Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 1990/09/24 00:00

SALUD Y BELLEZA

SALUD Y BELLEZA

LOS MILAGROS DEL OXIGENO
Al principio era un procedimiento de rutina. Los buceadores que emergían a gran velocidad de las profundidades del océano debían someterse a un nuevo proceso de inmersión en una cámara hiperbárica, con el objetivo de que no sufrieran la llamada "borrachera de las profundidades", ocasionada por el brusco cambio de presión entre el fondo del mar y la superficie.

Pero luego, tal vez por esas casualidades que suelen acompañar los grandes descubrimientos, los especialistas encontraron que las cámaras de descompresión no sólo eran efectivas para salvar buzos, sino que también poseían otras virtudes medicinales que hasta el momento resultaban inimaginables.
A pesar de que el primer experimento médico con presión hiperbárica se realizó en Inglaterra a mediados del siglo XVII, mucho antes del descubrimiento del oxígeno, y de que ya en el siglo XIX los franceses se jactaban de utilizar los baños de aire comprimido con el pretexto de haber encontrado en ellos la clave para el rejuvenecimiento, sólo desde la década del cincuenta del presente siglo comenzaron a investigarse científicamente las propiedades curativas del oxígeno a presión. Primero en Holanda, y luego en Inglaterra, Escocia y Norteamérica.

Un caso de gangrena gaseosa en una paciente joven, tratado eficazmente en una cámara de oxígeno presurizado, se convirtió en el primer paso hacia la popularización de este nuevo tipo de tratamiento médico. A la joven se le salvo la vida y después de ella fueron muchos los casos de gangrena gaseosa (la mayoría, víctimas de la guerra del Vietnam) cura dos por medio de cámaras hiperbáricas de descompresión.

Con el tiempo, los especialistas descubrieron nuevas altemativas de uso para aplicarlas en el tratamiento de numerosas enfermedades. La curiosidad médica por el nuevo sistema había sobrepasado las fronteras, y las cámaras hiperbáricas se dispersaron por los hospitales de más de cuarenta países, mientras los estudios sobre sus propiedades curativas en todos los frentes de la medicina aún continúan.
EN QUE CONSISTE
El tratamiento en una cámara de descompresión hiperbárica es similar a una inmersión submarina. Se trata de someter al paciente a una presión igual a la que experimenta un buzo cuando se halla aproximadamente a veinte metros de profundidad, con el ánimo de bombardear el cuerpo de oxígeno puro a presión. Al aumentar la presión atmosférica hasta 2 ó 3 ATA (atmósferas absolutas), el organismo asimila veinte veces más de lo normal la cantidad de oxígeno suministrado, aumentando de esta manera la energía de todas las funciones del cuerpo, incluido el sistema nervioso central y el cerebro.

El resultado parece milagroso. Las células, cuyo alimento esencial es el oxígeno, experimentan una reactivación tal, que sus funciones se cumplen con mayor eficacia. Así, las posibilidades son inmensas. La intoxicación por monóxido de carbono, ocasionada generalmente por incendios, es susceptible de ser tratada en una cámara hiperbárica con una rapidez veinticinco veces mayor que el tradicional tratamiento con una máscara de oxígeno. De igual forma, en algunos casos de infarto, el oxígeno hiperbárico, si se suministra a tiempo, ayuda a recuperar y mantener las funciones vitales mientras el médico diagnostica el tratamiento posterior adecuado. Y lo que es aún más sorprendente, los experimentos realizados en Australia y Norteamérica en pacientes con lesiones espinales, han resultado exitosos. En más de una ocasión, la medicina hiperbárica ha logrado librar a los pacientes de una parálisis irreversible, gracias a los milagros del oxígeno bombardeado a presión.

Pero sus cualidades no terminan ahí. Los especialistas han encontrado que además de su eficiencia en el tratamiento de gangrena gaseosa y las enfermedades del corazón, la medicina hiperbárica es eficaz contra las grandes hemorragias, las quemaduras graves o la congelación, la angina, la arteriosclerosis, las úlceras duodenales y del estómago, el asma, la bronquitis crónica, los trastornos del sueño y de la memoria y también contra el estrés.

JUVENTUD SENIL
Una de las grandes propiedades del oxígeno hiperbárico es, sin duda, la revitalización de las células. Los expertos han llegado a la conclusión de que un tratamiento continuo en una cámara de descompresión hiperbárica es ideal para el rejuvenecimiento de la piel y de los órganos internos. El descubrimiento no sólo ha sido recibido con gran expectativa por las personas que se acercan a la tercera edad, sino que se ha convertido en la gran alternativa para mejorar la longevidad humana. Inclusive, el tratamiento también ha sido adoptado por muchas mujeres para eliminar problemas de resequedad de la piel y de acné.

"La mayor ventaja de la terapia consiste en su inocuidad', comenta el médico cirujano Carlos Uricochea, quien desde hace varios años se ha especializado en la medicina hiperbárica. "Salvo escasas excepciones, como los pacientes que sufren de enfisema pulmonar, lesiones del tímpano, sinusitis aguda o neumonía, el oxígeno hiperbárico puede ser suministrado a personas de cualquier edad o estado físico. Está totalmente comprobada su eficacia en el tratamiento de gran cantidad de enfermedades, incluso en las que tienen que ver con la salud mental, los dolores de cabeza frecuentes, el estrés, la fatiga y el debilitamientó ".

En Colombia, las cámaras de descompresión hiperbárica han sido utilizadas en la base naval de Cartagena y en el Hospital Militar de Bogotá desde hace más de diez años. Sin embargo, gracias al talento del ingeniero naval Carlos Arturo Martinez, las cámaras hiperbáricas han proliferado. En la capital ya existen dos construidas por él, con un diseño más aerodinámico y cómodo que las tradicionales, pero la idea es introducir en el mercado un diseño todavia más funcional. "El objetivo es crearla tecnología aquí para luego exportarla a los demás países andinos"
Por ahora, el tratamiento hiperbárico por medio de cámaras de descompresión ha tenido gran acogida entre los pacientes y la comunidad médica. Y los últimos resultados obtenidos para evitar el daño cerebral en los pequeños derrames, asi como la eficacia de la terapia en casos de cáncer, darán mucho que hablar en adelante sobre este nuevo método clínico, capaz de salvar vidas en corto tiempo, basándose sólo en la acción del oxígeno a presión.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.