Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/18/1986 12:00:00 AM

SALUD Y BELLEZA

SALUD Y BELLEZA, Edición 220, Sección Especiales, 7982 SALUD Y BELLEZA
MEJOR DE AMIGA... QUE DE ENEMIGA
Todo el mundo habla de ella pero pocos la conocen, tan pronto es amiga como se convierte en peligrosa enemiga. Ella es una preocupación más que se le suma a la carga de "cosas en qué pensar" del hombre moderno: se llama caloría.
La gente se preocupa por ella, la suma, la resta, se hace trampas a sí misma para esconder una "extra" del domingo, la vigilan, pero realmente ¿cuántos saben lo que es una endiablada caloría?
Es algo así como la loca de la casa, capaz de hacer estragos o maravillas. Se trata de una medida de energía. Para señas más exactas, es la cantidad de calor que se necesita para hacer que un litro de agua aumente un grado centígrado en su temperatura. Toda sustancia nutritiva ingerida sufre dentro del organismo un proceso de combustión liberador de una energía que se mide en calorías. Es como la gasolina de un carro. En el caso de los alimentos, hay diferentes contenidos calóricos: un trozo de panela contiene más calorías que un vaso de agua, así como la gasolina extra da mayor potencia al motor que la gasolina corriente.
Un hombre de 70 kilos en reposo, desprende un calor aproximado a una bombilla eléctrica de 100 vatios, por eso debe comer lo necesario para, quemándolo, recuperar el calor que pierde. Si come menos de lo que gasta, quema sus propias grasas. Por eso, para perder un kilogramo de grasa se necesita aportar al organismo 9 mil calorías menos de las que se gastan. Lo que explica que un adelgazamiento verdadero, es decir que actúe sobre la grasa, no puede sobrepasar los 250 gramos por día.
Si se pasa, las pérdidas de peso superiores corresponden a pérdidas de tejidos nobles, es decir proteicos: músculos, hígado, y constituyen desnutriciones y no adelgazamiento.
El exceso de peso es una consecuencia en la alimentación errónea de la sociedad actual; en él, la ignorancia, las falsas creencias, las viejas tradiciones, los errores e incluso la superstición, impiden o dificultan una reducción eficaz de peso. A esto se le suma la cantidad de métodos de adelgazamiento que prometen maravillas. Así nacen y mueren todos los días, dietas de moda: el régimen del grano de arroz, la dieta de Clínica Mayo, el régimen de las proteínas, del agua caliente y naturalmente, la dieta de las calorías, palabra clave en este laberinto de kilos.
Para manejar la tal caloría es necesario convertirse casi en contador público, tener la supervisión de un revisor fiscal y, con las tablas en la mano, disponerse a sumar y restar antes de comerse un granito de maní.
¿Cómo se gastan estas tiranas? Si gastamos en un día más de lo normal, el apetito las compensa en los días siguientes y en un individuo normal, si come más un día, aumenta su actividad, gasta más y restablece el equilibrio.
¿Pero en dónde está lo malo? Pues en que el sistema que regula las entradas puede averiarse por múltiples motivos y crear una sobrecarga calórica que genera el almacenamiento de grasas.
El hombre no utiliza el calor como fuente de energia, Pero vive a una temperatura de 37 grados centígrados. El calor necesario para mantener esta temperatura se lo proporcionan normalmente las pérdidas de rendimiento de las reacciones químicas que aseguran la vida de las células. Del mismo modo que una bombilla de 100 vatios proporciona energía luminosa y calor (como pérdida de rendimiento), las reacciones químicas que aseguran la vida de la célula liberan un poco de calor, cuya cantidad global es normalmente suficiente para mantener el cuerpo a la temperatura media normal de 37 grados cuando la temperatura exterior es superior a los 18 grados.
Para realizar un trabajo muscular, gastamos tres veces más, en forma de calor, que el trabajo físico que verdaderamente realizamos. Por eso, el mejor medio para calentarse es hacer cualquier ejercicio.
Aquel que come una o dos veces al día, reduce su gasto en relación con el que come tres veces.
Una persona ansiosa, cuyas reacciones emotivas ponen en tensión todos los músculos, gasta muchas más calorías que un individuo plácido.
Las calorías las proporcionan: los glúcidos o azúcares o hidratos de carbono, 4 calorías por gramo. Las proteínas, 4 calorías por gramo. Las grasas, 9 calorías por gramo y el alcohol, 7 calorías por gramo. Así que tome lápiz, papel y calculadora y programe desde ya las entradas y salidas si no quiere convertirse en un individuo obeso, o ignore todo este asunto y simplemente disfrute de una buena comida.

LA DEPILACION DEFINITIVA
Seguramente las mujeres del siglo pasado se preocuparon más por el corsé que por el exceso de vellos en sus piernas. Hoy ocurre exactamente lo contrario, pues las necesidades son diferentes: en lugar de faldas largas y chalinas, la mujer de hoy ha puesto su piel al descubierto y esto la ha esclavizado de un yugo que parece tener final: la depilación.
Mujer actual que se preocupe por estar a la moda, debe hacer desaparecer por arte de cualquier cosa, así sea de magia, los vellos de sus piernas, axilas, "línea bikini" y hasta el bigote.
Para conseguirlo se han inventado varios sistemas, comenzando por el más doméstico: la máquina de afeitar del hermano y jabón corriente para evitar los rayones de las cuchillas. Este sistema, según dicen los expertos, hace que el vello sea cada vez más grueso y rebelde.
Luego vienen las máquinas de afeitar eléctricas de uso femenino y una extensa variedad de cremas depilatorias que pueden ser autoaplicadas con unas sencillas instrucciones y el cuidado de ensayar antes en un centímetro de piel para asegurarse de que no producirán erupciones o alergias.
Algunas son exclusivamente para las axilas y las piernas y otras vienen recomendadas para pieles suaves como las de la cara. Esto para las que necesitan hacer desaparecer el bigote, caso en el que también se acostumbra la decoloración del vello en lugar de la depilación, como una especie de camuflaje.
Pero de todos ellos, el sistema más moderno es la llamada Depilación Definitiva, aunque su nombre no sea del todo exacto, ya que el vello no desaparece en una sola sesión o en algunos casos no desaparece nunca.
Se trata de un método con base en cera de abejas caliente que busca debilitar el vello hasta hacerlo desaparecer. El primer paso consiste en limpiar muy bien la piel con jabón y alcohol, luego aplicar talcos para evitar maltratos y finalmente esparcir la cera tan caliente como se resista y en forma casi líquida. Luego se deja secar totalmente y cuando esta seca se retira en dirección contraria al crecimiento del vello.
El otro sistema se llama Electrólisis y consiste en una aparato provisto de agujas que se usa en especial para retirar el vello de la cara en la parte superior del labio y en las cejas; también de las piernas y en la línea del bikini. Es una forma lenta pero efectiva en la mayoría de los casos. El método consiste en pasar corrientes eléctricas dosificadas a través de las agujas para quemar la base del vello. Su aplicación produce un ligero dolor, como el de una picadura de insecto, por algo dicen que "el que quiere marrones, aguanta tirones". La Electrólisis tiene varias intensidades para usar según el tipo de piel. Una vez efectuado el tratamiento, la piel se inflama por unas horas para verse luego libre de los detestados vellitos. El efecto dura entre seis y ocho semanas, cada vez el vello crece más débil hasta que desaparece totalmente. Según la clase de vellosidad, el tratamiento puede durar de seis meses a dos años y hay personas en las que no surte ningún efecto como en los casos de vellosidad exagerada en mujeres con problemas hormonales.

EDICIÓN 1861

PORTADA

Prieto en la mira

La imputación de cargos al exgerente de la campaña de Santos sorprendió. Pero esta no tiene que ver con el escándalo de Odebrecht ni con la financiación de las campañas. ¿Por qué?

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com