Lunes, 23 de enero de 2017

| 1994/09/19 00:00

SALUD Y BELLEZA

SALUD Y BELLEZA

QUIETO EN PRIMERA
La gimnasia pasiva está hoy a la mano de aquellas personas que quieren estar en forma pero que odian el ejercicio y las dietas. ¿Cómo se logra este resultado?
Cuando de sentirse y verse bien se trata, cualquier medio vale, y a raíz de esta audaz afirmación apareció la gimnasia pasiva como una alternativa más para las personas que definitivamente no les gusta el deporte o que por alguna deficiencia física no lo pueden realizar o simplemente para aquellas que debido al agitado ritmo de vida al poco tiempo se les dificulta mantenerse en forma.
Contrario a lo que muchos piensan la gimnasia pasiva no es una moda y muy pocos conocen cuál es el verdadero sentido de ésta. La gimnasia como tal es el arte de ejercitar, desarrollar y fortalecer los músculos del cuerpo humano y la pasiva, como su nombre lo indica, es realizarlo pero de una manera estática es decir sin ningún esfuerzo físico.
Se puede llegar a tonificar, aumentar o disminuir cualquier parte específica del cuerpo de una manera cómoda, mientras se lee, se ve televisión o se duerme. Sin embargo, no falta quienes duden de sus resultados, lo cierto de todo es que por intermedio de impulsos eléctricos, parecidos a los que el cerebro envía a las fibras musculares, se logra una contracción que es precisamente la misma que se realiza independientemente cuando una persona hace un ejercicio.
Pero no solo la electroestimulación entra a formar parte de la gimnasia pasiva. También está la automatizada que mediante máquinas y tras repeticiones sucesivas en diferentes posiciones se trabajan los diferentes músculos del cuerpo y la persona reduce en volumen mas no en peso y al igual que la electroterapia tonifica y fortalece. Hay máquinas para los músculos de la espalda, cintura, costillas; otras para aplicar en piernas, glúteos, muslos, brazos y busto. Además con la tabla de circulación y relajación se logra una buena oxigenación. Pero de ninguna manera, aclara Olga Ronderos, especialista de la gimnasia automatizada "se trabaja la parte cardiovascular y por ello se complementa con la bicicleta estática para estimular la circulación y poder conseguir un buen bombeo".
La ventaja consiste en que no se corre ningún riesgo por muy enferma que la persona se encuentre, esto gracias a que como no se produce agitación alguna, nunca se sufren ataques de ninguna índole. Los resultados se comienzan a ver a partir de la tercera semana con una rutina de aproximadamente una hora y media. Para Olga Ronderos, la gimnasia automatizada como las demás, "son un complemento pues mientras unas dan buen estado Físico, las otra dan un buen tono muscular".
Algunos afirman que la idea de la gimnasia pasiva nació con la llegada del hombre a la Luna por los largos viajes recorriendo el espacio y las condiciones estáticas en que permanecían hasta su regreso a la Tierra. Otros dicen que desde la antiguedad, el hombre descubrió que la actividad neuromuscular dependía de las órdenes o impulsos que el cerebro mandaba para provocar reacciones diferentes.
Sea cual fuese el origen, a través de años de investigación los científicos copiaron el sistema y lo acoplaron para fines netamente médicos como en la recuperación de músculos atrofiados y con problemas de parálisis. Hoy estos aparatos han ingresado al mundo de la estética.

LA MODA DE SER DELGADO
En la nueva era donde la mujer desea sentirse y verse bella, una buena figura dice mas que mil palabras y es por eso que su preocupación empieza desde su cabello hasta la punta de los dedos de sus pies y así poder proyectar la imagen que tanto desea.
El 60 por ciento de las personas que acuden a la gimnasia pasiva son mujeres y el restante 40 corresponde a los hombres. Ellas buscando siempre levantar el derrier, afirmar el busto, fortalecer los músculos de las piernas y reducir barriga. Ellos, por su parte, desean dar volumen a los músculos de la espalda, brazos y pecho para alimentar su ego varonil y cumplir los requisitos que medios como la publicidad han venido implantando desde hace décadas.
Una de las ventajas más atractivas por las que la gente acoge con gran aceptación esta modalidad de gimnasia, es que por trabajar de manera localizada y directa las grasas acumuladas, los resultados esperados se logran a corto plazo, siempre y cuando la disciplina y la constancia perduren en la realización de cada sesión.
Así como en el mundo entero existen variedad de cuerpos y formas, en la presentación de estos aparatos también se da la misma diversidad, algunos con o sin programación pero todos con la misma modalidad de funcionamiento, es decir que a través de electrodos sostenidos con parches o bandas autoadhesivas se transportan los impulsos teniendo en cuenta el tiempo de contracción, el de relajación o pausa, amplitud de la onda y el tiempo de la frecuencia o sea el ritmo al cual vibra la corriente. Sólo bajo estos parámetros se consiguen reducir centímetros, combatir la celulitis, la flacidez, el estrés, aumentar y tonificar masa muscular, endurecer, fortalecer y dar volumen a los músculos de los brazos, piernas y hombros.
Aunque sus resultados han sido comprobados , expertos en el tema como Fernando Parra y Daniel Noguera, ambos representantes de importantes firmas a nivel internacional, aclaran que la gimansia pasiva "no es un milagro en cuanto adelgazamiento se refiere, sólo es un medio por el cual se pueden conseguir resultados mucho más rápidos, pero de acuerdo con la disciplina y a las buenas costumbres alimenticias".
A pesar del olvido de algunos por la salud, en esta gimnasia los beneficios también alcanzan la parte neurálgica. Estimulando las fibras musculares se obtiene una uena irrigación sanguínea, ayuda a aliviar los dolores de artritis, migraña, dolores de espalda. Igualmente, estimula el sistema linfático, elimina desarreglos de energía y las molestias producidas por la menstruación. Pero a nivel cardiovascular su beneficio es muy corto y en este tópico tiene mucho que envidiarle a la gimnasia activa.
Si usted es de las personas que están ocho horas tras un escritorio y su mayor esfuerzo es caminar hasta el baño más cercano y por otro lado no desea pasar por el estrés de un trancón y luego por una o dos horas de ejercicios en un gimnasio, sólo debe conectarse a la máquina y esperar que su cuerpo empiece a tomar la forma ideal. Pero no solo el cuerpo requiere cuidados, también los músculos de la cara merecen la atención adecuada por cuanto ellos son los primeros que tienden a caerse debido a la ley de gravedad y primordialmente a la falta de trabajo, y con esto la gimnasia pasiva anotó un gol en la difícil competencia de la línea estética, endureciendo los músculos faciales. Es ideal para combatir arrugas, las 'patas de gallo', las bolsas debajo de los ojos, tonifica la circulación y afirma el cutis.
A pesar de que cualquier persona normalmente sana puede usar estos implementos, lo mejor es consultar antes un médico. Con ello se sale de una vez de algunas dudas en cuanto a los problemas crónicos como de insuficiencias venosas que se convierten en un obstaculo para la aplicación del tratamiento, al igual que,aquellas que poseen marcapasos, tumores malignos, piel herida o inflamada, en estado de gestación o con alergias al material de los electrodos. Estas personas no pueden usar este tipo de gimnasia, porque es peligrosa para la salud.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.