Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 1989/03/06 00:00

REGRESO AL COLEGIO

REGRESO AL COLEGIO

VOLVER A EMPEZAR
La época del regreso al colegio llegó en pleno. En casa todo es una rotación en los movimientos. Se trata, como en el caso de la Tierra frente al Sol, de un cambio de posición... en este caso, mas exactamente, de ún giro completo que ocasiona variaciones radicales en los horarios, las actividades, el estado de ánimo, la alimentación.

La manecilla más pequeña del despertador se ha adelantado aterradoramente. En los rincones del cuarto de estudio, como testigos mudos del cambio, todavía reposan trozos de plástico para forrar cuadernos, tiquetes de compra de camisas blancas y listas de libros a medio tachar.

La despensa y la nevera están atiborradas de alimentos. Al lado del yogurt y de los jugos, una buena provisión de queso en rodajas parece indicar que la dotación de loncheras para el año escolar que comienza estará a pedir de boca.

La cuenta bancaria ha disminuido, pero el deseo de forjar los hombres del mañana lo justifica todo. Cuadernos nuevos, libros nuevos --aunque algunos se heredan--, uniforme nuevo.. .

Las intenciones y los buenos deseos es lo único que no es nuevo. Como cada año por esta época, se espera lo mejor. Los consejos brotan sin medida por parte de los padres, mientras los hijos recuerdan las promesas del último febrero. Incluso hay familias donde previamente se ha diseñado un horario ó se han analizado --en reunión con asistencia plena-los errores del grado anterior y también las buenas costumbres que se deben incrementar.

Poco antes de la partida los niños miran con cierta nostalgia el rincón de la bicicleta y la programación de televisión, al tiempo que ordenan mentalmente la crónica de vacaciones que le llevarán a sus compañeros.

Las madres, por su lado, aunque advierten que desde ese día verán el Sol más temprano y tendrán que repasar las fechas de historia y las pruebas matemáticas, también han comenzado a planear lo que algunos llaman --no con poca ironia-su nuevo periodo de vacaciones.
Abundan las citas al gimnasio para las no trabajadoras. Para las que, por el contrario, se han unido a la diaria lucha laboral, las nuevas faenas se verán más complicadas. Lo cierto es que no deja de admirar esa propiedad mágica con que las mujeres ejecutivas, madres a la vez de "gente menuda" en edad escolar, logran volver elásticas las horas.

A pesar de la costumbre, a pesar de la experiencia en años anteriores, cada nuevo periodo escolar requiere una buena dosis de acoplamiento. Se debe ajustar otra vez ese ritmo casi industrial de las mañanas; ese proceso en serie que comienza con el ruido del despertador y termina con el agitado ascenso de la escalerilla del bus.

No es sólo el hecho de levantarse más temprano lo que afecta el nuevo ritmo, sino también la prontitud en cada una de las acciones matutinas: desde la ducha hasta el desayuno. Y, por supuesto, es un nuevo proceso que compromete a toda la familia.

Pero el famoso día del regreso habrá de llegar mas rápido de lo que se imagina. Las últimas horas de las vacaciones parecerán más apresuradas. Muy pronto volverán las tareas, los regaños, las izadas de bandera, los nuevos compañeros que irán a tomar onces en la casa y aun las nuevas libretas de calificaciones, con su alta dosis de sorpresa. Sorpresa que se traduce en profundas alegrias o en dolores de cabeza.

Entonces, cuando todas estas condiciones se han vuelto a reunir, cuando se han hecho presentes una vez mas en el transcurrir diario de las familias, cuando ya resulta inadecuado hablar de Papá Noel, es porque el estudio ha tomado sus dimensiones reales.

La rotación se habrá verificado plenamente.

MODA INFANTIL 89
Como ocurre con los adultos, la moda infantil está en permanente innovación. Sin embargo, hay algo que se debe tener muy en cuenta a la hora de se leccionar el vestuario de un niño: la comodidad.
Nunca una tendencia o una ocasion deben sacrificar este principio. Aun en los momentos más exigentes se debe buscar que los niños se sientan cómodos.

La combinación blanco-negro, una sorpresa de la moda infantil en el 88, seguirá presente por un tiempo. No obstante, una nueva gama se impone apresuradamente: la de los tonos eléctricos y fosforescentes, como el verde limón y el naranja.
Al mismo tiempo, colores como el caqui y el verde militar cobran gran importancia.

Sin perder el toque de actualidad, la tendencia agresiva de los últimos tiempos, decididamente moderna, empieza a dar paso a una nueva ola de romanticismo. Ajustada al trópico, la línea clásica se impone para los niños, con sus diseños de flores y de cuadros y con algo tan tradicional como el escocés. Se reviven, pues, los escudos, los detalles bordados y accesorios tan clásicos como la diadema.

Al mismo tiempo, en materia de moda informal, reaparece el jean con toda su fuerza, lo mismo que el tejido de punto.

En faldas, la "mini" se va quedando atrás y vuelve la falda pantalón.
Los pantalones se usan con prenses y bota recta; muy elásticos y preferiblemente estilo baggy.

En materia de camisas, se verán más los cuadros que las rayas.
Las chaquetas presentan varias opciones: en tejido de punto para llevar al colegio, y muy acolchadas o incluso en jean. -

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.