Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/23/1996 12:00:00 AM

RADIOGRAFIA

SEMANA presenta las principales conclusiones del estudio sobre los diferentes sectores industriales colombianos realizado recientemente por la Anif.

Es común hoy en día achacarle la culpa de la actual desaceleración en la industria única y exclusivamente a la apertura económica. De ser correcta esa afirmación la producción de todos los bienes que se exportan o compiten con las importaciones debía haber caído de manera homogénea. Tanto los transables durables _bienes de capital para la industria, vehículos, electrodomésticos_ como los transables no durables _tabaco, textiles, confecciones, químicos industriales_ se verían afectados por esa situación. No ocurrió así. El estudio de mercados industriales que elabora anualmente la Asociación Nacional de Instituciones Financieras _Anif_ deja en claro que es un error de análisis echarle todo el muerto de la crisis a la internacionalización de la economía.Según Armando Montenegro, presidente de Anif, "las cifras muestran que la crisis afecta más a los bienes durables que a los no durables, sean o no transables". Los sectores durables no transables, que incluyen la producción de insumos para la construcción fundamentalmente, tienen la mayor caída de sus tasa de crecimiento. Pasaron de un crecimiento de 6,6 por ciento anual a -9 por ciento este año. También se resienten los sectores transables durables, como los bienes de capital para la industria y los vehículos y los electrodomésticos.Mientras tanto el tabaco, los químicos industriales, los textiles y las confecciones _bienes transables no durables_ muestran un crecimiento positivo este año.Estas cifras demuestran de alguna manera, según el estudio de la Anif, que el menor ritmo de crecimiento de la industria se debe más a la disminución en el consumo de bienes durables que a la competencia externa. Esto se debe en general a dos factores: la disminución en el ingreso disponible para gastar, causado en parte por el aumento en el IVA, y las altas tasas de interés del primer semestre, que afectaron la capacidad de endeudamiento.En los últimos cuatro años ha habido un comportamiento heterogéneo de los sectores. A algunos les ha ido bien, a otros regular y a unos especialmente mal. Para empezar, los no durables no transables, como las bebidas y los alimentos, han conservado tasas de crecimiento positivas superiores al 5 por ciento. Esto se debe, según el estudio de Anif, a que son inelásticos al ingreso y a los precios y no los afecta especialmente la competencia internacional. Sin embargo ya comenzó la penetración de extranjeros en el mercado de bebidas, tradicionalmente las más protegidas. Los otros sectores que se han beneficiado en este período son los que han exportado más, acudiendo a una fuente de demanda distinta a la interna. También han ajustado su productividad, incrementando la inversión y reduciendo los costos laborales. Han recibido, así mismo, un mayor flujo de inversión extranjera y se han convertido incluso en plataformas de exportación hacia otros países.A los que les ha ido regular comenzaron favorablemente pero se han visto afectados por la reducción en la demanda de bienes duraderos. Entre 1992 y 1994 hubo un crecimiento sostenido de la producción de estos bienes, como los ligados con la construcción, la maquinaria eléctrica, los vehículos y los electrodomésticos Esta tendencia cambió el año pasado. Los materiales de construcción, como el cemento y los ladrillos, registraron un decrecimiento de -32 por ciento en 1995.Los sectores que han sufrido más son aquellos demasiado intensivos en mano de obra y con grandes dificultades para reducir esos costos. También son muy vulnerables a la revaluación y el aumento de importaciones. Los cueros, confecciones y el calzado encabezan esta lista.Otras conclusionesHace cuatro o cinco años existía una gran incertidumbre sobre cuáles industrias colombianas se defenderían mejor en el mercado internacional. Se pensaba, entonces, que los sectores con un alto grado de especialización y reconocida competitividad estarían a la vanguardia. Los cueros colombianos, por ejemplo, tenían el 2,5 por ciento del comercio mundial. Sin embargo pasó lo contrario. Los sectores especializados han tenido una caída importante en sus exportaciones, superior al 10 por ciento anual. Además de cueros y confecciones han decrecido los alimentos, imprentas y minerales no metálicos. Mientras tanto sectores como los plásticos han aumentado sus ventas en el exterior. El error fue que hace cuatro años se pensaba que la mano de obra en Colombia era barata y por ello el país se convertía en competitivo. Pero resulta que en China, Indonesia y Malasia es más barata. Pocos preveían, así mismo, que la apertura era de capitales, la mayoría pensaba que era de bienes. La apertura de capitales ha dinamizado a sectores como los plásticos. Otra conclusión se refiere al costo laboral. Según Montenegro, "hay empresas que están mal, que les está cayendo la demanda y siguen subiendo los salarios de una manera insensata.". Estas empresas presentan riesgos de subsistencia, dice el Anif.Posiblemente la noticia más alentadora es la penetración de los productos colombianos en Venezuela, en particular los más golpeados como el del vestuario. Si Venezuela crece más del 5 por ciento el próximo año, como está previsto, va a haber un alivio para sectores en problemas. Indicadores financieros por sectoresEntre las principales conclusiones del estudio sobre los sectores de la industria se encuentran las siguientes: de los 26 sectores incluidos en el estudio, 19 disminuyeron su razón de ventas a activos y 20 disminuyeron su margen neto en 1995. Durante 1995, seis sectores reportaron pérdidas: cuero, calzado, hierro y acero, maderas, cerámicos y textiles. El tabaco y el caucho, dos sectores muy perjudicados por el contrabando, redujeron el margen neto y la relación de ventas y activos. Los sectores con mayores utilidades fueron otros químicos, otras metálicas básicas, imprentas y editoriales, vidrio y sus productos, otros derivados del petróleo y otros minerales no metálicos (cemento). Estructura y evolución de la productividadEn el gráfico se aprecian cuatro grupos de sectores: sectores con productividad superior al promedio industrial (los que se encuentran a la derecha del 1 en el eje horizontal) y aumento en la productividad en el último año; sectores con productividad superior al promedio industrial y disminuciones en la productividad en el último año; sectores con niveles de productividad inferiores al promedio industrial (a la izquierda del 1) y que registran aumentos en productividad en el último año, y sectores con niveles de productividad inferiores al promedio industrial y disminuciones en productividad en el último año.Coeficiente exportadorEl coeficiente exportador señala la proporción de la producción que se dirige hacia los mercados internacionales. Los cueros y el vestuario son los sectores que más dependen de las exportaciones, ya que el 78,5 por ciento (cueros) y el 74,6 por ciento (vestuario) del valor de su producción se vende en el exterior. En contraste, las bebidas son prácticamente una industria dedicada a la producción doméstica.Indice de transabilidadLa transabilidad es la condición que señala la posibilidad de que un bien se intercambie en los mercados internacionales. El indicador tiene un valor máximo de 100, cuando el bien es perfectamente transable en los mercados internacionales, y de cero cuando el intercambio comercial es muy bajo. Un alto índice de transabilidad indica una mayor exposición a la competencia externa, que es por lo general más agresiva que la competencia local. Al mismo tiempo, una devaluación tiende a favorecer mucho el comportamiento del sector al valorizar las ventas en el exterior y encarecer los productos importados. Dependencia del mercado venezolanoEl mercado venezolano es hoy una fuente importante de demanda por productos colombianos. En 1994 las exportaciones fueron de 537,2 millones de dólares y en 1995 alcanzaron 936 millones de dólares, un incremento de 74,3 por ciento. Hay una gran diversificación. Es relevante destacar la importancia del mercado venezolano para cueros y vestuario, particularmente. Inversión extranjeraSegún el Banco de la República, la inversión extranjera no petrolera recibida por la industria manufacturera en 1995 alcanzó los 581,8 millones de dólares, un incremento del 59,4 por ciento respecto a 1994. Los sectores industriales más atractivos para los inversionistas extranjeros fueron los productos químicos y otros derivados del petróleo, productos alimenticios, bebidas y tabaco.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.