Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/1/2011 12:00:00 AM

Se busca calidad

Aunque el país ha hecho esfuerzos importantes por tener una educación superior más competitiva, aún se requieren mayores inversiones en formación docente, investigación e infraestructura.

El proyecto de ley propuesto por el Ministerio de Educación Nacional que busca modificar la Ley 30 de 1992, mediante la cual se reglamenta la educación superior, ha puesto una vez más sobre la mesa una pregunta: ¿qué tanto vale la pena aumentar en cobertura cuando no se avanza paralelamente en calidad?

Entre las 288 instituciones registradas en el Ministerio, hay muchas con una muy buena oferta académica, pero también otras tantas con una lista de pregrados y posgrados para la que no están preparadas.

Sin embargo, según María Fernanda Campo, ministra de Educación, el 100 por ciento de los programas que ofrecen las instituciones del país cumplen con los estándares definidos en el sistema de aseguramiento: "Adicionalmente, existe el Sistema Nacional de Acreditación, a través del cual el Estado da fe pública de que los procesos empleados cumplen con los más altos estándares".

No es un secreto que ofrecer educación superior de calidad exige una generosa inversión. Debe cumplirse, entre otros requisitos, con tener docentes con formación académica adecuada, desarrollar actividades de investigación y contar con laboratorios, infraestructura y tecnología de punta.

En el contexto global, la calidad de la educación superior del país es relativamente baja. Ninguna de las universidades está entre las 500 de la clasificación de Shanghái, y en el QS World University, que incluye a las 700 más importantes del mundo, aparecen las universidades de Los Andes (entre los puestos 401 al 450), Nacional (del 451 al 500) y, más abajo, la de Antioquia, la Javeriana, la del Valle, la del Norte y Eafit.

Lo cierto es que las instituciones colombianas no pueden compararse con las de élite internacional. "En estas, el costo por estudiante (no lo que este paga, sino lo que le representa a la universidad) está en el orden de los 360 millones de pesos al año, mientras que en Colombia no es superior a los 12 millones", explica José Fernando Isaza, presidente de la Asociación Colombiana de Universidades (Ascun) y rector de la Universidad Jorge Tadeo Lozano.

A pesar de las limitantes económicas, agrega Moisés Wasserman, rector de la Universidad Nacional, el país está graduando personas con una amplia aceptación para cursar estudios de posgrado en cualquier institución de educación superior del mundo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.