Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/13/1988 12:00:00 AM

SAN ANDRES

DE COMPRAS POR SAN ANDRES
A demás de los encantos que se relacionan con el hermoso mar verde-azul de San Andrés, además de su gente, de su gastronomia, de su inquietante historia y de su arquitectura jamaiquina, el archipielago convoca a un gran porcentaje de turistas por el inmenso atractivo de ser un puerto libre.
Un conjunto de islas e islotes que se pierden en el horizonte del Caribe, a 500 millas de la costa territorial colombiana donde se ubican más de 1.500 locales comerciales y donde el visitante tiene la oportunidad de conseguir todo tipo de mercancía.

Los isleños nunca han querido que se les mire exclusivamente por este factor. Es cierto que el comercio es una de las razones que mueven el turismo en el mundo, pero cualquier pueblo que, como San Andrés, posea tan inmenso cariño por su tierra y por su gente, deseará que a la par con esta actividad el turista pueda entrar en contacto con los demás atractivos, con su cultura, con todo su sentir. Por eso una de las exigencias para que el visitante pueda llevar consigo mercancia es que haya permanecido al menos 3 días en la isla.

Pero los habitantes del Archipiélago son conscientes de que éste es uno de los tesoros económicos que posee.
Son conscientes de que, quizás después de conocer el Hoyo Soplador o de visitar la Cueva de Morgan, el turista no se privará del placer de recorrer las calles comerciales en busca de todos sus antojos, con una economía bastante con siderable. Por eso uno de los proyectos de la intendencia es que para el año 2000 exista un comercio altamente organizado en la zona.

Lo cierto es que por lo pronto, aun con la folclórica distribución de locales que hoy existe, donde se mezclan diversas especialidades entre sí, en lugar de aparecer agrupadas por galerías o productos, el viajero puede encontrar en San Andrés muchos elementos que no consigue en el interior. Por eso las islas tuvieron un claro resurgimiento a partir del cierre a importaciones decretado durante el gobierno del presidente Betancur.

Pero si bien en San Andrés se consigue "de todo", también hay especialidades. Una de ellas es el campo de los electrodomésticos. Desde un elemental cuchillo eléctrico hasta una amplia gama de televisores y equipos de sonido, de diferentes tamaños y especificaciones, procedentes principalmente de Oriente y de los Estados Unidos. Otra especialidad es el vesturario.
A San Andrés llegan embarcaciones con las últimas tendencias de la moda en los países de vanguardia. Hay para escoger en la línea tradicional y en la innovadora. Y como complemento, otros dos campos presentan jugosas ofertas para el visitante: la joyería en general (fantasia, fina, accesorios) y la perfumería.

Y si alguien piensa que hasta el momento las mujeres han salido más favorecidas en sus opciones de compra, la verdad es que hay para todos. La prueba es que en materia de confitería cualquier glotón se cansaria de contemplar las vitrinas. Y en materia de rancho y licores, los señores pueden satisfacer todos sus gustos a muy bajo costo, comparativamente con el interior.

Podría decirse, pues, que San Andrés es un inmenso centro comercial.
Sin embargo, ya empiezan a aparecer los típicos centros comerciales que se conocen en el continente, como un complemento o tal vez una competencia para todos los locales que se perfilan a lo largo de las calles. Un ejemplo es el New Point, construido sobre un área de 5 mil metros cuadrados con la arquitectura tradicional de las islas. Allí se ubicarán cerca de 75 locales, en medio de una edificación que permite el paso del aire marino y alrededor de 3 plazas donde surgen, imponentes, los almendros y las palmeras.
El New Point empieza a mostrar la tendencia sanandresana para el Tercer Milenio en materia de comercio. Está ubicado en una de las vías de mayor desarrollo la Avenida Providencia frente al lugar de salida de los lancheros en sus habituales paseos a Johnny Cay. En New Point el comprador podrá disfrutar también de los balcones que le ofrecen el más hermoso atardecer "en primera fila" y de un buen numero de cafeterías y restaurantes para hacer una pausa en sus compras.

Hay algunos datos que debe conocer el turista para efecto de sus compras. En primer lugar es imprescindible llenar una tarjeta de aduana que suministran las aerolíneas, la cual debe devolverse a la salida. Los adultos tienen un cupo máximo para sus compras registrables, que conviene verificar (es diferente al de los niños). Sólo se puede llevar un electrodoméstico de la misma clase. Los enseres de viaje y las prendas de uso o adorno personal no pagan impuesto de salida. Sobre los demas elementos se debe pagar el 15% al salir de la isla, y por eso es indispensable solicitar la factura de todas las compras. El cupo máximo es de 20 kilos. Y a la hora del regreso, lo mejor es llegar con bastante anticipación al aeropuerto, y con unos pesos de reserva para el pago de impuestos y para los sobrecupos, que son usuales. --
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.