las reacciones químicas se hacen más lentas; eso significaría que la pila dura más. Sin embargo, para que esto se pueda aplicar, tendríamos que usar, por ejemplo, nuestro teléfono celular sin salir del refrigerador.

Carlos Enrique Daza, químico, Ph.D. y profesor asistente del Departamento de Química de la Universidad Javeriana.

36) ¿Por qué nos consideramos mejores que nuestros vecinos bolivianos, peruanos y ecuatorianos?

No creo que toda Colombia se sienta superior a los vecinos. No veo a los indígenas del Cauca, o a las comunidades negras del Pacífico mirando por encima del hombro a un ecuatoriano, por ejemplo. Creo que ese sentimiento de superioridad existe, sobre todo, en los colombianos que se sienten blancos, descendientes directos de Fernando VII. Con el agravante de que son la clase dirigente del país: manejan la economía, la política, la religión y los medios de comunicación. Y como se creen blanquitos, aunque sean tan mestizos como la aguapanela y la ruana, se refieren peyorativamente a los indígenas. Dicen ‘indio’, como si fuera un insulto. Son racistas, aunque no lo admitan en público. Un botón para la muestra: ¿Cuándo tendrá Colombia un presidente indígena o negro?

Cristian Valencia, narrador y columnista. 

37) ¿Por qué nos gusta decir que ojalá presentaran más programas de cultura en la televisión, cuando en realidad solo vemos novelas? 


La sociedad colombiana no se ha acostumbrado a decir lo que piensa porque si uno lo hace, es mal visto. De modo que uno responde lo que se imagina que el otro quiere escuchar: como si estuviera en la escuela. Por eso, para comprender al país no hay que entender lo que uno dice sino lo que está en el gesto, el subtexto, la indirecta. De ahí que en Colombia el sentido esté en el tonito y no en las palabras. Basta con escuchar la frase popular: ‘No fue lo que me dijo, sino el tonito’. Y decir ‘veo telenovelas’ hace quedar mal y un colombiano que se respete no queda mal: inventa.

Omar Rincón, profesor de la Universidad de los Andes.

38) ¿Por qué las piedras de Tunja están en Facatativá?

La historia cuenta que un cura que construía una iglesia se quedó sin piedras y para poder seguir con la obra hizo un pacto con el diablo, en donde él le entregaba su alma a cambio de que trajera más rocas. Pero mientras el diablo cumplió con su parte, el cura se arrepintió, por lo que el primero dejó las piedras en Facatativá. En un principio se denominaron Piedras del Tunjo, una figura triangular de oro, pero poco a poco su nombre cambió a Piedras de Tunja. Fui director de ese parque, que se debe llamar Parque Arqueológico de Facatativá, destinado al arte rupestre, pero lo han denominado Piedras del Tunjo o de Tunja, Cercado de los Zipas y Cementerio del Zipa.  

Álvaro Botiva, antropólogo.

39) ¿Por qué si sabemos que los ríos (cuerpos de agua) recuperan su cauce construimos cerca a ellos, y luego estamos inundados?

Los cuerpos de agua tienen su espacio que incluye llanuras de inundación. Se ha considerado que la ingeniería soluciona el comportamiento de los cuerpos de agua, pero son muy complejos los factores involucrados en las inundaciones: lluvias, tipo de suelos o rocas, aguas subterráneas y estructuras humanas, entre otros. Lo óptimo es respetarlos con planes transitorios que involucren estructuras de control, pero a largo plazo ordenar territorios para que los ríos recuperen su dinámica. En cuanto a construir en lomas, si bien hay zonas inestables, otras no lo son y en un país andino es necesario adaptarse. Además en este país hay una ocupación del territorio que refleja la desigualdad social. Eso se evidencia en el hecho de que la gente pobre  tiene que recurrir a zonas riesgosas para asentarse.

Julio Fierro Morales, geólogo, magíster en Geotecnia.

40) ¿Por qué al depósito de dinero se le llama ‘finca’?

Hay toda una cultura en el mundo sobre el depósito monetario que se deja por los envases reciclables. En Alemania y en Finlandia, por ejemplo, se usa la palabra fianza (pfand en alemán, pantti en finés) y la costumbre ha revivido en tiempos de sostenibilidad y ambientalismo. En Colombia se usa ‘finca’, que puede  tener que  ver con una inversión del significado de hipoteca. El valor más absoluto en Colombia es la propiedad raíz, y de ella se destaca la finca, como representante de una economía hacendaria colonial. Dejar finca es dejar como depósito no solo dinero, sino la fe.  Y tiene su opuesto, poner conejo.

Carlos Mauricio Vega, escritor y periodista.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.