Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/12/2011 12:00:00 AM

¿Profesores tecnófobos o tecnófilos?

Aunque la integración de las tecnologías de la información a la educación superior es un hecho, hay docentes que tienen sus reservas. El debate está sobre la mesa.

La clase de Leonardo Gómez comienza cuan-do todos sus estudiantes encienden los computadores. Gómez es periodista y profesor de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de la Sabana de Bogotá. Para su materia, los alumnos no sacan copias ni compran libros. En cambio, ven videos en YouTube, leen blogs y prensa en línea, consultan bases de datos en Internet, suben sus trabajos a una plataforma especializada, descargan de allí mismo sus parciales y también reciben las notas a través de esta.

Gómez ha logrado integrar exitosamente las nuevas tecnologías de la información a sus clases, para sacar de ellas el mejor provecho. “Es fundamental que los alumnos se familiaricen con las tecnologías digitales, bien sea para informar y estar informado en tiempo real, para contactar a sus fuentes o para difundir el conocimiento”, afirma.

Como la mayoría de los aspectos de la sociedad, la educación ha cambiado por cuenta de la tecnología. Las universidades del país han empezado a usar herramientas que se acoplan a esta era de la información: desde plataformas educativas y bibliotecas digitales hasta redes sociales y foros de discusión en línea.

“Más allá de integrar la tecnología se trata de entender que el modelo de cómo se conoce y se aprende está cambiando en las aulas –dice Camilo Andrés García, profesor de la Universidad Javeriana de Bogotá–. Debido a las redes, el profesor ya no es el todopoderoso sabio que todo lo sabe”. Para García, las infinitas posibilidades de adquirir conocimiento en Internet hacen que los alumnos también puedan enseñarle al profesor, y el compartir ese conocimiento abierto es sinónimo de calidad. Además, destaca la rapidez con la que gracias a la tecnología se puede adquirir información.

Pero en medio de esta tendencia hay quienes tienen sus reservas. Según Lorenzo García Aretio, titular de la Cátedra Unesco de Educación a Distancia, a pesar de que muchas instituciones incorporan tecnología, hay dos factores que hay que tener en cuenta en los casos en los que no se usan. Por un lado, está la disponibilidad de los recursos tecnológicos precisos en las instituciones y, por otro, las habilidades y la actitud de los docentes. “Si hay recursos ­–afirma García Aretio–, los docentes se convierten en la clave del éxito. Pero al margen de la población de profesores jóvenes que acceden a la profesión, el resto fueron educados sin utilizar las nuevas tecnologías. Las rechazan porque piensan que van en contra del desarrollo interpersonal, porque desconfían de su eficiencia, porque desconocen la tecnología y sus posibilidades”.

Para combatir eso, en la Universidad del Norte se aplica, desde hace más de quince años, una estrategia de incorporación de la tecnología de información y comunicación (TIC) en las clases basada en la sensibilización, formación pedagógica y acompañamiento a los docentes. Los profesores socializan entre pares sus experiencias, reciben asesoría de expertos de la institución y de otras universidades pares e incluso reciben incentivos, como un premio por la mejor experiencia de innovación pedagógica. Además, han creado la Unidad de Nuevas Tecnologías, un organismo que cuenta con un grupo de profesionales especializados en la materia y que busca que el docente se forme y tenga todo el soporte necesario para que pueda apropiarse e incorporar las TIC a su clase.

Nuevas herramientas seguirán apareciendo y es misión de las universidades y de los profesores ponerlas al servicio de la educación. Los alumnos de hoy han nacido en un mundo con tecnología y sus procesos de aprendizaje no tienen por qué excluirla. Ni tecnófobos ni tecnófilos: la clave está en el balance.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.