Viernes, 20 de enero de 2017

| 1991/12/09 00:00

RON, REINAS Y RUMBA

Entre buscapiés y bombas de agua se cumplió el tradicional desfile de carrozas.

RON, REINAS Y RUMBA

SOLO EN TRES OPORTUNIdades el pueblo de Cartagena tiene el privilegio de ver, en vivo y en directo, a las candidatas del Concurso Nacional de la Belleza: el día de la llegada al aeropuerto Rafael Nuñez, cuando, pegados a los ventanales, las ven pasar fugazmente mientras atraviesan el muelle nacional y abordan el bus en el hotel. Igual sucede los otros días, cuando acuden a la plazoleta del Centro de Convenciones o se acercan a la sede real, el hotel Hilton, para apreciarlas cada vez que llegan y salen de una fiesta en alguno de los clubes privados.
Ese es el ritual novembrino de los súbditos cartageneros. Aferrados a sus afiches, plegables y fotografías intentan llamar su atención, para que ellas les firmen un autógrafo. O, al menos, les regalen un beso a la distancia.
Pero el gran encuentro de las candidatas con el pueblo es el día del desfile de carrozas. Después de que el alcalde de turno decreta la rumba en La Heroica, los cartageneros salen a cumplir su cita anual. Entonces, el pueblo se desboca. Los buscapiés y las bombas de agua son su juego predilecto, especialmente porque saben que son el terror de los turistas cachacos. Sin esos dos ingredientes no se conciben las fiestas novembrinas de Cartagena. En cada esquina, en cada barrio montan

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.