Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/22/1988 12:00:00 AM

REGRESO AL COLEGIO

REGRESO AL COLEGIO, Edición 299, Sección Especiales, 9914 REGRESO AL COLEGIO
La promoción automática en primaria
La decisión del Gobierno Nacional de promover automáticamente (pasar de un grado al siguiente) a los alumnos de educación básica primaria, despertó toda suerte de comentarios, unos a favor, otros en contra, en el momento de su expedición, a mediados del año pasado. La mayor parte de la gente comentaba el proyecto sin conocerlo a fondo. Los comentarios y las críticas surgían casi por oficio, a partir del poco conocimiento, y la buena dosis de imaginación, que se adquiría con la simple mención del proyecto. La verdad es que no resulta difícil opinar a partir de un supuesto aparentemente claro, como puede ser el de que los niños que cursan sus estudios primarios no deben someterse a pruebas numéricas que arrojen como resultado su aprobación o reprobación en el grado, y por consiguiente, su aceptación o rechazo para el nivel siguiente.
Pero en realidad es indispensable que la opinión conozca los antecedentes con base en los cuales se adoptó la medida, al igual que los objetivos que persigue las necesidades a nivel docente e institucional para que el proyecto pueda llegar a buen término.
SEMANA pretende con base en la determinación del gobierno, en documentos oficiales en estadísticas existentes y en la opinión de conocedores del tema, ampliar la información existente de manera que el lector pueda sacar sus propias conclusiones.
La idea de la promoción automática en primaria surgió a partir de datos realmente sorprendentes acerca de deserción y mortalidad estudiantil, y a partir también de resultados poco satisfactorios sobre el enfoque que se le está dando al desarrollo del individuo (no siempre es un niño) en áreas diferentes a la meramente académica. Datos tan reveladores como el que indica que en la zona rural solamente un 70% de la población inicia sus estudios básicos, y que de este porcentaje apenas el 20% culmina el quinto de primaria, con una demora promedio de 20 años, son suficientes para entender que se requiere urgentemente una revisión de los procesos actuales. Es obvio que la deserción, la mortalidad y la demora excesiva obedecen a multitud de factores, entre los cuales hay que considerar aquellos de tipo económico y social, y no solamente el del tipo de enfoque evaluativo. Pero es indudable, así mismo, que este último participa ampliamente de los resultados y de la mentalidad que se ha creado al rededor de estos hechos. Además, las nuevas medidas persiguen también subsanar factores de diversa índole, entre los que aparecen la integración de la familia y de la comunidad al proceso educativo.

La evaluación: el punto crítico
Sin embargo, aunque el sistema aparece modificado en muchos frentes, el que primero salta a la vista del observador que no tiene intenciones de adentrarse en el asunto hasta sus últimas consecuencias es el de la evaluación.
Hasta el momento las prácticas evaluativas se han centrado en las cifras, en los datos y en los promedios estadísticos, y por medio de resultados que se interesan casi en su totalidad por los aspectos cuantitativos, dejando de lado los cualitativos, pretenden diferenciar los buenos de los malos estudiantes, sancionar a los educandos, motivarlos por el temor a las notas reprobatorias y, en definitiva, decidir sobre la promoción con base en formatos numéricos que examinan de modo exclusivo los conocimientos adquridos en diversas áreas, olvidando muchas veces los comportamientos humanos, la creatividad, la propia superación, la socialización, e incluso la manera de pensar.
A partir de la promoción automática se pretende evaluar, más allá de los conocimientos teóricos, el desarrollo de los valores y de las actitudes, la capacidad de razonamiento, el desarrollo físico, la evolución del lenguaje y de la expresión comunicativa, el progreso afectivo y el crecimiento de la interacción social de los alumnos. Pero evaluarlos no para otorgar un premio o un castigo, no para juzgar si merecen o no pasar el año, sino con el fin de potenciar las capacidades y las habilidades de los alumnos, de hacerlos conscientes de la importancia de aprender de los errores, y en general de toda experiencia, de permitirles afianzar sus valores y actitudes y también para que la evaluación constituya un elemento de utilidad para el autoanálisis de los maestros y de las instituciones, de modo que puedan mejorar, perfeccionar y reorientar los procesos escolares.
Porque hasta el momento es frecuente observar que los docentes se quedan en un esquema original de educación, y no se preocupan por actualizarlo a las épocas o por acomodarlo a los diferentes grupos que se les puedan encomendar, pues no todos pueden ser tratados de la misma forma.
Los maestros también se evalúan
De manera que en adelante se pretende evaluar también el procedimiento de los profesores y de las escuelas, pues en la actuaiidad son muy pocos los que adelantan esta labor, decisiva en la calidad de la educación.
Descargar todo el peso del desarrollo educativo en los alumnos parece ser bastante inconsecuente, así como estandarizar entre ellos un modelo único de evaluación. Si la medición uniforme se cambia por una permanente labor de observación y análisis personalizado de los alumnos, se podrá llegar a conocer mejor las actitudes y las aptitudes de cada uno, de manera que desde un comienzo se vaya buscando una especialización, para que cada cual rinda más en su campo, y de modo que las soluciones a los problemas individuales no se resuelvan con fórmulas generales que les sirven a algunos, pero que perjudican a los demás.
Ahora bien, el cambio exige de los maestros y las instituciones educativas una definitiva dosis de colaboración, una permanente labor de autoevaluación y mucha responsabilidad. El mayor peligro del cambio de sistema consiste en que se deje bajar el nivel educativo, al malentender el proceso de promoción automática camo un método mediante el cual no importa lo que haga el alumno, en todo caso pasará el año. Y por parte de los maestros, como una descarga de trabajo, pues ahora tendrán que corregir menos. No, el ideal es que desde el comienzo los estudiantes comprendan que deben ser responsables con sus resultados y que deben estudiar por su provecho y no para llenar un requisito o para evitar un castigo.
Los maestros, por su parte, deben entender que ahora su responsabilidad es mayor y que el proceso de ajuste debe estar sujeto a constantes revisiones y adaptaciones, hasta lograr que se haya llegado al punto óptimo.
De igual manera, se insistirá en el punto de que los padres son los primeros educadores, y por lo tanto no deben esperar de la escuela una labor total de formación, sino una complementación de sus enseñanzas y sús principios, y a la vez se buscará que ellos complementen la labor del colegio. Se ha pensado que la familia debe estar en permanente contacto con el cuerpo docente, para que conozcan los nuevos objetivos, para que se motiven y motiven a sus hijos y para que se establezca una acción comunitaria alrededor de la educación.

Informes por notas
Al implementarse el sistema de Promoción Automática, asegura el Ministerio de Educación Nacional, cobra una gran importancia la evaluación, la cual tiene que ser continua, sistemática e integral, enmarcada dentro del concepto de educación que sustenta la renovación curricular. Para que la escuela sea realmente el lugar donde el alumno encuentre las mejores condiciones para desarrollarse, la evaluación permanente es indispensable, y debe cubrir la vida escolar en los procesos pedagógicos, organizacionales y administrativos.
Y este proceso permanente de evaluación valorativa debe consistir en:
--Observar y valorar sistemática, secuencial y continuamente todo el desarrollo de la escuela, a lo largo del año lectivo.
--Identificar los logros y dificultades del estudiante en todos los aspectos de su desarrollo: físico, cognositivo, moral, actitud, social y de desarrollo de habilidades y destrezas.
--Registrar y analizar la información obtenida con miras a tomar decisiones que permitan reorientar el proceso escolar.
--Hacer autoevaluaciones por parte de las directivas de la institución, de los maestros, de los padres de familia y de los alumnos sobre su participación y responsabilidad en el éxito del proceso educativo.
Esta evaluación deberá analizarse de modo periódico confrontando resultados anteriores posteriores (para comprobar la evolución del alumno) y será comunicada a los alumnos y los padres de familia con el fin de concertar la participación y la responsabilidad de cada uno.
Para los alumnos que demuestren un avance rápido se programarán actividades bimestrales de actualización, avance, repaso, complementación, profundización y monitoría. Para los que presenten mayores dificultades se programarán actividades de recuperación, segun las limitaciones y los obstáculos concretos y personales.--

EL PUNTO DE PARTIDA
Cobertura de la enseñanza básica primaria:
--en la zona urbana: 90%
--en la zona rural: 70%
--Población entre 7 y 11
años que no tiene acceso a la educación básica: 30%

Capacidad de retención
--en la zona urbana: 60%
de los estudiantes terminan 5o. de primaria
--en la zona rural: 20%
de los estudiantes terminan 5o. de primaria

Número de años que se requiere para concluir la primaria:

--en la zona urbana: 7 años en promedio
--en la zona rural: 20 años en promedio

Grados promedio de escolaridad que se alcanza:
--en la zona urbana: 3.7 grados
--en la zona rural: 1.7 grados

Analfabetismo:
--analfabetos absolutos: 2'259.000
--analfabetos funcionales: 5'000.000

Distribución del analfabetismo por edades:
--población entre 12 y 44 años: 54.1%
--población de más de 44 años. 45.9%

Fuentes: Ministerio de Educación Nacional--

EDICIÓN 1861

PORTADA

Prieto en la mira

La imputación de cargos al exgerente de la campaña de Santos sorprendió. Pero esta no tiene que ver con el escándalo de Odebrecht ni con la financiación de las campañas. ¿Por qué?

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com