Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2005/04/24 00:00

¿Quién manda en las 100?

SEMANA les pidió la hoja de vida a los presidentes de las grandes empresas para construir el perfil del típico líder empresarial hoy en Colombia. Estos son los resultados.

<a href="javascript:popupSub('/imagesSemana/images1199/ENCUESTA/encuesta1.htm','encuesta','toolbar=no,location=no,directories=no,status=no,menubar=no,scrollbars=yes,resizable=no,width=500,height=430,left=80,top=80');"><img src="/imagesSemana/static/boton_encuesta.gif" width="112" height="24" border="0"></a>

No hay fórmula mágica para llegar a la presidencia de una de las 100 empresas más grandes del país. Se puede haber nacido en un pueblo pequeño como Vélez, Santander, o Caramanta, Antioquia, o en una gran capital como Bogotá o Berlín. Se puede haber estudiado carreras comunes como ingeniería y economía o rarísimas, como administración de transporte aéreo. Se puede haber escogido una universidad colombiana o una extranjera para hacer el pregrado. Se puede haber realizado una especialización, una maestría o hasta un doctorado, y prácticamente en cualquier campo, desde física teórica y democracia, pasando por negociación de conflictos y evaluación de proyectos, hasta los más clásicos de gerencia y administración. Y se pueden tener 38 o 66 años.

Si bien no todos los presidentes de las empresas enviaron su hoja de vida, ni todos incluyeron todos los datos (ver ficha técnica), SEMANA recibió suficiente información para conocer, por primera vez, quiénes son estos hombres que conducen el mundo corporativo colombiano, de dónde son, qué estudiaron, en qué universidades, si realizaron posgrados, si llevan muchos años en sus conglomerados empresariales y desde hace cuánto llegaron al tope.

El análisis presenta un grupo increíblemente variado, en el cual nadie ha llevado una vida demasiado parecida a otra. Sin embargo hubo algunos datos que son contundentes: para llegar a ser presidente de una gran empresa es mejor ser hombre que mujer y es casi un requisito haber realizado algún tipo de especialización, curso de posgrado o maestría (ver gráficos).

De todos modos, a pesar de la diversidad, sí surgen algunos patrones comunes entre todos. Por ejemplo, la gran mayoría tiene carreras de pregrado en las áreas obvias: ingeniería, economía, administración y derecho. Muy pocos han estudiado carreras humanísticas, son contados con los dedos de una mano los que tienen una formación básica en ciencias y prácticamente ninguno siguió arte o música. Es que como ya lo han descubierto algunos estudiosos del tema, la dirigencia empresarial de hoy en Colombia es más de corte tecnócrata que universalista, como sí lo eran los pioneros que hicieron industria en el país.

Paradójicamente, estos conductores empresariales son mucho más globalizados que sus antecesores. No sólo uno de cada cinco ha nacido en el exterior, y aunque entre estos hay varios colombianos, indica el nivel de inversión extranjera reciente en este país. Entre los presidentes foráneos hay sobre todo mexicanos y españoles. Y de todos, dos de cada tres han realizado estudios de posgrado en el exterior, la mayoría en Estados Unidos.

El análisis también muestra que llegar a la cima también requiere paciencia. Cuatro de cada 10 presidentes han estado en sus empresas -o en muchos casos, ascendiendo en sus grandes grupos empresariales- más de 15 años. Muy pocos, además, parece que llegan 'sardinos' a estas alturas. La absoluta mayoría es mayor de 40, y casi la mitad son mayores de 50.

Quien tenga como meta llegar a la presidencia de una gran empresa colombiana tiene en este artículo algunas ideas de qué hay que hacer. Claro está, sin perder de vista, que como buenos colombianos, los líderes empresariales no tienden a seguir camino conocido alguno, y que sus perfiles, son bastante únicos. La lección de fondo parece ser entonces que lo mejor para subir hasta esas cumbres es ser auténtico, estudioso, globalizado, ¡ah, sí! y hombre.

VEA ENCUESTA

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.