Martes, 24 de enero de 2017

| 1992/03/02 00:00

SALUD Y BELLEZA

SALUD Y BELLEZA

LA DANDA DE LAS NOCHES EN VELA.
RAFAEL ES UN HOMBRE TRABAJADOR, CAsado, de 57 años de edad. Duerme de 10 a 12 de la noche y no vuelve a conciliar el sueño hasta las cinco de la mañana. Hace 10 años un médico le recetó pastillas para dormir y noche tras noche las consume.
Hoy, médicamente se considera insomne y adicto a las píldoras.
Entre tanto, Antonio, de 43 años de edad, alto ejecutivo y padre de familia, señala que no pega los ojos en toda la noche aunque los especialistas detectaron que duerme más de ocho horas.
Contrario a lo que podría pensarse, el diagnóstico en los dos casos es el mismo: insomnio crónico. Este trastomo característico de la vejez lo padecen millones de personas en el mundo, incluso niños y adolescentes aunque en menor escala que los viejos.
Y a pesar de ser un mal tan antiguo como el hombre mismo, los científicos no encuentran su causa definitiva. No lo han logrado en parte porque el sueño es todavía un misterio médico.
Los especialistas suponen que el sueño sirve para el descanso, relajación y recuperación del organismo, pero están seguros de que sus alcances van mos allá. Pruebas cientificas registraron que el sueño tiene directa incidenda en la actividad cerebral, pues sirve para procesar todos los circuitos de integración del conocimiento y ayuda a consolidar las memorias.
Por eso los neurólogos no dudan en afirmar que el sueño es muy importante para preservar información. Asi lo demuestran estudios infantiles en los cuales los investigadores detectaron que para los recién nacidos, el sueño desempeña un papel fundamental en el desarrollo cerebral de los primeros años.
No obstante, la medicina modema descuidó el tema durante muchos años hasta finales de la década de los 70 cuando nacieron en el mundo dos laboratorlos de sueño. El boom de la especialidad no se hizo esperar y para 1985 el número de laboratorios se multiplicó por 100.
Esta curiosa novedad médica fue inventada en 1965 por el médico francés Henri Gostaut en el hospital La Timone de Marsella, Francia. En Colombia, un grupo de especialistas trabaja en ello desde 1985 en Santa Fe de Bogotá.
Para los expertos en esta joven especialidad, la sensación del mal dormir o de insomnio es una de las enfermedades más comunes pero a la que menor atención se le da. En Estados Unidos, por ejemplo, se registró que la diferencia de tiempo entre el examen médico del insomnio y la expedición de una fórmula para calmarlo es de 60 segundos. Esto significa que algunos médicos subestiman el problema y recetan con frecuenda píldoras para dorrnir. Los especialistas en sueño coinciden en afirmar que lejos de atacar el problema del insomnio, las píldoras para dormir lo agravan y pueden hacer adicto al paciente.
Pero la cuestión no radica únicamente en no dormir. El exceso de sueño es un trastorno tan común y preocupante como el primero. Pues según estudios realizados sobre muestras de un millón de personas, dormir menos de cuatro horas o más de 10 aumenta la mortalidad de los viejos y de los usuarios habituales de píldoras, en un 50 por ciento.
Esto significa que los dos extremos -dormir mucho o poco se han convertido en los problemas más frecuentes y de mayor incidencia en la especialidad del sueño.

¿SOÑAR O NO SOÑAR?
El síntoma principal de quien padece de insomnio es que duerme más de lo que piensa y subestima el tiempo para la iniciación del sueño. Es decir, ignoran el período real durante el cual duerme. Según un especialista consultado por SEMANA, el insomnio "es una queja o síntoma y, por lo tanto, hay que buscar el problema subyacente o de base".
Encontrar y tratar el trastomo es relativamente fácil, pues se ha detectado que las causas más comunes de insomnio se dan en la juventud y en la vejez. Mientras en los jóvenes la ansiedad, depresión, malos hábitos de estudio o uso de estupefacientes tienden a produdr insomnio, en los viejos la causa principal son los movimientos anormales de las piernas.
Así mismo los pacientes con problemas respiratorios o dolores reumáticos pueden padecer del mal dormir. En este caso, la raíz del trastomo son enfermedades médicas.
Los alcohólicos y adictos a las píldoras para dormir también pueden presentar tendencia hacia el insomnio y deben buscar ayuda profesional.
Y en esta categoría entra también el roncador, quien padece de apenas ( detención de flujo de aire por boca y nariz durante más de 10 o 15 minutos) del sueño. Al igual que el insomnio, generalmente el trastorno del roncador es subestimado. No obstante, los especialistas aseguran que en algunos casos puede ser síntoma de enfermedades de mayor dimensión y por esto hay que darle adecuada atención.
En el caso contrario al insomnio, cuando las personas duermen en exceso, las causas del trastorno son más médicas que siquiátricas. Mientras el insomnio rara vez es fatal, el exceso de sueño es un trastorno preocupante.
Las personas con tumores cerebrales, hidrocefalia, hipotiroidismo y narcolepsia, padecen de exceso de sueño diurno. Así mismo, quienes padecen de apneas o asfixia de sueño también suelen invertir grandes cantidades de tiempo en dormir porque lo hacen mal en la noche sin darse cuenta de ello.
En algunos casos, tanto de insomnio como de exceso de sueño, los neurólogos suelen llevar al paciente al laboratorio de sueño. Allí se le colocan el pulsoxímetro (monitor de oxígeno para medir el nivel de saturación de oxígeno de la hemoglobina en la sangre arterial) y los monitores de la cabeza a través de los cuales se registrarán, durante el sueño, el movimiento de los ojos, la actividad eléctrica cerebral, la actividad eléctrica muscular, la actividad eléctrica del corazón y el movimiento de las piernas. A ello se suma el neumograma del tórax y el abdomen, y el sensor de flujo de aire por boca y nariz.
El objetivo del laboratorio de sueños es medir los diferentes acontecimientos que ocurren durante la noche del sujeto. A través de los resultados se detecta si hay o no sueño, cómo duerme, si hay períodos de asfixia y los cambios de comportamiento, entre otros problemas médicos. Además se detectan las diferentes etapas del sueño y cuánto dura la persona en alcanzar cada etapa.
Finalmente, los especialistas aseguran que por medio del laboratorio de sueño es posible encontrar trastornos del organismo diferentes a los del mal dormir o hacerlo en exceso. Allí fienen cabida desde problemas siquiátricos hasta enfermedades médicas en prematuros.


EL ABC DEL SUEÑO
*¿QUE ES?
Dormir normalmente no es una actividad estática como parece. Los neurólogos han descubierto que se trata de un campo muy dinámico.
Según un especialista consultado por SEMANA, el sueño es " un estado cíclico y recurrente (vuelve) con comportamientos y posiciones estereotipadas y en los cuales hay un aletargamiento de los sentidos con supresión de la vigilia y profundización irregular determinada por ciertos ritmos entre las diferentes fases y etapas del sueño".
El sueño está dividido en dos fases las cuales conforman un ciclo. Cada ciclo dura aproximadamente 90 minutos y se repite varias veces en una noche.

*PRIMER PASO
La primera fase del sueño se denomina Lenta o Sincronizada. En ella la actividad eléctrica cerebral se hace más lenta. El proceso que es paulatino consta de cuatro etapas. La primera de somnolencia, la segunda de sueño ligero, la tercera de sueño profundo y la cuarta de sueño muy profundo.


*SEGUNDO PASO
La segunda fase se caracteriza por los movimientos oculares rápidos e intermitentes que carecen de ritmo y periodicidad. Es llamada fase de Sueño Paradójico porque se presentan simultáneamente rasgos del sueño ligero y del sueño profundo. Esto significa que hay abolición del tono muscular -a excepción del diafragma- como en el sueño profundo, y paralelamente actividad irregular en la respiración, en los ritrnos cardíacos y presencia de actividad cerebral intensa como en el sueño ligero. Los expertos aseguran que es en esta fase en la que el hombre más sueña y en la que los recuerda.

*¿CUANTO HAY QUEDORMIR?
Aunque se estima que una persona debe dormir aproximadamente ocho horas diarias, los especialistas aseguran que esta cifra puede variar. Pues hay personas que quedan satisfechas con cuatro horas de sueño mientras otras necesitan cerca de 10 horas diarias. Todo depende de las necesidades personales.


*ESTRATEGIAS PARA DORMIR
-Duerma tanto como necesite.
- La costumbre en la hora de despertarse en la mañana fortalece los cidos circadianos y regulariza la hora de acostarse.
-El ejercicio estable y dirigido ayuda a dormir. Practiquelo en la mañana, tarde o temprano en la noche.
-Los ruidos fuertes, el hambre o el calor excesivo pueden perturbar el sueño.
-Evite tomar cafeína u otros estimulantes como té, chocolate o bebidas gaseosas, en la noche.
-Evite las bebidas alcohólicas. Aunque ayudan a dormir al comienzo, fragmentan y perturban el sueño.
-Evite relajarse en exceso o dormir siestas durante el día, puede perturbar el sueño nocturno en personas predispuestas.
-El uso crónico del tabaco perturba el sueño, especialmente en la noche.
-Use la cama sólo para dormir y actividades conyugales. Evite recibir visitas en la alcoba, comer, leer o ver televisión acostado.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.