Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2005/04/24 00:00

Resultados refrescantes

Bavaria no sólo mejoró sus márgenes de utilidad, sino que se consolidó como el segundo grupo cervecero en Suramérica. Las productoras de gaseosas también tuvieron un año efervescente.

Resultados refrescantes

La industria de bebidas en Colombia pasó un buen trago en 2004. Así lo confirman los resultados de las tres compañías del sector que clasifican dentro de la lista de las 100 empresas más grandes del país: Grupo Empresarial Bavaria (GEB), Postobón y Panamco.

La primera de ellas, el Grupo Empresarial Bavaria, cerró el año pasado con broche de oro. La compañía aumentó sus ventas tanto en volumen como en pesos, mejoró su estructura de costos, incrementó significativamente sus utilidades operacionales y se consolidó como el segundo grupo cervecero de Suramérica, después de la compañía belga-brasileña Inbev.

Bavaria vendió el año pasado 34 millones de hectolitros, 4,7 por ciento más que en 2003. De éstos, 28 millones fueron de cerveza y bebidas de malta, y lo demás de jugos, gaseosas y aguas. En plata, la empresa vendió 4,9 billones de pesos en el último ejercicio, 3,7 por ciento más que en 2003. Un poco más de la mitad de esos ingresos se generó en Colombia, 27 por ciento en Perú, 8 por ciento en Ecuador y 7 por ciento en Panamá.

En materia de costos redujo gastos en tres frentes: manufactura, logística y finanzas. En el área de manufactura aumentó la utilización de la capacidad instalada, disminuyó los insumos por unidad de producto y mejoró los índices de eficiencia de la materia prima. El resultado: un aumento de la productividad industrial del 14 por ciento.

En logística contrató con terceros la distribución en Panamá, diseñó una estrategia de abastecimiento para ganar economías de escala en las compras de todas las empresas y optimizó la red de distribución en cada país. Así, los costos de logística del grupo disminuyeron 2,3 por ciento.

En el área financiera, Bavaria utilizó la emisión de bonos para apalancar su operación y reconvertir sus pasivos. Colocó en el mercado público de valores colombiano bonos ordinarios por un billón de pesos a 10 años. Los recursos fueron utilizados para prepagar deuda en dólares, aprovechando la caída en el precio de la divisa. De esta forma mejoró el perfil de la deuda.

Todo lo anterior se vio reflejado en una mayor utilidad operacional, que creció 14 por ciento el año pasado. A pesar de los buenos resultados operacionales, la empresa tuvo una pérdida neta final de 80.000 millones de pesos. Las principales causas de esta caída fueron el incremento del gasto por la diferencia en cambio (debido a la revaluación del peso colombiano) y el aumento de los intereses y comisiones.

Sin embargo, el Ebitda -el indicador por excelencia para medir el desempeño de una empresa- alcanzó los 797 millones de dólares, 20 por ciento más que en 2003. El Ebitda mide la carne del negocio pues no incluye intereses, impuestos, amortizaciones y depreciaciones, cuatro rubros que dependen de cómo se lleve la contabilidad de las compañías y que pueden distorsionar en un momento dado las utilidades operacionales y netas de las empresas.

En los últimos cuatro años el Ebitda de Bavaria viene creciendo a un ritmo anual promedio del 39,5 por ciento. El último de 797 millones de dólares es superior en más de dos veces al reportado en 2001, año en el que empezó su proceso de internacionalización a lo largo del continente, convirtiéndose en la primera multinacional colombiana.

Al mirar el último Ebitda de Bavaria como proporción de las ventas netas, este se sitúa en 42 por ciento. Eso quiere decir que de cada 100 pesos que vendió el año pasado le quedaron 42 de Ebitda, uno de los mejores márgenes de toda la actividad cervecera mundial.

Por eso no sorprende que Bavaria esté en la mira de los grandes jugadores de la industria cervecera en el planeta. Con un mercado potencial de 86 millones de consumidores en Colombia, Ecuador, Perú y Panamá donde tiene posicionadas al menos 70 marcas líderes, es un apetitoso bocado para quien quiera expandirse en el mercado regional de bebidas.

El negocio se proyecta mucho mejor si se tiene en cuenta el enorme potencial de crecimiento. El consumo per cápita promedio de cerveza en los cuatro países donde opera el GEB se situó en 2004 en 30,5 litros. Esta cifra es inferior al promedio latinoamericano que es de 40 litros por año. Y mucho menor a la de países como Gran Bretaña en donde el consumo per cápita anual de cerveza llega a los 100 litros.

Las posibilidades de crecer saltan a la vista. Los grandes grupos cerveceros de Estados Unidos y Europa, cuyos mercados no crecen, creen que una de las formas más efectivas para compensar ese estancamiento es entrar a América Latina. Ese paso ya lo dio la multinacional belga Interbrew fusionándose con la brasileña Ambev, creando de Inbev, el mayor grupo cervecero del mundo.

Inbev tiene en Latinoamérica una posición dominante en Brasil y Argentina. Bavaria, jugando solo, tiene un paquete que incluye: el 99 por ciento del mercado en Colombia, el 99 por ciento en el Perú, el 95 por ciento en Ecuador y el 80 por ciento del mercado de cerveza en Panamá. Además el GEB es el primer exportador de cerveza de Suramérica a los Estados Unidos. Dos de cada tres cervezas suramericanas provienen del grupo, incluyendo la cerveza Cristal de Perú, la más exportada de Suramérica a Estados Unidos.

Por todo eso es que a Bavaria le sobran pretendientes por estos días. En lo que va de 2005 se ha dicho que la holandesa Heineken, la inglesa SABMiller, la escocesa Scottish and Newcastle (S&N) y hasta la belga-brasileña Inbev estarían interesadas en comprar la cervecería colombiana, lo que ha sido caldo de cultivo de especulación en la Bolsa de Valores de Colombia con el precio de la acción de Bavaria. Así, ésta pasó de 12.980 pesos el primero de enero de 2004 a más de 45.000 pesos por acción en lo que va de este año.

El grupo Bavaria realizará en 2005 inversiones por 150 millones de dólares, que tendrán como fin continuar con el programa de reconversión y modernización de plantas que la compañía inició desde hace varios años.

RESULTADOS JUGOSOS

Postobón y Panamco, los otros dos protagonistas del sector colombiano de bebidas que están en la lista de las 100 empresas más grandes del país, también tuvieron un buen año 2004.

En el caso de Postobón los resultados financieros fueron positivos. La compañía, que está en el negocio de las gaseosas, jugos y aguas, reportó un crecimiento de ventas en volumen del 10 por ciento mientras que las ventas en pesos tuvieron una variación positiva de 11 por ciento, ubicándose por encima del billón de pesos.

Al igual que Bavaria, la centenaria empresa de la organización Ardila Lülle decidió aprovechar la caída del dólar para prepagar deuda en moneda extranjera y reconvertir sus pasivos. El año pasado Postobón incursionó en el mercado de valores colombiano colocando bonos por 130.000 millones de pesos, que usó para prepagar un crédito que se vencía en el año 2007 y mejorar el perfil de su deuda. Gracias a esto logró disminuir sus obligaciones financieras a corto plazo en casi 10 por ciento.

Postobón ha mantenido en los tres últimos años una política de austeridad en el gasto que le ha permitido mejorar sus utilidades. El año pasado la utilidad operacional fue de 159.000 millones de pesos, 32 por ciento más que en 2003. Y aunque la utilidad neta solo aumentó en 2 por ciento, el Ebitda lo hizo en 21 por ciento.

Paralelamente al ajuste interno, Postobón ha emprendido una estrategia de lanzamiento de nuevos productos con la que busca ampliar el tamaño de la torta del mercado de bebidas de sabores. Y es que mientras países como México tiene un consumo per cápita de 450 gaseosas al año, y Argentina y Brasil de 200, en Colombia esta cifra apenas llega a 100 botellas, lo que implica un amplio potencial de crecimiento para este tipo de bebidas.

Por eso Panamco, la competencia de Postobón, se ha lanzado de cabeza a pelear por ese mercado. La compañía que embotella en el país las bebidas de Coca-Cola y que fue adquirida hace un par de años por la mexicana Femsa, acaba de lanzar su nueva marca Crush, con la que espera ampliar su participación en el mercado de gaseosas de sabores, que ya supera las 145 millones de cajas vendidas en Colombia.

Panamco también tuvo un reporte positivo al cierre de 2004. La compañía, líder en colas negras, logró el año pasado ingresos por 876.000 millones de pesos y utilidades netas por 53.992 millones, después de que en 2003 registrara pérdidas por 107.332 millones de pesos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.