Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 1985/08/26 00:00

SALUD Y BELLEZA

SALUD Y BELLEZA

EL TORMENTO DE LA AFEITADA
Tal vez usted no se dé cuenta pero la primera cosa que hace un hombre por la mañana apenas se levanta es mirarse al espejo para "controlar" el aspecto de su cara, se mira varias veces y surgen en usted pensamientos oscuros: "pero como soy de desafortunado con esta barba dura", "que desgracias tener que rasurarme esta piel que se irrita con tanta facilidad". Parece imposible que después de diez, quince o veinticinco años de afeitadas cotidianas por 365 días al año, un hombre pueda todavía tener estos problemas, pero la realidad es que los tiene, existe también el hombre que todas las mañanas se plantea el dilema, de que si no será que a través de toda su vida se han equivocado en los métodos utilizados en su arreglo personal, lo importante es advertir que los sistemas empleados no son equivocados, pero sí existen fallas en la elección de las técnicas y probablemente en los productos que usa.
Afeitada tradicional
Al hablar de tradicional no quiere decir que sea un método anticuado y pasado de moda, es el que realiza el hombre con espuma, cuchillas y máquina de afeitar, lo importante es elegir una buena crema, rica en emolientes que suavicen la piel y faciliten el proceso, igualmente es fundamental emplear cuchillas nuevas y afiladas lo que evitará irritaciones y molestias posteriores.
Afeitada rápida
Este tipo de afeitada es para el hombre práctico que tiene el tiempo contado para su arreglo y que generalmente debe tomar su desayuno de pie para precipitarse fuera de la casa y que en el transcurso del día no cuenta ni siquiera con media hora para refrescarse. La máquina eléctrica o de pilas es el método más fácil y rápido de usar en su carro mientras cambia el semáforo, en su oficina, o sitio donde se encuentre trabajando.
Sin embargo, muchas pieles pueden resultar afectadas por el maltrato causado por la afeitada en seco, para evitar esto es recomendable utilizar una loción para antes de la afeitada, que prepara la piel y ablanda la barba para una óptima rasurada.
El hombre que tiene problemas durante la rasurada, sabe que la loción para después de la afeitada sirve para eliminar el ardor y refrescar la piel.
Libérese de la idea de que la afeitada es el mayor tormento de su jornada, piense que si emplea los productos y técnicas adecuadas para el tipo de su piel, será indudablemente algo muy agradable, refrescante, y que le imprimirá un buen aspecto durante todo el día.--

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.